Car­los Slim, el ojo del in­ver­sor

La se­gun­da for­tu­na del mun­do re­fuer­za su pre­sen­cia en el es­ce­na­rio tec­no­ló­gi­co de la UE

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ser­gio He­re­dia

Aque­llos que han tra­ta­do con Car­los Slim (73 años, Ciu­dad de Mé­xi­co) cuen­tan que el hom­bre, la se­gun­da for­tu­na del mun­do se­gún For­bes (la pri­me­ra es hoy Bill Ga­tes), re­nie­ga de guar­daes­pal­das, li­mu­si­nas, pu­bli­cis­tas y fa­ran­du­le­ros.

“Si pa­sa por Bar­ce­lo­na, y lo ha­ce con cier­ta fre­cuen­cia –des­ve­la una fuen­te que op­ta por con­ser­var el ano­ni­ma­to–, en­ton­ces Slim sa­le a pie del ho­tel, ca­mi­na un buen ra­to has­ta el cen­tro, al­can­za la ca­te­dral, la vi­si­ta y lue­go to­ma un au­to­bús, co­mo cual­quier otro ciu­da­dano, pa­ra re­gre­sar al ho­tel...”.

Tam­bién di­cen que Slim es abier­to y pró­xi­mo en el tra­to, y que, an­tes que con­ce­der una en­tre­vis­ta o una rue­da de pren­sa, pre­fie­re aso­mar­se al dia­man­te de un cam­po de béis­bol, a ver có­mo los mu­cha­chos ba­tean y bus­can la ba­se –na­da co­mo la en­sa­la­da de nú­me­ros es­ta­dís­ti­cos de es­te com­ple­jo de­por­te pa­ra man­te­ner fres­ca la men­te, es uno de sus le­mas–. Co­mo co­lo­fón, tam­bién aña­den –y aquí no ha­cen fal­ta mu­chas ex­pli­ca­cio­nes; los he­chos lo de­mues­tran– que Slim es un in­ver­sor aten­to. Un lin­ce. “Las in­ver­sio­nes en ne­go­cios de tec­no­lo­gía son muy in­ten­si­vas en ca­pi­tal, y hay cam­bios tec­no­ló­gi­cos muy rá­pi­dos. Uno de nues­tros prin­ci­pios ha si­do siem­pre el de man­te­ner­nos en la van­guar­dia de la tec­no­lo­gía”, de­cla­ra­ba él mis­mo en una en­tre­vis­ta re­cien­te.

Pa­re­ce aven­tu­ra­do su­ge­rir que Slim, an­te­ce­sor –en tér­mi­nos ge­ne­ra­cio­na­les– del aba­ni­co de mul­ti­mi­llo­na­rios la­ti­noa­me­ri­ca­nos (es­tos son más jó­ve­nes) que es­tán des­em­bar­can­do en Eu­ro­pa en los úl­ti­mos años, fue un vi­sio­na­rio de los ne­go­cios. Más que un vi­sio­na­rio, fue un pio­ne­ro. Uno de los pri­me­ros en com­pren­der que el mun­do ha pe­ne­tra­do en un es­ce­na­rio de cam­bios, un nue­vo pa­ra­dig­ma tec­no­ló­gi­co que po­co, ca­si na­da, tie­ne que ver con el fue­go, la rue­da, el al­fa­be­to o la má­qui­na de va­por.

Su­yo es el es­ce­na­rio de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en Amé­ri­ca La­ti­na, y ello es así por­que, en su día, Slim ha­bía plan­ta­do una pi­ca. Hi­jo de un em­pre­sa­rio li­ba­nés que en 1902 ha­bía al­can­za­do Mé­xi­co DF hu­yen­do de la pre­sión re­clu­ta­do­ra del im­pe­rio oto­mano y de una he­re­de­ra me­xi­ca­na (tam­bién des­cen­dien­te de em­pre­sa­rios li­ba­ne­ses), Slim lle­va la em­pre­sa en el ADN: tar­dó muy po­co en su­mer­gir­se en el mun­do de los ne­go­cios –un es­pa­cio tan am­plio que abar­ca áreas in­dus­tria­les, in­mo­bi­lia­rias y co­mer­cia­les en me­dio mun­do–, an­tes de aso­mar­se al uni­ver­so de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

En­tró en ese es­ce­na­rio, el de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, en la dé­ca­da de los no­ven­ta, cuan­do de­ci­dió aso­ciar­se con SBC y Fran­ce Te­le­com pa­ra ad­qui­rir Tel­mex, en la ac­tua­li­dad una pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca de cla­se mun­dial que li­de­ra el sec­tor en La­ti­noa­mé­ri­ca y que, en el año 2000, aca­ba­ría ges­tan­do el na­ci­mien­to de Amé­ri­ca Mó­vil, cuar­ta com­pa­ñía de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes del mun­do, con pre­sen­cia en 18 paí­ses y con más de 200 mi­llo­nes de usua­rios.

“Veo di­fí­cil que los paí­ses (eu­ro­peos), una vez que han al­can­za­do el desa­rro­llo, re­gre­sen al sub­de­sa­rro­llo... Eu­ro­pa pa­sa­rá al­gu­nos tiem­pos di­fí­ci­les, pe­ro ha­brá

Las de­ci­sio­nes de Slim pe­san en el mar­co eu­ro­peo: Te­le­fó­ni­ca ne­ce­si­tó su vis­to bueno pa­ra ad­qui­rir E-Plus

que lle­gar a en­con­trar las so­lu­cio­nes. Hay ac­ti­vi­da­des que van a ser más ge­ne­ra­do­ras de em­pleo, por­que son ac­ti­vi­da­des que van a ser más in­ten­sas y am­plias en su fun­cio­na­mien­to. Una de ellas es la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción”, de­cla­ra­ba Slim a El País en oc­tu­bre del año pa­sa­do.

El dis­cur­so sa­ca­ba a es­ce­na las lí­neas maes­tras de su idea­rio eco­nó­mi­co. Eu­ro­pa y las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes apa­re­cían en su pun­to de mi­ra. Co­rro­bo­ra­ría sus in­ten­cio­nes po­co des­pués: Amé­ri­ca Mó­vil ele­va­ba has­ta el 30% su pre­sen­cia en el pa­que­te ac­cio­na­rial en la ho­lan­de­sa KPN.

Se­me­jan­te mo­vi­mien­to lo ha con­ver­ti­do en un ele­men­to de re­fe­ren­cia en el es­ce­na­rio de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de la UE. La pre­sen­cia de Slim en Eu­ro­pa pe­sa, y mu­cho, a la ho­ra de plan­tear­se cual­quier mo­vi­mien­to. Ha po­di­do com­pro­bar­lo Te­le­fó­ni­ca, en su pro­ce­so de ad­qui­si­ción de EP­lus, fi­lial ale­ma­na de KPN, en un ga­li­ma­tías a múl­ti­ples ban­das que exi­gía, en úl­ti­ma ins­tan­cia, la apro­ba­ción del em­pre­sa­rio me­xi­cano. Y se­ría su acep­ta­ción, en el úl­ti­mo ins­tan­te, el ar­gu­men­to que lo­gró des­en­ca­llar el asun­to, siem­pre y cuan­do Te­le­fó­ni­ca se avi­nie­ra a ele­var su ofer­ta en otros 500 mi­llo­nes...

“Pa­ra Slim, la ma­nio­bra en el pro­ce­so de ad­qui­si­ción de E-Plus ha si­do es­tu­pen­da”, apun­ta Xa­vier Men­do­za, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de Di­rec­ción Ge­ne­ral y Es­tra­te­gia de Esa­de. “De en­tra­da, le ha per­mi­ti­do aso­ciar­se con Te­le­fó­ni­ca en el mer­ca­do de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en Ale­ma­nia”. Y eso es mu­cho: se cal­cu­la que la fu­sión de E-Plus con Te­le­fó­ni­ca Deuts­chland da­rá pa­so a un ope­ra­dor mó­vil con 40 mi­llo­nes de clien­tes, el nue­vo lí­der del país, por en­ci­ma de Deuts­che Te­le­kom y de Vo­da­fo­ne...

“Aquel que no in­vier­te en tec­no­lo­gía –di­ce Slim–, si ya es­tá en el ne­go­cio, pier­de ca­li­dad en sus ser­vi­cios, pier­de la al­ter­na­ti­va de ofre­cer más ser­vi­cios o par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do y aten­ción a sus clien­tes (...) El sis­te­ma ner­vio­so de es­ta ci­vi­li­za­ción es la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción, y nos en­con­tra­mos al prin­ci­pio de su desa­rro­llo”.

Su ca­rác­ter plu­ri­di­men­sio­nal le per­mi­te abrir­se pa­so ha­cia mu­chas otras áreas. Slim, cu­yo pa­tri­mo­nio as­cien­de o des­cien­de a dia­rio, se­gún el va­lor de sus em­pre­sas (aun así, ron­da los 51.000 mi­llo­nes de eu­ros), ha fir­ma­do un intercambio ac­cio­na­rial en­tre In­bur­sa, una de sus fi­lia­les fi­nan­cie­ras, y La Cai­xa, ha ad­qui­ri­do 439 su­cur­sa­les de la en­ti­dad ca­ta­la­na por 400 mi­llo­nes de eu­ros a tra­vés de la in­mo­bi­lia­ria Car­so y es­tu­dia la po­si­bi­li­dad de mul­ti­pli­car su pe­so es­pe­cí­fi­co en el ca­pi­tal de Gas Na­tu­ral.

Con se­me­jan­te po­der en sus ma­nos, es na­tu­ral que ni se plan­tee la po­si­bi­li­dad de re­ti­rar­se. De he­cho, de­fien­de el re­tra­so en la edad de ju­bi­la­ción. “Con los nú­me­ros ac­tua­les, yo ya ha­ce mu­cho que es­ta­ría ju­bi­la­do –di­ce–. Y eso es ab­sur­do. En una so­cie­dad del co­no­ci­mien­to, la gen­te con más ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to se des­apro­ve­cha por­que se que­da sin tra­ba­jo. Creo que de­be ha­ber una ju­bi­la­ción mu­cho más tar­día. Yo di­ría que a los 70 años, por dar una ci­fra, pen­san­do en que las per­so­nas van a vi­vir 85 y más años; cuan­do una per­so­na lle­ga a los 65 o 70 años, la es­pe­ran­za de vi­da es ma­yor. Cuan­do se na­ce, la es­pe­ran­za pue­de ser de 75 o 77. Pe­ro el que ya li­bró los pri­me­ros 70 años de vi­da se pue­de ir pa­ra más ade­lan­te”.

THO­MAS MEL­ZER / EFE

Car­los Slim, du­ran­te el úl­ti­mo GP de F-1 en Bah­réin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.