Mo­bi­lia­rio ho­lan­dés del XVII al XIX

La fir­ma de subas­tas ma­dri­le­ña Ansorena sa­ca a la pu­ja pie­zas con tra­ba­ja­da mar­que­te­ría

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Car­los Gar­cía-Osu­na 6.000 eu­ros 3.000 eu­ros 800 eu­ros 16.000 eu­ros

Los ho­lan­de­ses fue­ron maes­tros en la ab­sor­ción de es­ti­los. Las in­fluen­cias llegaron de mu­chas par­tes: Fran­cia, Ale­ma­nia, Orien­te, don­de el co­mer­cio ho­lan­dés fue muy pu­jan­te, ade­más de la es­té­ti­ca mu­sul­ma­na que fue el re­sul­ta­do del am­plio pe­rio­do de la do­mi­na­ción de la Es­pa­ña de los Aus­trias en los Paí­ses Ba­jos y que se no­ta en los mo­ti­vos de di­se­ño geo­mé­tri­co y ara­bes­co del mo­bi­lia­rio ho­lan­dés y, es­pe­cial­men­te, de los bri­tá­ni­cos.

La ra­zón es el in­ter­cam­bio de in­flu­jos en­tre am­bas na­cio­nes, que se re­for­zó cuan­do el ho­lan­dés Gui­ller­mo de Orange y la rei­na Ma­ría de In­gla­te­rra unie­ron sus rei­na­dos en 1688.

Los eba­nis­tas ho­lan­de­ses se pu­sie­ron a la ca­be­za de la ar­te­sa­nía del cha­pea­do y a fi­na­les del si­glo XVII ha­bían ela­bo­ra­do una es­pe­cia­li­dad del mis­mo, la mar­que­te­ría flo­ral, uti­li­zan­do ma­de­ras na­ti­vas e im­por­ta­das.

Asi­mis­mo, la pa­sión ho­lan­de­sa por la por­ce­la­na con­du­jo a la in­ven­ción de un mue­ble de ex­po­si­ción con un fron­tal de cris­tal y los ar­ma­rios de es­qui­na, al­gu­nos con pa­ne­les la­quea­dos en las puer­tas.

Otra pie­za ca­rac­te­rís­ti­ca del mo­bi­lia­rio an­glo­ho­lan­dés fue el bu­reau li­bre­ría, con un ta­ble­ro fron­tal aba­ti­ble en la par­te su­pe­rior del bu­reau, una li­bre­ría en­ci­ma con dos puer­tas y un fron­tón con do­ble ar­co con un co­pe­te mol­dea­do. La pie­za se so­lía la­quear a la ja­po­ne­sa.

Con la im­plan­ta­ción del cha­pea­do neo­clá­si­co, la de­co­ra­ción del mue­ble ho­lan­dés se hi­zo más so­bria y si­mé­tri­ca: las flo­res apa­re­cían so­la­men­te en pe­que­ños ra­mos o ra­mi­lle­tes en pa­ne­les la­quea­dos o en­mar­ca­dos. La mo­da de los mue­bles fran­ce­ses e in­gle­ses con­ti­nuó en los Paí­ses Ba­jos en la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII, has­ta el pun­to de que los eba­nis­tas ho­lan­de­ses sen­tían su me­dio de vi­da ame­na­za­do por las im­por­ta­cio­nes, es­pe­cial­men­te por las que pro­ce­dían de Fran­cia, con­si­guien­do en 1771, tras las pro­tes­tas del Gre­mio de Ams­ter­dam, que se prohi­bie­ran las im­por­ta­cio­nes de mo­bi­lia­rio. Es­te co­lec­ti­vo man­tu­vo los al­tos ni­ve­les de la eba­nis­te­ría ho­lan­de­sa al exi­gir que to­dos los mue­bles fue­sen mar­ca­dos.

Du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XVIII, cuan­do los eba­nis­tas ho­lan­de­ses eran es­pe­cial­men­te prós­pe­ros, pre­va­le­ció una ver­sión del neo­cla­si­cis­mo de ins­pi­ra­ción fran­ce­sa. Las cur­vas del ro­co­có ce­die­ron el pa­so a las for­mas rec­tan­gu­la­res y rec­tas y a las pa­tas afi­la­das pa­ra las có­mo­das, las me­sas y las si­llas.

En es­ta épo­ca, la cao­ba ha­bía sus­ti­tui­do al no­gal en la ma­yor par­te de los mue­bles, pe­ro tam­bién se uti­li­za­ba ha­bi­tual­men­te el li­mon­ci­llo. Los ho­lan­de­ses si­guie­ron ha­cien­do una es­pe­cia­li­dad de la mar­que­te­ría en otras ma­de­ras exó­ti­cas y so­lían in­cluir en tram­pan­to­jo de­ta­lles ar­qui­tec­tó­ni­cos co­mo las aca­na­la­du­ras.

El lo­te más pre­cia­do de mo­bi- lia­rio ho­lan­dés de la subas­ta de Ansorena (91-532-85-15) que se ce­le­bra el 2 de oc­tu­bre en Ma­drid es un mue­ble apa­ra­dor de la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII, rea­li­za­do en ma­de­ra de no­gal con apli­ca­cio­nes de mar­que­te­ría de ma­de­ras fi­nas, con di­se­ño de ja­rro­nes flo­ra­les en­tre ro­ca­llas, aves, ho­jas de acan­to y mas­ca­ro­nes. La par­te su­pe­rior tie­ne do­ble puer­ta, en­mar­ca­da por mol­du­ras ve­ge­ta­les y al­to co­pe­te de

ES­CA­PA­RA­TE HO­LAN­DÉS

del si­glo XVIII en ma­de­ra de no­gal.

VI­TRI­NA

es­ti­lo ho­lan­dés en ma­de­ra de no­gal.

APA­RA­DOR HO­LAN­DÉS

del si­glo XVIII en ma­de­ra de no­gal. per­fil mix­ti­lí­neo. El in­te­rior tie­ne es­tan­tes y ca­jo­nes y la par­te in­fe­rior es abom­ba­da, con cua­tro ca­jo­nes dis­pues­tos en dos al­tu­ras. Mi­de 266 x 193 x 66 cm y par­te de 16.000 eu­ros.

Un es­ca­pa­ra­te ho­lan­dés del si­glo XVIII sa­le en 6.000 eu­ros, es­tá ta­lla­do en ma­de­ra de no­gal con mar­que­te­ría de ma­de­ras fi­nas. El cuer­po su­pe­rior cuen­ta con vi­tri­na con co­pe­te mix­ti­lí­neo y fren­te y la­te­ra­les acris­ta­la­do, y el in­fe­rior de an­cho fal­dón, con pa­tas de­lan­te­ras gal­bea­das y pies de bo­la. Sus di­men­sio­nes son 175 x 97 x 31 cm.

Una li­bre­ría bu­reau del XIX, to­tal­men­te de­co­ra­da con ra­mi­lle-

La pa­sión ho­lan­de­sa por la por­ce­la­na con­du­jo a la in­ven­ción de un mue­ble de ex­po­si­ción

tes flo­ra­les en mar­que­te­rías de ma­de­ras fi­nas (224 x 107 x 56 cm), par­te de 3.000 eu­ros. La par­te su­pe­rior tie­ne do­ble puer­ta y la in­fe­rior, es­cri­to­rio y ca­jo­ne­ría.

El lo­te más ase­qui­ble, con pu­jas a par­tir de 800 eu­ros, es una vi­tri­na de es­ti­lo ho­lan­dés en ma­de­ra de no­gal, con mar­que­te­ría de li­mon­ci­llo for­man­do ra­mi­lle­tes flo­ra­les y con unas me­di­das de 180 x 100 x 34 cm.

ho­lan­de­sa del si­glo XIX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.