El la­be­rin­to del em­pleo

Puig cri­ti­ca el mo­de­lo de cre­ci­mien­to de los años 1980-2010 y su de­pen­den­cia del tu­ris­mo y la cons­truc­ción

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Ra­mon Ay­me­rich

LA SOR­TI­DA DEL LA­BE­RINT

Mi­quel Puig

Edi­cions 62. Bar­ce­lo­na, 2013 254 pá­gi­nas Pre­cio: 19,50 eu­ros

Si a al­guien le pre­gun­ta­ran qué di­fe­ren­cia las cri­sis de la eco­no­mía es­pa­ño­la a las de los paí­ses ve­ci­nos, la res­pues­ta se­ría ob­via: el pa­ro. El des­em­pleo en Es­pa­ña ron­da el 25% (más del 30% en las co­mu­ni­da­des del sur), su­pera con fre­cuen­cia la co­ta del 20% y no ba­ja del 10% en los años de bo­nan­za. For­ma par­te de nues­tro pai­sa­je ha­bi­tual y se tra­ta de una bru­tal ano­ma­lía que ha­ce du­dar de la ca­pa­ci­dad es­pa­ño­la pa­ra ho­mo­lo­gar­se con otras eco­no­mías del eu­ro.

Vis­to más de cer­ca, el pro­ble­ma no es que la eco­no­mía es­pa­ño­la no cree em­pleo cuan­do las co­sas van bien. Lo ha­ce: más de 4 mi­llo­nes en­tre el 2002 y 2007. El pro­ble­ma es que ca­si to­do ese em­pleo es de ba­ja ca­li­dad y lo ab­sor­be ma­yo­ri­ta­ria­men­te la in­mi­gra­ción, que se ac­ti­va en los pe­rio­dos de ex­pan­sión. Eso sí. Des­apa­re­ce tan rá­pi­do co­mo ha lle­ga­do. Y lo que es peor, no re­du­ce el pa­ro exis­ten­te (de 1,9 a 1,8 mi­llo­nes de pa­ra­dos en­tre el 2002 y 2007). Es de­cir, hay un abis­mo in­sal­va­ble en­tre las ex­pec­ta­ti­vas y lo que la eco­no­mía da de sí. Es así co­mo los hi­jos de la cla­se me­dia, for­ma­dos pa­ra em­pleos más ca­li­fi­ca­dos, se ven obli­ga­dos a acep­tar tra­ba­jos por de­ba­jo de su ca­li­fi­ca­ción, a emi­grar o a se­guir en ca­sa....

Ese es, a tra­zo grue­so, el pun­to de par­ti­da del li­bro de Mi­quel Puig, que in­da­ga en los ma­les de la eco­no­mía es­pa­ño­la (y ca­ta­la­na). El au­tor en­cuen­tra las cau­sas de esa ano­ma­lía en el mo­de­lo de cre­ci­mien­to es­pa­ñol del pe­rio­do 1980-2010, en el que la cons­truc­ción y el tu­ris­mo de ma­sas han mo­no­po­li­za­do el cre­ci­mien­to y des­pla­za­do (de las prio­ri­da­des po­lí­ti­cas, del cré­di­to ban­ca­rio, del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo) otras ac­ti­vi­da­des que, co­mo la in­dus­tria, crean me­jo­res em­pleos e in­cre­men­tan la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Mi­quel Puig lla­ma al pri­me­ro cre­ci­mien­to ex­ten­si­vo: ha­cer más de lo mis­mo con más gen­te. En con­tra­po­si­ción al mo­de­lo in­ten­si­vo: ha­cer las co­sas me­jor. Ale­ma­nia se­ría el ejem­plo de ese se­gun­do mo­de­lo. Fo­ca­li­za­do en la in­dus­tria, de cre­ci­mien­to más len­to pe­ro es­ta­ble, ca­paz de crear em­pleo de ca­li­dad y so­cial­men­te cohe­sio­na­do. El cre­ci­mien­to ex­ten­si­vo ha flo­re­ci­do en los paí­ses del sur, aun­que nin­guno en la me-

Es en la in­dus­tria, ase­gu­ra el au­tor, don­de es­tá el em­pleo que no se des­va­ne­ce cuan­do so­pla la cri­sis Ca­ta­lun­ya, país de vo­ca­ción ger­má­ni­ca, ha­bría de­ja­do la rec­ta vía pa­ra echar­se en bra­zos del di­ne­ro fá­cil

di­da que lo ha he­cho en Es­pa­ña.

Puig no re­pro­cha a los em­pre­sa­rios que ha­yan ele­gi­do la se­gun­da vía. Da­dos a es­co­ger, ra­zo­na, siem­pre op­ta­rán por el ca­mino más fá­cil y me­nos arries­ga­do. “Re­pro­du­cir la ac­ti­vi­dad es siem­pre me­nos exi­gen­te que el cam­bio con­ti­nuo del mo­de­lo in­ten­si­vo”. Me­jor cons­truir ho­te­les, pues, que desa­rro­llar tec­no­lo­gía.

El pro­ble­ma es lo que vie­ne des­pués: una so­cie­dad al­go más me­dio­cre, me­nos cohe­sio­na­da, con me­nos opor­tu­ni­da­des pa­ra su po­bla­ción… ¿Por qué se per­sis­te en esa vía? Por­que man­da la agen­da de las fi­nan­zas, la cons­truc­ción, las gran­des em­pre­sas re­gu­la­das. No la de la in­dus­tria.

¿Hay es­ca­pa­to­ria a la mal­di­ción? Sí. El País Vas­co ha re­du­ci­do sen­si­ble­men­te el pa­ro en ese pe­rio­do. Gra­cias al con­cier­to fis­cal, pen­sa­rán. Pro­ba­ble­men­te. Pe­ro gra­cias tam­bién a una agen­da in­dus­trial, di­ce Puig.

Ca­ta­lun­ya, por el con­tra­rio, país de vo­ca­ción ger­má­ni­ca, ha­bría aban­do­na­do la rec­ta vía pa­ra, tras la cri­sis de los 80, en­tre­gar­se al tu­ris­mo de ma­sas y la cons­truc­ción. To­do ello a un pre­cio. Ca­ta­lun­ya ha­bría de­ja­do de ser la so­cie­dad cohe­sio­na­da que fue. La de­mó­gra­fa An­na Ca­brá, de la que Puig echa mano, acu­ñó en su día el tér­mino “mo­de­lo ca­ta­lán de re­pro­duc­ción” pa­ra des­cri­bir ese en­gra­na­je. Ba­jas ta­sas de fer­ti­li­dad pa­ra in­ver­tir en edu­ca­ción; as­cen­sor so­cial en pleno fun­cio­na­mien­to y una bur­gue­sía que in­ver­tía en la in­dus­tria… Eso es lo que se ha per­di­do. Y lo que Puig re­cla­ma que se re­cu­pe­re.

JOR­DI RI­BOT

Co­la de in­mi­gran­tes pa­ra re­no­var­se la tar­je­ta de in­mi­gra­ción en Gi­ro­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.