LAS IM­POR­TA­CIO­NES QUE DE­BE­MOS EVI­TAR

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - Fer­nan­do Trías de Bes Es­cri­tor y eco­no­mis­ta

Chi­na de­be ali­near­se, aun­que sea de for­ma pau­la­ti­na, con los de­re­chos de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Por­que sien­do desea­ble y loa­ble im­por­tar pro­duc­tos chi­nos, no lo es tan­to im­por­tar su mo­de­lo le­gal, po­lí­ti­co y so­cial”

Cuan­do en el 2001 se per­mi­tió a Chi­na la en­tra­da en la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio se pre­di­jo erró­nea­men­te que las em­pre­sas oc­ci­den­ta­les arra­sa­rían en el país más po­bla­do del mun­do. Pro­li­fe­ra­ron ar­tícu­los que ad­ver­tían, por ejem­plo, de la rui­na de los agri­cul­to­res chi­nos an­te la im­po­si­bi­li­dad de com­pe­tir con los trans­gé­ni­cos oc­ci­den­ta­les. Se di­jo que las prin­ci­pa­les mul­ti­na­cio­na­les, tras ins­ta­lar­se en Chi­na, des­ban­ca­rían a las in­efi­cien­tes em­pre­sas na­cio­na­les, ha­cién­do­se con sus sec­to­res ener­gé­ti­co, ase­gu­ra­dor y fi­nan­cie­ro. Los mo­vi­mien­tos an­ti­glo­ba­li­za­ción de­nun­cia­ron una in­mi­nen­te in­va­sión oc­ci­den­tal de Chi­na, por vías eco­nó­mi­cas.

Trans­cu­rri­da más de una dé­ca­da, ha su­ce­di­do lo con­tra­rio. Ha si­do Chi­na quien ha de­vo­ra­do los mer­ca­dos oc­ci­den­ta­les. Las mul­ti­na­cio­na­les no han lo­gra­do ni un ápi­ce de lo que, fe­li­ces, se pro­me­tían.

Los re­sul­ta­dos son elo­cuen­tes. Chi­na es ya el pri­mer ex­por­ta­dor del mun­do, tri­pli­can­do a Ja­pón y su­peran­do lo que la to- ta­li­dad de la Unión Eu­ro­pea ex­por­ta en su con­jun­to. Es la se­gun­da eco­no­mía del pla­ne­ta y se es­ti­ma que an­tes del 2020 su­pe­rará a Es­ta­dos Uni­dos, con­vir­tién­do­se así en la pri­me­ra.

Chi­na es­tu­dió bien el mo­de­lo ca­pi­ta­lis­ta an­tes de abrir­se al ex­te­rior. Iden­ti­fi­có sus pun­tos dé­bi­les y pro­te­gió su mer­ca­do do­més­ti­co me­dian­te una le­gis­la­ción pro­tec­cio­nis­ta que ha pues­to las co­sas muy di­fí­ci­les a em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peas.

¿De­be­mos re­ba­jar nues­tros ni­ve­les de pro­tec­ción so­cial o son los chi­nos los que de­ben su­bir su ni­vel?

Ha­cer ne­go­cios en Chi­na es in­com­pa­ra­ble­men­te más com­pli­ca­do que ha­cer ne­go­cios con Chi­na.

En pa­ra­le­lo, el Ban­co Po­pu­lar de Chi­na ha es­ta­do in­ter­vi­nien­do so­bre el yuan pa­ra evi­tar la re­va­lo­ri­za­ción de la mo­ne­da del país y así man­te­ner sus for­mi­da­bles ex­por­ta­cio­nes. Mu­chos eco­no­mis­tas han ve­ni­do de­nun­cian- do es­ta ma­ni­pu­la­ción del yuan.

A una di­vi­sa ar­ti­fi­cial­men­te ba­ra­ta aña­da­mos aho­ra las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les. Y des­pués los in­fe­rio­res cos­tes so­cia­les de su mer­ca­do de tra­ba­jo. Sa­la­rios y cos­tes so­cia­les con­vier­ten los pro­duc­tos chi­nos en in­su­pe­ra­bles, des­de un pun­to de vis­ta de cos­tes.

La glo­ba­li­za­ción sur­tió el efec­to con­tra­rio al es­pe­ra­do. Oc­ci­den­te ha si­do víc­ti­ma de su pro­pia es­tra­te­gia de glo­ba­li­za­ción, de su pro­pia am­bi­ción. Chi­na es­tá ju­gan­do bien sus car­tas y no­so­tros he­mos con­sen­ti­do unas re­glas de jue­go con las que no po­de­mos com­pe­tir.

El pro­ble­ma, ini­cial­men­te eco­nó­mi­co, se es­tá con­vir­tien­do aho­ra en un pro­ble­ma so­cial. En un mun­do glo­ba­li­za­do, los mo­de­los so­cia­les de los lí­de­res se tras­la­dan al res­to. Vea­mos.

El mo­de­lo de con­cen­tra­ción de la pro­duc­ción y de pre­cios ba­jos no só­lo ha su­pues­to una ero­sión de nues­tra in­dus­tria. Ha aca­rrea­do tam­bién la des­apa­ri­ción del pe­que­ño co­mer­cio. Me ex­pli­ca­ré. Des­de el mo­men­to en que fa­bri­can­tes eu­ro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos op­tan por ma­nu­fac­tu­rar en Chi­na, se con­vier­ten de fac­to en me­ros dis­tri­bui­do­res, ca­si en al­ma­ce­nes re­gu­la­do­res. Ini­cial­men­te, me­no­res cos­tes con mis­mos pre­cios de ven­ta, me­jo­ra­ron los be­ne­fi­cios. Pe­ro los pre­cios aca­ba­ron ba­jan­do. Ló­gi­co. En cuan­to la com­pe­ten­cia de­ci­de tam­bién im­por­tar de Chi­na en lu­gar de fa­bri­car, la gue­rra de pre­cios es­tá ser­vi­da. La plus­va­lía de im­por­tar en lu­gar de fa­bri­car des­apa­re­ce y via­ja a Asia pa­ra que­dar­se de­fi­ni­ti­va­men­te ahí.

Los otro­ra fa­bri­can­tes dis­po­nen en­ton­ces de po­cas op­cio­nes pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos en pre­cio. La más in­me­dia­ta es lo­grar des­cuen­tos en Chi­na a ba­se de com­prar mu­cha can­ti­dad. Y pa­ra ello, hay que ser gran­de. Apa­re­cen, así, los gran­des dis­tri­bui­do­res y se pro­pi­cia la des­apa­ri­ción pro­gre­si­va del pe­que­ño co­mer­cio, to-

Con sus fal­si­fi­ca­cio­nes, Chi­na es­tá tras­la­dán­do­nos su pro­pia la­xi­tud en de­re­chos de pro­pie­dad

do un pro­ble­ma so­cial, es­pe­cial­men­te en Es­pa­ña.

El equi­va­len­te oc­ci­den­tal del mo­de­lo de ba­jos cos­tes orien­tal es la con­cen­tra­ción de la dis­tri­bu­ción. El mo­de­lo chino de eco­no­mías de es­ca­la se con­vier­te, sin ha­ber­lo pro­cu­ra­do, en el nues­tro.

Por lo que ata­ñe al sis­te­ma la­bo­ral chino, es­te tam­bién se es­tá tras­la­dan­do pro­gre­si­va­men­te a Eu­ro­pa re­duc­cio­nes sa­la­ria­les me­dian­te (ha si­do el re­cur­so de Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos, y es lo que en el res­to de Eu­ro­pa es­tá ocu­rrien­do). Si uno com­pi­te con un país cu­yos de­re­chos so­cia­les son in­fe­rio­res, aca­ba­rá por re­ba­jar­los en su pro­pio mer­ca­do de tra­ba­jo.

La com­pe­ten­cia la­bo­ral chi­na no es des­leal si aten­de­mos a sus le­yes in­ter­nas (pres­cin­do con­si­de­rar su te­rri­ble mer­ca­do ne­gro). Aho­ra bien, ¿de­be­mos no­so­tros re­ba­jar nues­tros ni­ve­les de pro­tec­ción so­cial o de­ben ser los chi­nos quie­nes in­cor­po­ren unos de­re­chos que cons­ti­tu­ye­ron el ma­yor avan­ce so­cial oc­ci­den­tal des­de la re­vo­lu­ción in­dus­trial?

Los sin­di­ca­tos se ocu­pa­rán de evi­tar lo pri­me­ro, y na­die pue­de obli­gar a Chi­na a lo se­gun­do. To­tal, que po­ne­mos a nues­tras em­pre­sas a com­pe­tir con Asia cuan­do nues­tros tra­ba­ja­do­res no con­si­de­ran que ten­gan por qué ha­cer­lo. Es­ta dis­fun­ción ha lle­va­do a mul­ti­tud de ne­go­cios a con­cur­so.

Al­go pa­re­ci­do su­ce­de con la pi­ra­te­ría. El 70% de las fal­si­fi­ca­cio­nes pro­ce­den de Chi­na. Es un vo­lu­men igual al 7% del PIB de Es­ta­dos Uni­dos y que equi­val­drá en el 2015 al vo­lu­men eco­nó­mi­co de Aus­tra­lia, se­gún es­ti­ma­cio­nes de la OC­DE. Es­ta la­xi­tud en la pro­tec­ción de de­re­chos de pro­pie­dad in­dus­trial e in­te­lec­tual ha des­em­bar­ca­do ha­ce ya tiem­po en nues­tras so­cie­da­des. Se nos ha­ce nor­mal pre­gun­tar: “¿tú com­pras en la tien­da ori­gi­nal o en la de imi­ta­ción?”. Si el frau­de es­tá ex­ten­di­do en la so­cie­dad, se ha­ce di­fí­cil erra­di­car­lo. Y de­vie­ne uso y cos­tum­bre. Chi­na es­tá tras­la­dán­do­nos su pro­pia la­xi­tud en de­re­chos de pro­pie­dad.

El mo­de­lo fi­nan­cie­ro chino, por su par­te, ha con­sis­ti­do en una for­mi­da­ble fi­nan­cia­ción de la deu­da oc­ci­den­tal, prin­ci­pal­men­te ame­ri­ca­na. Com­prar dó­la­res y ven­der yua­nes pa­ra man­te­ner ba­ja la mo­ne­da. Chi­na ex­por­ta y Oc­ci­den­te se en­deu­da. Paí­ses emer­gen­tes fi­nan­cian a paí­ses ri­cos. El mun­do al re­vés. La es­tra­te­gia mo­ne­ta­ria chi­na se ha tras­la­da­do a Oc­ci­den­te en for­ma de deu­da. Aquí la res­pon­sa­bi­li­dad es de quien se en­deu­da, no de quien pres­ta.

¿El re­sul­ta­do? Di­fi­cul­tad pa­ra ex­por­tar, ba­lan­zas co­mer­cia­les ne­ga­ti­vas, en­deu­da­mien­to ge­ne­ra­li­za­do y de­fla­ción sa­la­rial.

La so­lu­ción no de­be­ría tra­du­cir­se en pro­tec­cio­nis­mo y ba­rre­ras al co­mer­cio. Sino por un re­ajus­te en Chi­na de to­das es­tas po­lí­ti­cas. An­tes o des­pués, al­guien les exi­gi­rá, pa­ra se­guir en el co­mer­cio mun­dial, que se ali­neeen, aun­que sea de for­ma pau­la­ti­na, con los de­re­chos de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Por­que sien­do desea­ble y loa­ble im­por­tar pro­duc­tos chi­nos, no lo es tan­to im­por­tar su mo­de­lo le­gal, po­lí­ti­co y so­cial.

Es­tas úl­ti­mas son las im­por­ta­cio­nes que de­be­mos evi­tar.

KE­VIN LEE / BLOOM­BERG

Un ca­mión en­tre con­te­ne­do­res en el puer­to de Yangs­han Deep Wa­ter, cer­ca de Shang­hai

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.