La cuar­ta fle­cha de Abe

El Go­bierno ja­po­nés con­fía en que To­kio 2020 con­so­li­de la re­vi­ta­li­za­ción eco­nó­mi­ca del país

La Vanguardia - Dinero - - DEPORTE - Isidre Ambrós Pe­kín. Co­rres­pon­sal

El im­pac­to eco­nó­mi­co de To­kio 2020 se cal­cu­la en­tre me­nos del 1% y el 3% del PIB ja­po­nés Las au­to­ri­da­des de la ca­pi­tal ni­po­na es­ti­man que ge­ne­ra­rá 150.000 pues­tos de tra­ba­jo en el pe­rio­do 2013-2020 Los ja­po­ne­ses com­pa­ran To­kio 2020 con To­kio’64 y sue­ñan con un re­na­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país

Des­de el pri­mer mi­nis­tro, Shin­zo Abe, al más pe­que­ño co­mer­cian­te, pa­san­do por po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios, sin­di­ca­lis­tas o in­ver­so­res, no hay na­die en Ja­pón que no ha­ya he­cho sus cálcu­los so­bre los be­ne­fi­cios que re­pre­sen­ta­rá la ce­le­bra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos del 2020 en To­kio pa­ra la eco­no­mía ja­po­ne­sa.

Exis­te el con­ven­ci­mien­to ge­ne­ra­li­za­do de que su­pon­drán la con­so­li­da­ción de la re­vi­ta­li­za­ción eco­nó­mi­ca del país y que Ja­pón ar­chi­va­rá de­fi­ni­ti­va­men­te los efec­tos de dos dé­ca­das pér­di­das, de­bi­do a una su­ce­sión de cri­sis y re­ce­sio­nes. “Los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio 2020 de­be­rán ser un de­to­nan­te de la re­cons­truc­ción y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”, sub­ra­yó el Yo­miu­ri Shim­bun en su edi­to­rial al día si­guien­te de la no­mi­na­ción.

Una cer­te­za de la que ca­da día que pa­sa es­tán más per­sua­di­das las au­to­ri­da­des ja­po­ne­sas. “Se­rán un de­to­nan­te pa­ra sa­lir de la de­fla­ción”, di­jo en un pri­mer mo­men­to el pri­mer mi­nis­tro, Shin­zo Abe. “To­kio 2020 es una bri­llan­te no­ti­cia pa­ra la eco­no­mía del país”, ad­mi­tió po­co des­pués el mi­nis­tro de Eco­no­mía y Po­lí­ti­ca Fis­cal, Aki­ta Ama­ri. Y lue­go el pro­pio Abe ha lle­ga­do a sub­ra­yar que los Jue­gos Olím­pi­cos su­pon­drán “la cuar­ta fle­cha” de su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, la abe­no­mics. Una es­tra­te­gia ba­sa­da en una fuer­te fle­xi­bi­li­za­ción mo­ne­ta­ria y agre­si­vas me­di­das de es­tí­mu­lo.

Aun­que las ex­pec­ta­ti­vas acer­ca del im­pac­to que se es­pe­ra que ten­gan es­tos jue­gos en la eco­no­mía de la ter­ce­ra po­ten­cia mun­dial son ca­da vez más al­tas, las au­to­ri­da­des man­tie­nen un per­fil pru­den­te. El Go­bierno me­tro­po­li­tano de To­kio es­ti­ma que las Olim­pia­das ten­drán un efec­to en la ciu­dad del or­den de 3 bi­llo­nes de ye­nes (23.000 mi­llo­nes de eu­ros), que su­pon­dría un im­pac­to de me­nos de un 1% en el PIB del país, y ge­ne­ra­rá unos 150.000 em­pleos, du­ran­te el pe­rio­do 2013-2020.

Los ja­po­ne­ses, sin em­bar­go, han da­do rien­da suelta a sus sue­ños des­de el mo­men­to en que se co­no­ció la no­mi­na­ción olím­pi­ca. Mu­chos de ellos –es­pe­cial­men­te los de más edad– lo com- pa­ran con la si­tua­ción que vi­vie­ron en 1959, cuan­do se anun­ció que To­kio or­ga­ni­za­ría los Jue­gos de 1964. Aque­lla de­sig­na­ción pro­pul­só al país y lo si­tuó en el club de los paí­ses más desa­rro­lla­dos. Se cons­tru­ye­ron gran­des obras de in­fra­es­truc­tu­ras y en­tró en fun­cio­na­mien­to el fa­mo­so tren ba­la. Aho­ra mu­chos ja­po­ne­ses sue­ñan con una re­no­va­ción pa­re­ci­da. “Es una muy bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra que Ja­pón ten­ga un re­na­ci­mien­to pa­ra un ma­yor desa­rro­llo eco­nó­mi­co”, se­ña­ló Ka­zuo, un ju­bi­la­do to­quio­ta de 78 años.

Un op­ti­mis­mo que se per­ci­be en las ca­lles de la ca­pi­tal ja­po­ne­sa, se­gún se­ña­lan los pro­pios ha­bi­tan­tes de la ciu­dad. Al­gu­nos gran­des al­ma­ce­nes ya han or­ga­ni­za­do pro­mo­cio­nes es­pe­cia­les To­kio 2020 y ha au­men­ta­do el nú­me­ro de pa­re­jas que se in­tere­san por las vi­vien­das en cons­truc­ción si­tua­das cer­ca de los lu­ga­res don- de se desa­rro­lla­rán las prue­bas de­por­ti­vas, se­gún los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo­ca­les.

Pe­ro si la ilu­sión ha inun­da­do las ca­lles, el en­tu­sias­mo se ha apo­de­ra­do de las em­pre­sas, que sus­pi­ran por be­ne­fi­ciar­se del pro­yec­to olím­pi­co. Los or­ga­ni­za­do­res con­si­de­ran que la cons­truc­ción se­rá uno de los sec­to­res que ob­ten­drán más pro­ve­cho. Cal­cu­lan que has­ta el 2020 se be­ne­fi­cia­rá de una ac­ti­vi­dad por va­lor de unos 3.600 mi­llo­nes de eu­ros.

Unas pre­vi­sio­nes que pa­ra el sec­tor ser­vi­cios se es­ti­ma que se ele­va­rán has­ta los 5.300 mi­llo­nes de eu­ros, de­bi­do al in­cre­men­to de las ac­ti­vi­dad en los sec­to­res de res­tau­ra­ción, hos­te­le­ría, trans­por­te y con­su­mo en ge­ne­ral.

To­dos los ana­lis­tas, ja­po­ne­ses y ex­tran­je­ros, coin­ci­den en se­ña­lar que es­te di­na­mis­mo ten­drá un im­pac­to en la eco­no­mía ni­po­na mu­cho ma­yor del que pre­vén las au­to­ri­da­des. “Los cálcu­los apun­tan a que el PIB de Ja­pón se ele­va­rá un 3% du­ran­te el pe­rio­do 2013-2020”, ha pre­ci­sa­do Ei­ji Ki­nou­chi, de Dai­wa Se­cu­ri­ties.

Es­te ana­lis­ta con­si­de­ra, asi­mis­mo, que los efec­tos in­di­rec­tos que ge­ne­ra­rán es­tos Jue­gos po­drían re­por­tar al sec­tor pri­va­do unos be­ne­fi­cios adi­cio­na­les su­pe­rio­res a los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún Afp. Pa­ra Ki­nou­chi, los pre­pa­ra­ti­vos de las Olim­pia­das coin­ci­di­rán con las obras de re­cons­truc­ción del tsu­na­mi de mar­zo del 2011 y cons­ti­tui­rán una só­li­da jus­ti­fi­ca­ción pa­ra mo­der­ni­zar nu­me­ro­sas obras de in­fra­es­truc­tu­ra, que se rea­li­za­ron en­tre los años se­sen­ta y se­ten­ta del si­glo pa­sa­do y han que­da­do ob­so­le­tas.

La bol­sa tam­bién con­fir­ma es­te aná­li­sis. Des­de la no­mi­na­ción olím­pi­ca de To­kio, las em­pre­sas del sec­tor de la cons­truc­ción co­ti­zan al al­za y re­gis­tran fuer­tes au­men­tos.

Por su par­te, el Go­bierno ni­pón pre­ten­de apro­ve­char es­te am­bien­te de op­ti­mis­mo que se ha apo­de­ra­do de la so­cie­dad y la in­dus­tria ja­po­ne­sa pa­ra ci­men­tar la es­tra­te­gia de con­so­li­da­ción eco­nó­mi­ca que im­pul­sa el pri­mer mi­nis­tro, Shin­zo Abe.

El man­da­ta­rio ni­pón con­fía en que es­ta eu­fo­ria ac­ti­ve el con­su­mo y el país aban­do­ne la de­fla­ción. Pa­ra ello cuen­ta, ade­más, con que se pro­duz­ca un no­ta­ble in­cre­men­to de tu­ris­tas ex­tran­je­ros que vi­si­ten el país con mo­ti­vo del acon­te­ci­mien­to olím­pi­co. Una ac­ti­vi­dad que per­mi­ti­rá au­men­tar la con­tri­bu­ción del sec­tor tu­rís­ti­co al PIB ni­pón, que aho­ra es del 5%, una ci­fra dos ve­ces in­fe­rior al pro­me­dio de otros gran­des paí­ses desa­rro­lla­dos, y uno de los ta­lo­nes de Aqui­les de la eco­no­mía ja­po­ne­sa.

Has­ta el 2020 que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer. No obs­tan­te, exis­te un am­plio con­sen­so en re­co­no­cer que con­ver­tir de nue­vo a To­kio en ca­pi­tal olím­pi­ca es otro éxi­to pa­ra Abe. Im­pul­sa su po­pu­la­ri­dad y le for­ta­le­ce an­te el re­to de po­ner en mar­cha las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que pre­ci­sa la eco­no­mía ja­po­ne­sa. De he­cho, los Jue­gos Olím­pi­cos se han con­ver­ti­do en la cuar­ta fle­cha de Abe.

KIMIMASA MAYAMA / EFE

Los to­quio­tas ce­le­bran la no­mi­na­ción de su ciu­dad pa­ra los Jue­gos del 2020

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.