Los pre­su­pues­tos de la re­cu­pe­ra­ción

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

El Con­se­jo de mi­nis­tros del 27 de Sep­tiem­bre re­mi­ti­rá al Con­gre­so los pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les del Es­ta­do (PGE) pa­ra el 2014. Bus­ca apun­ta­lar la re­cu­pe­ra­ción des­de el ajus­te.

Los pre­su­pues­tos se si­tua­rán a me­dio ca­mino en­tre la sa­li­da de la re­ce­sión y la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Es­te se­rá el men­sa­je que lan­za­rá el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, el lu­nes 30 de sep­tiem­bre des­de el sa­lón de co­lum­nas del Con­gre­so de los Dipu­tados tras ha­cer la en­tre­ga for­mal de los mis­mos a su pre­si­den­te, Je­sús Po­sa­da.

Co­mo ya es ha­bi­tual, se­rán unos pre­su­pues­tos muy po­lé­mi­cos. Unos los cri­ti­ca­rán por­que son de­ma­sia­do res­tric­ti­vos y cer­ce­nan el cre­ci­mien­to, y otros por lo con­tra­rio. Las dos par­tes ten­drán ar­gu­men­tos pa­ra man­te­ner sus res­pec­ti­vas po­si­cio­nes con da­tos en la mano.

For­mal­men­te, los PGE son cla­ra­men­te res­tric­ti­vos. La ra­zón es que una vez más la prio­ri­dad es re­du­cir el dé­fi­cit pú­bli­co, que de­be pa­sar del 6,5% del PIB en el 2013 al 5,8% en el 2014. Es­to sig­ni­fi­ca que el con­jun­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas ten­drá 10.000 mi­llo­nes de eu­ros me­nos pa­ra gas­tar. Y es­te di­ne­ro hay que ob­te­ner­lo tan­to por la vía del in­cre­men­to de in­gre­sos fis­ca­les co­mo por la re­duc­ción de los gas­tos, tan­to co­rrien­tes co­mo de in­ver­sión.

Es­ta es la cru­da reali­dad al mar­gen de los edul­co­ra­dos dis­cur­sos po­lí­ti­cos. Por tan­to, los PGE del 2014 se man­ten­drán en la sen­da de la con­so­li­da­ción pre­su­pues­ta­ria. La ad­mi­nis­tra­ción cen­tral, ex­clui­dos los gas­tos por in­tere­ses y la Se­gu­ri­dad So­cial, no po­drá gas­tar más de 132.000 mi­llo­nes de eu­ros, lo que su­po­ne un 1,3% me­nos del te­cho de gas­to fi­ja­do el año an­te­rior. El gas­to de los mi­nis­te­rios, que se ele­va a 26.100 mi­llo­nes, se re­du­ci­rá un 0,7%. O lo que es lo mis­mo, los mi­nis­tros dis­pon­drán de 372.000 eu­ros me­nos aún que ha­ce un año. La in­ver­sión pú­bli­ca su­fri­rá un nue­vo re­cor­te a pe­sar de que ya es­tá to­can­do hue­so. Es­to quie­re de­cir que per­sis­te la aus­te­ri­dad y que no ha­brá ni pa­ra pipas.

Los em­plea­dos pú­bli­cos ve­rán con­ge­la­do su sa­la­rio y los pen­sio­nis­tas ten­drán que ajus­tar­se a la re­for­ma que ul­ti­ma la mi­nis­tra Fá­ti­ma Bá­ñez, lo que sig­ni­fi­ca que la subida de pen­sio­nes se­rá nu­la o sim­bó­li­ca. Sin em­bar­go, es­te re­cor­te de los gas­tos co­rrien­tes no con­lle­va un gran sa­cri­fi­cio so­cial co­mo otros años, gra­cias a la caí­da de la in­fla­ción, que se si­tua­rá es­te año cer­ca del 1%.

Es­to sig­ni­fi­ca que no se pro­du­ci­rá pér­di­da sig­ni­fi­ca­ti­va del po­der ad­qui­si­ti­vo de los sa­la­rios, aun­que no suban. La con­ge­la­ción sa­la­rial se apli­ca­rá a las em­pre­sas pú­bli­cas, que ser­vi­rá de re­fe­ren­cia pa­ra el sec­tor pri­va­do.

Mon­to­ro pien­sa que el re­cor­te es­te año no se­rá tan dra­má­ti­co co­mo en los dos úl­ti­mos pre­su­pues­tos, y el mo­ti­vo no es otro que la sa­li­da de la re­ce­sión. Re­vi­sa­rá el ob­je­ti­vo de cre­ci­mien­to pa­ra el 2014, que muy pro­ba­ble­men­te se si­túe en el en­torno del 0,7% y el 1% del PIB (fren­te al me­dio pun­to pre­vis­to en el Plan de Es­ta­bi­li­dad en­via­do a Bru­se­las).

Otro fac­tor es el me­nor pa­go de in­tere­ses gra­cias a la ba­ja­da de los ti­pos de in­te­rés, que van a es­tar por de­ba­jo del 4,5%. Es­ta par­ti­da, que es el prin­ci­pal gas­to del pre­su­pues­to, no va a su­bir a pe­sar de que la deu­da acu­mu­la­da por el con­jun­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes ya se apro­xi­ma­rá al bi­llón de eu­ros, el 100% del PIB.

La se­gun­da par­ti­da que se con­tie­ne es el gas­to en des­em­pleo, no tan­to por­que se re­duz­ca el nú­me­ro de pa­ra­dos, sino por­que se ago­tan las pres­ta­cio­nes del grue­so de pa­ra­dos que se que­da­ron sin tra­ba­jo des­de ha­ce al­go más de dos años. El ter­cer vec­tor es la me­jo­ra de la re­cau­da­ción fis­cal gra­cias a un me­jor com­por­ta­mien­to del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y a los re­sul­ta­dos de las úl­ti­mas re­for­mas fis­ca­les.

To­do es­to sig­ni­fi­ca que el Go­bierno re­nun­cia a uti­li­zar el sec­tor pú­bli­co co­mo lo­co­mo­to­ra del cre­ci­mien­to. No hay es­tí­mu­los ni po­lí­ti­ca key­ne­sia­na. Sin em­bar-

Cris­tó­bal Mon­to­ro pien­sa que el re­cor­te no se­rá tan dra­má­ti­co co­mo en los úl­ti­mos dos ejer­ci­cios

go, Cris­tó­bal Mon­to­ro cree que la con­so­li­da­ción fis­cal no im­pe­di­rá el cre­ci­mien­to, da­do que en un con­tex­to de ex­ce­si­va deu­da ex­ter­na só­lo la re­duc­ción del dé­fi­cit es ca­paz de li­be­rar re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar al sec­tor pri­va­do e im­pul­sar la de­man­da. La cla­ve es que ha­ya di­ne­ro pa­ra las em­pre­sas a pre­cios ra­zo­na­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.