In­cer­ti­dum­bres en la Re­ser­va Fe­de­ral

Los res­pon­sa­bles mo­ne­ta­rios, preo­cu­pa­dos por la subida de los ti­pos a lar­go pla­zo

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ma­nuel Estapé Tous

La Re­ser­va Fe­de­ral no ha po­di­do ce­le­brar tran­qui­la­men­te su pri­mer cen­te­na­rio, dis­traí­da co­mo es­tá, pri­me­ro por la ines­pe­ra­da de­ci­sión de Ba­rack Oba­ma de anun­ciar que el pre­si­den­te de la ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra más in­flu­yen­te del mun­do no ini­cia­ría un ter­cer man­da­to el pró­xi­mo enero, abrien­do una en­co­na­da ca­rre­ra su­ce­so­ria. Y en se­gun­do lu­gar, por el de­ba­te abier­to acer­ca de cuán­do y cuán­to re­cor­tar las com­pras de tí­tu­los del Te­so­ro e hi­po­te­ca­rios a lar­go pla­zo por va­lor de 85.000 mi­llo­nes de dó­la­res men­sua­les (62.700 mi­llo­nes), la ya fa­mo­sa ter­ce­ra ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va ini­cia­da el pa­sa­do di­ciem­bre pa­ra in­ten­tar que la re­cu­pe­ra­ción (-2,8% en el 2009; 2,5%, en el 2010; 1,8% en el 2011 y 2,8% el año pa­sa­do) se afian­ce y se tras­la­de al mer­ca­do la­bo­ral.

Si quie­re en­trar en la his­to­ria, Ba­rack Oba­ma, tras la re­nun­cia de Larry Sum­mers al com­pren­der que le fal­ta­rían vo­tos de los con­gre­sis­tas de­mó­cra­tas pa­ra apo­yar a un sím­bo­lo de la des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra, sa­be que Ja­net Ye­llen, vi­ce­pre­si­den­ta de la Fed, es la per­so­na­li­dad más pre­pa­ra­da pa­ra ini­ciar la re­ti­ra­da de las me­di­das no con­ven­cio­na­les y, en su día, “cuan­do la ta­sa de pa­ro ba­je al 6,5%”, su­bir muy gra­dual­men­te el pre­cio ofi­cial del di­ne­ro des­de el ac­tual­men­te mi­núscu­lo 0%-0,25% (don­de ya­ce des­de di­ciem­bre del 2008). Se­ría la pri­me­ra mu­jer res­pon­sa­ble de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de la (to­da­vía) pri­me­ra po­ten­cia eco­nó­mi­ca, la per­so­na­li­dad más com­pe­ten­te en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro, un mun­do do­mi­na­do por hom­bres.

La re­ti­ra­da a tiem­po de Larry Sum­mers, tan ad­mi­ra­do co­mo odia­do en los me­dios po­lí­ti­cos y fi­nan­cie­ros con po­der de in­fluen­cia, fa­ci­li­ta la ta­rea de Ba­rack Oba­ma. Pe­ro tam­bién po­ne de ma­ni­fies­to su de­bi­li­dad, pues­to que la Ca­sa Blan­ca de­jó de­cir que Sum­mers era el fa­vo­ri­to pe­ro no lo de­fen­dió cuan­do los de­mó­cra­tas de iz­quier­das, los eco­lo­gis­tas y las fe­mi­nis­tas lo des­ca­li­fi­ca­ron des­me­nu­zan­do su po­lé­mi­ca tra­yec­to­ria.

Por ello, Oba­ma de­be­ría anun­ciar lo an­tes po­si­ble quién su­ce­de­rá a Ben Ber­nan­ke, cu­yo man­da­to ven­ce el pró­xi­mo mes de enero, y que, co­mo mo­ne­ta­ris­ta dis­cí­pu­lo de Mil­ton Fried- man, ha da­do mues­tras de un gran prag­ma­tis­mo du­ran­te una Gran Re­ce­sión sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea. Des­pués de su pa­so por la Re­ser­va Fe­de­ral de San Fran­cis­co (2004–2010) y su pues­to en la di­rec­ción de la Fed des­de en­ton­ces, Ja­net Ye­llen se dis­tin­guió por ser de los/as po­cos/as econo-

La re­nun­cia de Sum­mers, sin apo­yo en­tre los de­mó­cra­tas, fa­ci­li­ta la elec­ción de Oba­ma

mis­tas en ad­ver­tir acer­ca de la bur­bu­ja fi­nan­cie­ro in­mo­bi­lia­ria ya des­de el 2005 y en com­pren­der que el desas­tre sub­pri­me po­día te­ner con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras so­bre la eco­no­mía real.

Si Wall Street subió con ga­nas tras la re­ti­ra­da de Sum­mers, la ex­pli­ca­ción hay que bus­car­la en la fa­ma de pa­lo­ma que se ha ga­na­do Ye­llen, más preo­cu­pa­da por el im­pe­ra­ti­vo de bus­car el “má­xi­mo ni­vel de em­pleo” que por el de ga­ran­ti­zar “la má­xi­ma es­ta­bi­li­dad de pre­cios”, el man­da­to dual de la Re­ser­va Fe­de­ral, tan dis­tin­to del del BCE, prin­ci­pal­men­te ob­se­sio­na­do por man­te­ner la in­fla­ción por de­ba­jo del 2%. Ye­llen ha

Ye­llen ha de­fen­di­do su­bor­di­nar la subida de los ti­pos de in­te­rés a que la ta­sa de pa­ro ba­je has­ta el 6,5%

si­do una de las fuer­zas in­te­lec­tua­les que han im­pues­to su­pe­di­tar la subida de los ba­jí­si­mos ti­pos de in­te­rés a que la ta­sa de pa­ro se si­túe por de­ba­jo del 6,5%, en una in­ver­sión de la ob­so­le­ta Nai­ru, la ta­sa de pa­ro que no acelera la in­fla­ción, ad­mi­tien­do que la in­fla­ción suba has­ta el 2,5%.

JOS­HUA RO­BERTS / BLOOM­BERG

Ben S. Ber­nan­ke, pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral, y su virtual su­ce­so­ra, la ac­tual vi­ce­pre­si­den­ta, Ja­net Ye­llen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.