ME­JO­RÍA BAN­CA­RIA, AUN­QUE IN­SU­FI­CIEN­TE

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

La am­plia­ción de ca­pi­tal del Banc Sa­ba­dell por 1.400 mi­llo­nes de eu­ros me­dian­te dos ope­ra­cio­nes, una de ellas des­ti­na­da a los ac­cio­nis­tas tra­di­cio­na­les, y otra pa­ra dar en­tra­da a dos gran­des in­ver­so­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, Jai­me Gi­lins­ki y Da­vid Mar­tí­nez, ha si­do vis­ta por los ana­lis­tas co­mo la otra ca­ra de la me­jo­ra de las cuen­tas del sec­tor ex­te­rior, que aho­ra se tra­du­ce en la cuen­ta de ca­pi­tal.

Hay cam­bios en la per­cep­ción de los mer­ca­dos, co­mo de­no­ta el úl­ti­mo in­for­me de Mor­gan Stan­ley ti­tu­la­do The new Spain (la nue­va Es­pa­ña), don­de se des­ta­ca que su ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­rar­se pue­de es­tar por en­ci­ma del res­to de la pe­ri­fe­ria a me­dio pla­zo. “No­so­tros es­pe­ra­mos en Es­pa­ña un cre­ci­mien­to su­pe­rior al con­sen­so de cer­ca de un 1% de me­dia en el 2014 y 2015”. En cuan­to a los ban­cos in­di­ca que “han pro­vi­sio­na­do 250.000 mi­llo­nes de eu­ros (el 14% de sus car­te­ras de prés­ta­mos) y au­men­ta­do ca­pi­tal en 130.000 mi­llo­nes de eu­ros des­de el 2008, lo que nos con­du­ce a creer que el sec­tor es­tá aho­ra más ra­zo­na­ble­men­te ca­pi­ta­li­za­do”. Es­to es, el mer­ca­do ya no exi­ge más ca­pi­ta­li­za­ción a la ban­ca es­pa­ño­la, lo que ha im­pul­sa­do su va­lor en bol­sa.

Por esa ra­zón, el Go­bierno ha des­car­ta­do so­li­ci­tar a la UE el uso de los 59.000 mi­llo­nes que fal­ta­ban has­ta los 100.000 mi­llo­nes con­ce­di­dos en el 2012. El se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Eco­no­mía, Fer­nan­do Jiménez La­to­rre, in­di­có que “se ha con­se­gui­do una es­ta­bi­li­za­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro”, lo que ha per­mi­ti­do que los ban­cos “re­cu­pe­ren su ac­ce­so a los mer­ca­dos y re­du­cir su de­pen­den­cia del BCE”.

En cual­quier ca­so, el BCE es­tá ofre­cien­do ma­yo­res fa­ci­li­da­des al in­di­car que po­dría mos­trar cier­ta to­le­ran­cia con los ac­ti­vos de ga­ran­tía en sus ope­ra­cio­nes de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. La me­di­da afec­ta­rá a los bo­nos de ti­tu­li­za­ción hi­po­te­ca­ria y los res­pal­da­dos con prés­ta­mos a las em­pre­sas, que es­tán su­frien­do mu­cho en el pro­ce­so de desapa­lan­ca­mien­to de la ban­ca y de­ben pa­gar dos o tres pun­tos más que la me­dia eu­ro­pea.

Se­gún Ma­rio Drag­hi, pa­trón del BCE, el pro­ble­ma de las py­mes se de­be a la frag­men­ta­ción del mer­ca­do de cré­di­to y se re­sol­ve­rá con más cre­ci­mien­to en Es­pa­ña, ma­yor apun­ta­la­mien­to ban­ca­rio y más equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio. ción y ha­bía ex­ce­so de ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da. El pro­ble­ma era, ade­más, que bue­na par­te de ta­les bie­nes de equi­po, hoy so­bran­tes, iban des­ti­na­dos a la in­dus­tria de la cons­truc­ción Así que en es­te sec­tor se es­tá dan­do una es­pe­cie de re­con­ver­sión a tra­vés de reorien­tar la pro­duc­ción ha­cia bie­nes de equi­po pa­ra las ma­nu­fac­tu­ras.

Co­mo di­ce An­to­nio Ar­gan­do­ña, pro­fe­sor del Iese, “la re­con­ver­sión in­dus­trial in­ter­na tie­ne mu­cho sen­ti­do por­que la ac­ti­vi­dad no va a des­pe­gar has­ta que la eco­no­mía es­pa­ño­la no ti­re por la ven­ta­na la ca­pa­ci­dad ocio­sa que no va­mos a uti­li­zar en los pró­xi­mos años”. Y agre­ga: “Hay que aban­do­nar en to­dos los pun­tos de la ca­de­na los sec­to­res di­fun­tos. Aho­ra se tra­ta de fa­bri­car tor­nos, no hor­mi­go­ne­ras”.

Ya es­tá ocu­rrien­do, eso in­di­can los da­tos. La in­ver­sión en bie­nes de equi­po se pro­du­ce por­que las em­pre­sas que ex­por­tan de­ben re­no­var sus equi­pos y los que ya no sir­ven se arrin­co­nan. “El ob­je­ti­vo hoy es lo­grar que la in­dus­tria

“An­tes de que se re­cu­pe­re el cré­di­to se ha de re­cu­pe­rar la eco­no­mía y no al re­vés”, di­ce el Ban­co de Es­pa­ña

ma­nu­fac­tu­re­ra al­can­ce el 20% del PIB en el 2020, ele­ván­do­lo des­de el ac­tual 16%”, di­ce An­to­nio Gar­cía Ponce. Es de­cir, el ob­je­ti­vo es rein­dus­tria­li­zar Es­pa­ña.

Pe­ro si des­de el pun­to de vis­ta in­dus­trial hay cam­bios, des­de el fi­nan­cie­ro aún son ma­yo­res. El gi­ro lo ha de­fi­ni­do el sub­go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Fer­nan­do Res­toy, quien en ve­rano de­cla­ró a la Re­vis­ta Eco­nó­mi­ca de Ca­ta­lun­ya que “an­tes de que se re­cu­pe­re el cré­di­to se ha de re­cu­pe­rar la eco­no­mía y no al re­vés”. “Eso es una pau­ta re­gu­lar de la his­to­ria de las re­ce­sio­nes eco­nó­mi­cas, so­bre to­do en las re­ce­sio­nes pro­vo­ca­das por las cri­sis fi­nan­cie­ras”, agre­gó. En es­te ca­so, el pe­so de la deu­da fre­na el cré­di­to. Una re­vo­lu­ción con­cep­tual.

¿Y cuál es en­ton­ces la vía de la fi­nan­cia­ción? “Los be­ne­fi­cios acu­mu­la­dos por las em­pre­sas, que es­tán ob­te­nien­do re­cur­sos cre­cien­tes a tra­vés de sus ex­por­ta­cio­nes”, di­ce Jor­di Gual. Las ex­por­ta­cio­nes sig­ni­fi­can ya el 34% del PIB es­pa­ñol. La au­to­fi­nan­cia­ción de las em­pre­sas se­rá la vía prin­ci­pal, jun­to con la pau­la­ti­na nor­ma­li­za­ción del cré­di­to.

Es­ta di­ná­mi­ca es ade­más con­ta­gio­sa. “Cuan­do un tra­ba­ja­dor ve al em­pre­sa­rio in­ver­tir en la fá­bri­ca pien­sa que su em­pleo es más se­gu­ro y se ani­ma a con­su­mir”, di­ce Ar­gan­do­ña. Así co­mien­za un círcu­lo vir­tuo­so, mo­des­to y ro­dea­do de ries­gos, pe­ro que arras­tra a una eco­no­mía re­ani­ma­da por las in­ver­sio­nes pri­va­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.