La­ti­noa­mé­ri­ca ca­za gan­gas en Es­pa­ña

Im­por­tan­tes for­tu­nas de Mé­xi­co, Bra­sil, Chi­le o Colombia han ce­rra­do una do­ce­na de ope­ra­cio­nes in­ver­so­ras en Es­pa­ña en los úl­ti­mos me­ses

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ser­gio He­re­dia

Un ejer­ci­cio per­fi­la­rá es­ta in­for­ma­ción. Po­co tie­ne que ver la Es­pa­ña de la dé­ca­da pa­sa­da, con sus sie­te pri­me­ros años pro­di­gio­sos, con la de hoy. En­tre el 2000 y el 2007, los la­ti­noa­me­ri­ca­nos que des­em­bar­ca­ban en Es­pa­ña lo ha­cían pen­san­do en El­do­ra­do: el país cre­cía, ¡ha­bía opor­tu­ni­da­des! Hoy ocu­rre lo con­tra­rio: Es­pa­ña es­tá en zo­na de mí­ni­mos. Y son los ca­za­do­tes, mul­ti­mi­llo­na­rios la­ti­nos, quie­nes se aso­man a su mer­ca­do, tras la gan­ga.

Hay que con­tex­tua­li­zar la idea. Im­pul­sa­do por el boom in­mo­bi­lia­rio, en la dé­ca­da pa­sa­da el país as­cen­día po­si­cio­nes: mien­tras al­gu­nos in­di­ca­do­res si­tua­ban su eco­no­mía en la oc­ta­va po­si­ción mun­dial, al­guno pro­fe­ti­za­ba que Fran­cia, la sép­ti­ma, cae­ría pron­to. El es­ce­na­rio abría po­si­bi­li­da­des. En el 2000, ape­nas 924.000 in­mi­gran­tes vi­vían en Es­pa­ña, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE). En el 2009, eran 5.598.000. Cen­te­na­res de mi­les de la­ti­noa­me­ri­ca­nos de cla­se me­dia y ba­ja pro­ta­go­ni­za­rían es­te pro­ce­so ele­fan­tiá­si­co, sin pre­ce­den­te al­guno en la era mo­der­na. Ve­nían de Ecua­dor, Pe­rú o Ar­gen­ti­na: en Es­pa­ña se cons­truía a des­ta­jo. ¡Ha­bía em­pleo pa­ra to­dos!

To­dos sa­ben qué vino lue­go, en el 2008. Se pin­chó la bur­bu­ja, se dis­pa­ró la ta­sa de des­em­pleo y el Go­bierno ac­ti­vó di­ver­sos pla­nes de re­torno: ha­bía que fa­ci­li­tar que los in­mi­gran­tes re­gre­sa­sen a su país. A di­fe­ren­cia de chi­nos o afri­ca­nos, mu­chos la­ti­nos vol­vie­ron a Qui­to o Bue­nos Ai­res. Has­ta aho­ra, lo han he­cho unos 400.000: sus paí­ses flo­re­cen hoy.

Ese flo­re­ci­mien­to ha pro­vo­ca­do que la pre­sen­cia la­ti­noa­me­ri­ca­na ha­ya en­tra­do en una di­men­sión dis­tin­ta. Atraí­das por el aba­ra­ta­mien­to ga­lo­pan­te de los pre­cios, son aho­ra las gran- des mul­ti­na­cio­na­les la­ti­nas las que se de­jan ver: en Es­pa­ña, en­tien­den mu­chas de ellas, se ca­zan cho­llos.

Es­tos gi­gan­tes, las mul­ti­la­ti­nas, han ce­rra­do una do­ce­na de ad­qui­si­cio­nes de com­pa­ñías o de gran­des in­mue­bles en el úl­ti­mo año. ¿El úl­ti­mo ejem­plo? En agos­to, el em­pre­sa­rio co­lom­biano Jai­me Gi­lins­ki y el fi­nan­cie­ro me­xi­cano Da­vid Mar­tí­nez Guz­mán (a tra­vés del fon­do Fin­tech In­vest­ment Li­mi­ted, do­mi­ci­lia­do en Nue­va York) in­vir­tie­ron 275 mi­llo­nes de eu­ros en ac­cio­nes tras la am­plia­ción de ca­pi­tal de Banc Sa­ba­dell.

Aho­ra, se in­ter­pre­ta en La­ti-

En agos­to, el me­xi­cano Da­vid Mar­tí­nez y el co­lom­biano Gi­lins­ki in­vir­tie­ron 275 mi­llo­nes en el Sa­ba­dell

noa­mé­ri­ca, Es­pa­ña es el país de las opor­tu­ni­da­des... pa­ra los más ri­cos. “Lo que es­tá cla­ro es que los pre­cios en Es­pa­ña han ba­ja­do, que ya no son los pro­pios de una bur­bu­ja –di­ce Jo­sé Luis Suá­rez, pro­fe­sor del Iese–. Y esa es la me­jor ma­ne­ra de al­can­zar in­tere­san­tes ren­ta­bi­li­da­des”.

La di­ver­si­dad y el vo­lu­men de las ope­ra­cio­nes es no­ta­ble. En el 2011, la pe­tro­le­ra me­xi­ca­na Pe- mex com­pra­ba el 5% de Rep­sol por 1.000 mi­llo­nes de eu­ros. El año pa­sa­do, el me­xi­cano Car­los Slim, se­gun­da for­tu­na del mun­do tras Bill Ga­tes, se­gún For­bes, ad­qui­ría 439 su­cur­sa­les de La Cai­xa por 400 mi­llo­nes. Los ban­cos y la Sa­reb tie­nen mi­les de pi­sos que, en al­gún mo­men­to, de­be­rán co­lo­car en el mer­ca­do.

“Son, so­bre to­do, me­xi­ca­nos (par­ti­cu­lar­men­te, de Mon­te­rrey,

don­de se con­cen­tran las fa­mi­lias de ma­yor tra­di­ción em­pre­sa­rial del país), co­lom­bia­nos y ve­ne­zo­la­nos”, di­ce Emi­lio Lan­gle, di­rec­tor del área in­ter­na­cio­nal de la con­sul­to­ra Agui­rre New­man. Gran­des for­tu­nas fa­mi­lia­res que, con el tiem­po y la di­ver­si­fi­ca­ción, se han con­ver­ti­do en gi­gan­tes­cos gru­pos em­pre­sa­ria­les, las mul­ti­la­ti­nas fue­ron ges­tán­do­se en los años no­ven­ta, in­ter­na­cio­na­li­zán- do­se en la dé­ca­da pa­sa­da –uti­li­zan­do a Mia­mi co­mo puen­te, al­can­za­ron Es­ta­dos Uni­dos en un pri­mer mo­men­to– y vol­vién­do­se muy vi­si­bles en los úl­ti­mos años. Pe­tro­le­ras co­mo Pe­mex, ban­cos de in­ver­sión co­mo el bra­si­le­ño BTG Pac­tual o el me­xi­cano Fi­bra Uno, ban­cos co­mo el ve­ne­zo­lano Ba­nes­co o el bra­si­le­ño Itaú, em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes co­mo la me­xi­ca­na Amé­ri- ca Mó­vil, cons­truc­to­ras co­mo las bra­si­le­ñas Ode­brecht o Ca­mar­go Co­rrea, hol­dings co­mo la ar­gen­ti­na Cor­po­ra­ción Amé­ri­ca (se in­tere­só por los ae­ro­puer­tos de Ba­ra­jas y El Prat)... son nom­bres que ya abun­dan en el ima­gi­na­rio eco­nó­mi­co es­pa­ñol, y que ten­drán aún más pre­sen­cia en el fu­tu­ro, en un pro­ce­so de intercambio co­mer­cial que to­dos los ex­per­tos aplau­den.

“De aquí, só­lo se pue­den es­pe­rar ven­ta­jas”, di­ce Xa­vier Men­do­za, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de la Em­pre­sa Mul­ti­na­cio­nal Es­pa­ño­la y pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de Di­rec­ción Ge­ne­ral y Es­tra­te­gia de Esa­de. “Es bueno que Rep­sol y Pe­tro­bras va­yan de la mano, y tam­bién son bue­nas las re­la­cio­nes en­tre Te­le­fó­ni­ca y Amé­ri­ca Mó­vil. Es bueno que las gran­des em­pre­sas la­ti­nas pue­dan com- prar los ac­ti­vos que las em­pre­sas es­pa­ño­las es­tán reor­de­nan­do. Es bueno que ha­ya re­ci­pro­ci­dad en­tre los paí­ses, por­que ese fac­tor re­fuer­za la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. La in­ter­de­pen­den­cia y la po­si­bi­li­dad de to­mar re­pre­sa­lias es el me­jor an­tí­do­to con­tra los abu­sos. Sin em­bar­go, no hay si­me­trías con to­dos los paí­ses, y por ese mis­mo mo­ti­vo, em­pre­sas co­mo Aber­tis o Red Eléc­tri­ca han si­do ex­pro­pia­das en Bo­li­via, y Rep­sol YPF lo ha si­do en Ar­gen­ti­na”.

Son com­pa­ñías que dis­po­nen de li­qui­dez (no ne­ce­si­tan fi­nan­ciar­se), que go­zan de ex­pe­rien­cia (se han ido for­man­do a tra­vés de sus in­ver­sio­nes en Es­ta­dos Uni­dos) “y que aho­ra bus­can ren­ta­bi­li­dad y di­ver­si­fi­ca­ción”, apun­ta Suá­rez. “Han in­ter­pre­ta­do la re­la­ja­ción de los pre­cios en Es­pa­ña, y en­tien­den que no hay na­da más se­gu­ro que la di­ver­si­fi­ca­ción de las in­ver­sio­nes. Sa­ben que les con­vie­ne es­tar en el eu­ro, tal co­mo es­ta­ban en el dó­lar has­ta aho­ra. Que es­te ele­men­to les ofre­ce un an­cla­je en Eu­ro­pa. Y em­pie­zan por Es­pa­ña por­que la afi­ni­dad les ga­ran­ti­za un en­torno fa­mi­liar, y por­que el idio­ma y la cul­tu­ra ayu­dan”.

“El mer­ca­do de Mia­mi se ha en­ca­re­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te en los úl­ti­mos tiem­pos –di­ce Lan­gle–. Ese es otro de los mo­ti­vos que ha si­tua­do a Es­pa­ña en la ór-

“Hay un ne­xo de idio­ma y cul­tu­ra: las mul­ti­la­ti­nas se sien­ten en Es­pa­ña co­mo en ca­sa”, di­ce un ex­per­to

bi­ta de to­das es­tas mul­ti­la­ti­nas”.

“En reali­dad, es­ta es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra to­das las par­tes –con­clu­ye Men­do­za–. A Es­pa­ña le in­tere­sa ser la pla­ta­for­ma eu­ro­pea de es­tas mul­ti­la­ti­nas, le con­vie­ne que mu­chas de ellas ubi­quen su cuar­tel ge­ne­ral re­gio­nal en Ma­drid o en Bar­ce­lo­na. De he­cho, al­gu­nas ya lo han he­cho. En Ma­drid es­tán las ofi­ci­nas re­gio­na­les de Ce­mex y de Lan pa­ra to­da la UE. Y en Bar­ce­lo­na es­tá el gru­po Ar­cor, gi­gan­te de la con­fi­te­ría ar­gen­ti­na...”.

“En tér­mi­nos de in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria, es muy in­tere­san­te el cam­bio de men­ta­li­dad que se es­tá re­gis­tran­do en­tre los em­pre­sa­rios la­ti­noa­me­ri­ca­nos”, di­ce Lan­gle. Has­ta el año pa­sa­do, las mul­ti­la­ti­nas veían opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio en bue­nas zo­nas de gran­des ciu­da­des, bus­can­do in­qui­li­nos de pri­mer or­den y ofre­cien­do muy bue­nos pre­cios. “Aho­ra, han en­ten­di­do que ese ne­go­cio no fun­cio­na, que no hay com­pra­do­res en Es­pa­ña. Aho­ra bus­can pro­duc­tos en zo­nas pri­me, edi­fi­cios que ne­ce­si­ten reha­bi­li­tar­se y que ofrez­can un buen re­co­rri­do eco­nó­mi­co. Pien­san a me­dio pla­zo, no en pelotazos”. Las mul­ti­la­ti­nas lle­gan pa­ra que­dar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.