Se re­quie­re ni­vel ‘Ad­van­ced’

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO -

Se­gún Álex Ja­né, team lea­der de Rands­tad Pro­fes­sio­nals, des­de el ini­cio de la cri­sis “ca­da vez es más co­mún en­con­trar can­di­da­tos que es­tán es­tu­dian­do otras len­guas, pe­ro aún no tie­nen el ni­vel su­fi­cien­te pa­ra desen­vol­ver­se con ellas por lo que las em­pre­sas apues­tan por con­tra­tar na­ti­vos del país de ori­gen de la len­gua bus­ca­da”. Por eso, su con­se­jo a los es­pa­ño­les que bus­can em­pleo es muy cla­ro: “An­tes de lan­zar­te a apren­der una ter­ce­ra len­gua, con­so­li­da tu in­glés”. Pe­se al cre­cien­te va­lor otor­ga­do por las em­pre­sas a otros idio­mas, el in­glés si­gue sien­do el ab­so­lu­to pro­ta­go­nis­ta en ca­si to­das las ofer­tas de tra­ba­jo. Y no bas­ta con te­ner no­cio­nes: se re­quie­ren co­no­ci­mien­tos su­fi­cien­tes pa­ra desen­vol­ver­se en el idio­ma. “Se aca­bó pe­dir un ni­vel me­dio de in­glés o el tí­tu­lo de First Cer­ti­fi­ca- te: aho­ra las em­pre­sas re­quie­ren, co­mo mí­ni­mo, un ni­vel equi­va­len­te al Ad­van­ced”, ad­vier­te Ja­né.

Son mu­chos los sec­to­res don­de el úni­co idio­ma re­que­ri­do es la len­gua de Sha­kes­pea­re. En el far­ma­céu­ti­co, por ejem­plo, con un mer­ca­do glo­bal y ma­du­ro, un al­to ni­vel de in­glés se con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble y, en ra­ras oca­sio­nes, se va­lo­ra otro idio­ma. Lo mis­mo su­ce­de en las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas. “An­tes el in­glés no era tan im­por­tan­te en es­tos per­fi­les, pe­ro aho­ra es in­dis­pen­sa­ble, in­clu­so pa­ra pro­fe­sio­na­les de ám­bi­tos web por ejem­plo, ya que sue­len tra­ba­jar con entornos mul­ti­dis­ci­pli­na­res de otros paí­ses”, ex­pli­ca Noe­lia de Lu­cas, di­rec­to­ra co­mer­cial de Hays. Da­do que to­dos los miem­bros del equi­po adop­tan el in­glés co­mo len­gua vehi­cu­lar, en con­ta­dí­si­mas oca­sio­nes se re­quie­ren co­no­ci­mien­tos de otros idio­mas. mi­nen ale­mán, ya que el reporte in­terno a la ma­triz se ha­ce en es­te idio­ma”, des­ta­ca Huer­tas, que ad­mi­te que “en­tre el 70% y el 80%” de las per­so­nas que aca­ban ocu­pan­do es­tas va­can­tes son ale­ma­nes re­si­den­tes en Es­pa­ña, an­te la di­fi­cul­tad de en­con­trar can­di­da­tos con do­mi­nio de es­te idio­ma.

Las em­pre­sas chi­nas que bus­can per­so­nal en Es­pa­ña tam­bién op­tan por fi­char na­ti­vos, no só­lo por la prác­ti­ca im­po­si­bi­li­dad de en­con­trar es­pa­ño­les que do­mi­nen es­te idio­ma, sino tam­bién por cues­tio­nes culturales. Pa­ra pues­tos don­de el idio­ma no sea im­pres­cin­di­ble, te­ner co­no­ci­mien­tos del idio­ma pue­de ser­vir de fac­tor di­fe­ren­cial. “Un di­rec­tor fi­nan­cie­ro es­pa­ñol que ha­ble man­da­rín siem­pre va a ser vis­to con me­jo­res ojos por una em­pre­sa chi­na que otro que no lo ha­ble”, re­cuer­da Huer­tas.

La pro­xi­mi­dad con Fran­cia y los mer­ca­dos emer­gen­tes fran­có­fo­nos del nor­te de Áfri­ca ha­cen del fran­cés un idio­ma muy va­lo­ra­do en Es­pa­ña pa­ra de­ter­mi­na­dos pues­tos, co­mo los re­la­cio­na­dos con las ven­tas y el mar­ke­ting. “El cre­cien­te atrac­ti­vo de Orien­te Me­dio co­mo mer­ca­do de ex­por­ta­ción pa­ra las em­pre­sas es­pa­ño­las tam­bién ha­ce que ca­da vez se va­lo­re más el ára­be”, des­ta­ca Álex Ja­né, de Rands­tad Pro­fes­sio­nals.

Ca­da vez más em­pre­sas ita­lia­nas de­ci­den afin­car­se en Es­pa­ña en bus­ca de una le­gis­la­ción la­bo­ral más fle­xi­ble, es­pe­cial­men­te en el apar­ta­do de des­pi­dos. En el sec­tor mo­da, mu­chas fir­mas ita­lia­nas tie­nen im­por­tan­tes fi­lia­les en nues­tro paí­ses, don­de exi­gen a los em­plea­dos no só­lo el do­mi­nio del in­glés sino tam­bién del ita­liano. “Co­mo los es­pa­ño­les, los ita­lia­nos tra­di­cio­nal­men­te no han te­ni­do un gran do­mi­nio del in­glés y pre­fie­ren que sus em­plea­dos ha­blen su pro­pio idio­ma”, apun­ta Mi­riam Huer­tas.

En los pues­tos de fi­nan­zas, por su par­te, aun­que la len­gua im­pres­cin­di­ble es el in­glés, las mul­ti­na­cio­na­les va­lo­ran que es­tos pro­fe­sio­na­les sean ca­pa­ces de co­mu­ni­car­se en el idio­ma de la ma­triz cor­po­ra­ti­va de la fir­ma, por lo que a me­nu­do se va­lo­ra tam­bién el do­mi­nio del ale­mán, fran-

La cer­ca­nía de Es­pa­ña a los mer­ca­dos fran­có­fo­nos ha­cen del fran­cés un idio­ma útil pa­ra las em­pre­sas

cés o ita­liano, se­gún el país de ori­gen de la com­pa­ñía. Otro sec­tor en el que se va­lo­ran otros idio­mas, ade­más del in­glés, es el de lo­gís­ti­ca. “Pa­ra la po­si­ción más de­man­da­da ac­tual­men­te en el sec­tor, ope­ra­dor de trá­fi­co, se re­quie­re tam­bién fran­cés y ale­mán”, des­ta­ca Noe­lia de Lu­cas, di­rec­to­ra co­mer­cial de Hays en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.