Par­ti­dos, pu­ños y po­ca po­lí­ti­ca

Es­qui­var los efec­tos de la cri­sis no es su­fi­cien­te en Aus­tra­lia pa­ra per­ma­ne­cer en el po­der

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

En las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas ce­le­bra­das el día 7 en Aus­tra­lia, la co­la­ción con­ser­va­do­ra Li­be­ral-Na­cio­nal li­de­ra­da por Tony Ab­bott le dio al Par­ti­do La­bo­ris­ta, que lle­va­ba las úl­ti­mas dos le­gis­la­tu­ras en el po­der, una tun­da de la que tar­da­rá al­gún tiem­po en re­cu­pe­rar­se. Y es que los aus­tra­lia­nos, en los ri­fi­rra­fes po­lí­ti­cos, no se an­dan con chi­qui­tas.

Al ini­cio de la cam­pa­ña elec­to­ral, el pri­mer mi­nis­tro la­bo­ris­ta, Ke­vin Rudd, pa­re­cía te­ner, por muy par­vas que fue­sen, po­si­bi­li­da­des de ser (re)ele­gi­do. De he­cho, lle­va­do por los ma­los re­sul­ta­dos en las en­cues­tas, su par­ti­do aca­ba­ba de echar a Ju­lia Gi­llard –la pri­me­ra mu­jer ele­gi­da pa­ra di­ri­gir la na­ción– de la mis­ma for­ma que ella, en el 2010, ha­bía echa­do a Rudd.

Re­sul­ta di­fí­cil com­pren­der lo que ha­bía he­cho mal la se­ño­ra Gi­llard. De he­cho, pe­se a go­ber­nar en mi­no­ría du­ran­te tres años (ju­nio 2010-ju­lio 2013), no só­lo con­ti­nuó cre­cien­do la eco­no­mía tal co­mo ve­nía ha­cien­do des­de ha­cía más de cua­tro lus­tros, sino que acer­tó a es­quiar los gan­chos de la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal, al tiem­po que man­te­nía la ta­sa de pa­ro en un en­vi­dia­ble 5,5%.

Tan­to pa­ra Gi­llard co­mo pa­ra Rudd, su prin­ci­pal pro­ble­ma ha si­do la pér­di­da del li­de­raz­go de su par­ti­do. Que­da cla­ro que ni la prós­pe­ra Aus­tra­lia se li­bra de la ne­fas­ta ten­den­cia de so­bre­po­ner a los asun­tos po­lí­ti­cos reales los in­tere­ses par­ti­dis­tas.

Los aus­tra­lia­nos más pro­gre­sis­tas, la ma­yo­ría de los cua­les di­cen vo­tar al Par­ti­do La­bo­ris­ta, se creen mo­der­nos, to­le­ran­tes, ecuá­ni­mes y mil y una ma­ra­vi­llo­sas co­sas más. Por eso no tie­ne nom­bre el tra­to ve­ja­to­rio que mu­chos dis­pen­sa­ron a Gi­llard. O tal vez sí: mi­so­gi­nia.

Cuan­do Gi­llard con­vo­có elec­cio­nes en el 2010, só­lo unas se­ma­nas des­pués de to­mar las rien­das de su par­ti­do y con­ver­tir­se en pri­me­ra mi­nis­tra, las en­cues­tas le da­ban una ven­ta­ja de 38 pun­tos so­bre su co­rre­li­gio­na­rio Rudd, el hom­bre al que aca­ba­ba de re­em­pla­zar. Mas unas fil­tra­cio­nes pro­ce­den­tes de sus pro­pias fi­las –que si ella, sin hi­jos, iba a re­cor­tar los sub­si­dios de ma­ter­ni­dad…– hi­cie­ron mella en su cam­pa­ña, y aca­bó go­ber­na­do en mi­no­ría.

Un se­na­dor con­ser­va­dor le re­cri­mi­nó por no ser ma­dre. El lí­der de la opo­si­ción, Ab­bott, le es­pe­tó que “de­be­ría con­ver­tir­se en una mu­jer de pro­ve­cho”. Los ata­ques con­tra su as­pec­to fí­si­co, pei­na­dos o ro­pa fue­ron tan cons­tan­tes co­mo gro­tes­cos. Y, ade­más de atea, que lo es, la acu­sa­ron –por no es­tar ca­sa­da– de vi­vir en pe­ca­do con su pa­re­ja, quien, a su vez, fue ta­cha­do de ma­ri­cón, ¡por el só­lo he­cho de ser pe­lu­que­ro de se­ño­ras! Tal vez a Gi­llard le con­so­la­ba sa­ber que no es­ta­ba so­la, que tam­po­co se sal­va­ban de los in­sul­tos ma­chis­tas las otras aus­tra­lia­nas que se de­di­can a la po­lí­ti­ca.

Pe­se a que el su­fra­gio uni­ver­sal se in­tro­du­jo en 1902, lla­ma la aten­ción la fal­ta ca­si to­tal de mu­je­res en los su­ce­si­vos go­bier­nos aus­tra­lia­nos, má­xi­me en los de los úl­ti­mos 30 años. En el Ga­bi­ne­te for­ma­do por Rudd en el 2007, ha­bía por pri­me­ra vez cua­tro mu­je­res; una de ellas, Gi­llard, fue nom­bra­da vi­ce­pri­mer mi­nis­tra.

Cuan­do en me­dio de las te­rri­bles inundaciones que aso­la­ron el país a prin­ci­pios del 2011 se le es­ca­pa­ron a la pre­mier al­gu­nas lá­gri­mas en el Par­la­men­to, fue ta­cha­da de fal­sa. Pe­ro aca­so lo peor de to­do ha si­do que sus años en el po­der coin­ci­die­ron con la pro­li­fe-

“Aus­tra­lia es­tá ba­jo una nue­va di­rec­ción y abier­ta a los ne­go­cios”, de­cla­ró el pri­mer mi­nis­tro al ser ele­gi­do

ra­ción de las re­des so­cia­les. La pro­fu­sión de men­sa­jes se­xis­tas, por­no­grá­fi­cos o abier­ta­men­te mi­só­gi­nos es una ver­güen­za na­cio­nal. Eso sí, pa­ra sa­tis­fac­ción de mu­chas mu­je­res, Gi­llard tu­vo el co­ra­je de plan­tar­les ca­ra.

Fi­nal­men­te, Rudd re­co­bró el con­trol del par­ti­do, y si bien pue­de afir­mar­se que Gi­llard di­mi­tió so­la, la ver­dad es que la echa­ron en­tre to­dos. La pren­sa no tar­dó en ala­bar la gran dig­ni­dad mos­tra­da por la de­fe­nes­tra­da pri­me­ra pri­me­ra mi­nis­tra de Aus­tra­lia en su pre­ci­pi­ta­da mar­cha.

Una vez des­pe­ja­do el ca­mino, ni una fuer­za ma­yor po­día apar­tar a los dos prin­ci­pa­les can­di­da­tos –el la­bo­ris­ta Ke­vin Rudd y el con­ser­va­dor Tony Ab­bott– de sus ago­ta­do­ras y po­co edi­fi­can­tes cam­pa­ñas elec­to­ra­les. El bo­chor­no­so de­ba­te te­le­vi­si­vo –los dos de pie, mi­cro en mano, sin atril, mo­vién­do­se por el pla­tó co­mo un par de vie­jos croo­ners ol­vi­da­dos en al­gún ca­sino cu­tre de Las Ve­gas– co­mu­ni­ca­ba es­ca­sa dig­ni­dad y me­nos con­te­ni­do po­lí­ti­co.

Na­ci­do en Lon­dres, Ab­bott, mo­nár­qui­co, an­ti­guo se­mi­na­ris­ta ca­tó­li­co, ex­pu­gi­lis­ta, pa­dre de tres hi­jas y fu­ri­bun­do opo­si­tor de los ma­tri­mo­nios gay, pro­me­tió re­du­cir el gas­to pú­bli­co, res­trin­gir el de­re­cho de asi­lo y lu­char con ahín­co con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal… ah, y tam­bién eli­mi­nar el im­pues­to so­bre las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono, así co­mo re­du­cir la pre­sión fis­cal so­bre el to­do­po­de­ro­so sec­tor in­dus­trial de ma­te­rias pri­mas. Pro­me­sas, to­das, que de­bían de so­nar co­mo mú­si­ca ce­les­tial no só­lo a los oí­dos de Mur­doch y de los neo­con lo­ca­les, sino a la gran ma­yo­ría de aus­tra­lia­nos, fren­te al pe­no­so es­pec­tácu­lo del en­greí­do y pre­po­ten­te pro­gre la­bo­ris­ta que tan­to da­ño ha he­cho a su par­ti­do y, a la pos­tre, a su país.

Re­sul­ta­do: Ab­bott se hi­zo con una aplas­tan­te ma­yo­ría ab­so­lu­ta y la di­mi­sión súb­di­ta de Rudd. Lo pri­me­ro que di­jo el pre­mier elec­to fue: “Aus­tra­lia es­tá ba­jo una nue­va di­rec­ción y abier­ta a los ne­go­cios”. Más cla­ro, agua.

Aho­ra bien, pe­se a la hol­ga­da si­tua­ción de la eco­no­mía aus­tra­lia­na, una caí­da de la de­man­da y los pre­cios de ma­te­rias pri­mas, so­bre to­do si es a cau­sa de una ma­yor des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía chi­na, po­dría des­en­ca­de­nar to­da una se­rie de pro­ble­mas de di­fí­cil so­lu­ción en un en­si­mis­ma­do, he­do­nis­ta y ca­da vez más he­te­ro­gé­neo país es­ca­sa­men­te pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer fren­te a una cri­sis co­mo la que ate­na­za el sur de Eu­ro­pa.

FAIR­FAX ME­DIA / GETTY

El nue­vo pri­mer mi­nis­tro de Aus­tra­lia, Tony Ab­bott, ha pro­me­ti­do re­du­cir el gas­to pú­bli­co, res­trin­gir el de­re­cho de asi­lo, lu­char con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal, eli­mi­nar el im­pues­to so­bre las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono y re­du­cir la pre­sión fis­cal so­bre el sec­tor in­dus­trial de ma­te­rias pri­mas, en­tre otras co­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.