‘Dro­nes’ ci­vi­les con ba­se en Moià

La em­pre­sa Ca­tuav tra­ba­ja des­de ha­ce una dé­ca­da con pe­que­ños avio­nes no tri­pu­la­dos pa­ra la ob­ser­va­ción de la Tie­rra

La Vanguardia - Dinero - - DE LA CIENCIA AL MERCADO - Joa­quim El­ca­cho

Las ac­cio­nes mi­li­ta­res y de es­pio­na­je en Si­ria han pues­to de nue­vo de ac­tua­li­dad los dro­nes o vehícu­los aé­reos no tri­pu­la­dos (UAV, por las si­glas en in­glés), pe­ro los pe­que­ños avio­nes o he­li­cóp­te­ros con­tro­la­dos a dis­tan­cia ocu­pan ca­da vez más un lu­gar des­ta­ca­do en las ac­ti­vi­da­des ci­vi­les. Los dro­nes son tam­bién un ejem­plo de trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­tos y tec­no­lo­gía en­tre la cien­cia y la em­pre­sa.

El ejem­plo más pró­xi­mo de desa­rro­llo y apli­ca­ción de sis­te­mas aé­reos no tri­pu­la­dos lo en­con­tra­mos en la em­pre­sa Ca­tuav, con se­de en Moià, que tra­ba­ja des­de ha­ce una dé­ca­da con dro­nes pa­ra apli­ca­cio­nes ex­clu­si­va­men­te ci­vi­les. Ca­tuav es de he­cho la úni­ca em­pre­sa del sur de Eu­ro­pa es­pe­cia­li­za­da en la uti­li­za­ción cien­tí­fi­ca de pe­que- ños avio­nes y he­li­cóp­te­ros no tri­pu­la­dos pa­ra la ob­ser­va­ción de la Tie­rra, y la pri­me­ra que ha par­ti­ci­pa­do en tra­ba­jos de eva­lua­ción de da­ños en te­rre­mo­tos, en es­te ca­so en la tra­ge­dia de Lorca (Mur­cia) de ma­yo del 2011.

El ori­gen de es­ta em­pre­sa de ser­vi­cios de fo­to­me­tría y te­le­de­tec­ción con dro­nes fue la com­pa­ñía Ae­ro­plans Blaus, es­pe­cia­li­za­da en la im­por­ta­ción y dis­tri­bu­ción de ma­te­rial de avia­ción. “De­tec­ta­mos la ne­ce­si­dad de desa­rro­llar al­gu­nos pro­duc­tos elec­tró­ni­cos es­pe­cí­fi­cos y, ha­cia el año 2000, sur­gió ca­si por ca­sua­li­dad la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar un pro­to­ti­po de pe­que­ño avión no tri­pu­la­do”, re­cuer­da Jor­di San­ta­ca­na, fun­da­dor de la em­pre­sa ori­gi­na­ria (que re­cien­te­men­te ha cam­bia­do de pro­pie­ta­rio pe­ro si­gue ope­ra­ti­va) y de Ca­tuav.

“Uno de nues­tros clien­tes, In­dra, se in­tere­só por el pro­to­ti­po y fir­ma­mos un acuer­do pa­ra cons­truir el pri­mer drone, el At­mos 1; ac­tual­men­te te­ne­mos ope­ra­ti­vo el At­mos 6, un apa­ra­to mu­cho más per­fec­cio­na­do”, in­di­ca San­ta­ca­na. A par­tir de aquel pri­mer mi­ni­avión eléc­tri­co no tri­pu­la­do –de me­nos de dos ki­los de pe­so y do­ta­do de una cá­ma­ra de vi­deo­vi­gi­lan­cia–, se creó la nue­va em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en la ob­ser­va­ción te­rres­tre. “No ven­de­mos ni

Pa­ra es­tu­diar su­per­fi­cies pe­que­ñas, los ‘dro­nes’ son una com­pe­ten­cia téc­ni­ca y eco­nó­mi­ca im­por­tan­te

tec­no­lo­gía, ni sis­te­mas, só­lo imá­ge­nes aé­reas de in­te­rés cien­tí­fi­co o téc­ni­co to­ma­das cuan­do y co­mo ne­ce­si­ta el clien­te”, de­ta­lla Jor­di San­ta­ca­na.

La flo­ta de Ca­tuav es­tá for­ma­da ac­tual­men­te por seis pla­ta­for­mas (cua­tro avio­nes y dos he­li- cóp­te­ros, más sus res­pec­ti­vos equi­pos de con­trol en tie­rra) y seis mo­de­los de cá­ma­ras o sen­so­res de di­fe­ren­tes ban­das es­pec­tra­les y re­so­lu­ción.

Cuan­do la su­per­fi­cie que es­tu­diar es re­la­ti­va­men­te pe­que­ña, los dro­nes son una com­pe­ten­cia téc­ni­ca y eco­nó­mi­ca im­por­tan­te res­pec­to a los sis­te­mas ba­sa­dos en avio­nes o he­li­cóp­te­ros tri­pu­la­dos. Ade­más, el vue­lo a ba­ja al­tu­ra per­mi­te cap­tar imá­ge­nes de más al­ta re­so­lu­ción. Por otra par­te, res­pec­to a los sa­té­li­tes, “los UAV pue­den tra­ba­jar en la zo­na desea­da de for­ma ca­si in­me­dia­ta –po­de­mos des­pla­zar un mi­ni­avión y po­ner­lo a tra­ba­jar en cues­tión de ho­ras– y no tie­nen tan­tos in­con­ve­nien­tes con las nu­bes que pue­den di­fi­cul­tar la ob­ser­va­ción”, des­ta­ca Jor­di San­ta­ca­na.

El vue­lo de dro­nes a las po­cas ho­ras del te­rre­mo­to de Lorca –don­de una ca­pa de nu­bes im­pe­día cap­tar imá­ge­nes de sa­té­li­te– fue la pri­me­ra ac­tua­ción de Ca- tuav que lle­gó a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro la car­te­ra de ser­vi­cios de es­ta em­pre­sa es muy am­plia; en va­rios ca­sos, re­la­cio­na­da con cen­tros de in­ves­ti­ga­ción.

En co­la­bo­ra­ción con el IRTA, por ejem­plo, la em­pre­sa de Moià rea­li­za es­tu­dios de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, en con­cre­to, en la de­tec­ción y aná­li­sis de las zo­nas don­de se pue­den apli­car pu­ri­nes co­mo fer­ti­li­zan­tes sin pro­vo­car con­ta­mi­na­ción del te­rreno y el sub­sue­lo. Con el CSIC, el tra­ba­jo se cen­tra en la ob­ser­va­ción des­de el ai­re del trans­por­te de se­di­men­tos del río Ebro en la bahía de Els Al­facs, una in­ves­ti­ga­ción que ayu­da­rá a co­no­cer la evo­lu­ción de la zo­na y sus re­cur­sos en acuicultura. Ca­tuav, tam­bién en el cam­po uni­ver­si­ta­rio, co­la­bo­ró con el gru­po Tren­ca­lòs de es­tu­dian­tes de la Es­co­la Su­pe­rior d’En­gin­ye­ria Ae­ro­nàu­ti­ca de la UPC en el pro­yec­to de cons­truc­ción y prue­bas del mi­ni­avión So­la­rEn­dea­vour, ali­men­ta­do con ener­gía so­lar.

CA­TUAV

Jor­di San­ta­ca­na, fun­da­dor y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ca­tuav, con el ‘drone’ At­mos 5 en la ba­se de ope­ra­cio­nes de Moià

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.