EL OL­VI­DO DEL SEC­TOR GA­NA­DE­RO

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - Al­bert Jua­no­la Pre­si­den­te de Aso­pro­vac

Si afir­ma­mos que la re­for­ma de la po­lí­ti­ca agra­ria co­mún (PAC) no ha te­ni­do en ab­so­lu­to en cuen­ta al sec­tor ga­na­de­ro, es­ta­mos po­nien­do de ma­ni­fies­to una reali­dad en la que to­dos aque­llos que tie­nen co­no­ci­mien­to del asun­to re­co­no­cen abier­ta­men­te.

En efec­to, la­men­ta­ble­men­te, la PAC fi­nal­men­te apro­ba­da pro­fun­di­za en uno de los pro­ble­mas que pu­so de ma­ni­fies­to la an­te­rior re­for­ma y que bá­si­ca­men­te se pue­de re­su­mir en un te­mor atroz por par­te de los res­pon­sa­bles de Bru­se­las en ex­po­ner que la PAC sir­ve –o de­be­ría de ser­vir– pa­ra man­te­ner un sec­tor ca­paz de pro­du­cir ali­men­tos pa­ra la so­cie­dad. Es­te sec­tor pro­duc­ti­vo, sin un ni­vel de apo­yo ade­cua­do, di­fí­cil­men­te po­dría man­te­ner su ac­ti­vi­dad y, por lo tan­to, se pon­dría en pe­li­gro el abas­te­ci­mien­to ali­men­ta­rio tal co­mo lo co­no­ce­mos.

Des­gra­cia­da­men­te, a pe­sar del men­sa­je po­lí­ti­co pa­ra la ga­le­ría en el que se ex­po­ne la ne­ce­si­dad de in­cre­men­tar la pro­duc­ción de ali­men­tos pa­ra una po­bla­ción mun­dial cre­cien­te, la res­pues­ta de Eu­ro­pa es cla­ra­men­te re­gre­si­va y se ha vis­to re­fle­ja­da en la dis­mi­nu­ción del pre­su­pues­to co­mu­ni­ta­rio pa­ra la PAC.

CA­REN­CIAS GRA­VES

En un ejer­ci­cio de per­ma­nen­te jus­ti­fi­ca­ción y es­cu­dán­do­se en la su­pues­ta de­man­da del ciu­da­dano eu­ro­peo, se ha apro­ba­do una PAC agrí­co­la que, le­jos de apos­tar por la pro­duc­ción, pri­ma al pro­pie­ta­rio de la tie­rra so­bre el que efec­ti­va­men­te ejer­ce una ac­ti­vi­dad ge­ne­ra­do­ra de ali­men­tos. Y co­mo guin­da, la nue­va PAC se ha ol­vi­da­do ab­so­lu­ta­men­te de la ga­na­de­ría, un he­cho que nos he­mos can­sa­do de pro­cla­mar en los úl­ti­mos me­ses y que ac­tual­men­te to­do el mun­do re­co­no­ce co­mo una reali­dad.

Di­cho es­to, tras lo apro­ba­do en Bru­se­las, aho­ra se abre una ne­go­cia­ción in­ter­na si ca­be más di­fí­cil que la co­mu­ni­ta­ria, por su apli­ca­ción en un país tan com­ple­jo co­mo Es­pa­ña. Es­ta com­ple­ji­dad es tan­to a ni­vel pro­duc­ti­vo, con una enor­me va­ria­bi­li­dad de cul­ti­vos, geo­grá­fi­ca, et­cé­te­ra, co­mo, muy es­pe­cial­men­te, ad­mi­nis­tra­ti­vo, con 17 co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, en mu­chas oca­sio­nes con in­tere­ses con­tra­pues­tos.

Sin em­bar­go, hay dos cues­tio- nes en lo que se han pues­to de acuer­do rá­pi­da­men­te to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas: en pri­mer lu­gar, el man­te­ni­mien­to a to­da cos­ta y por en­ci­ma de cual­quier otra con­si­de­ra­ción del di­ne­ro que vie­nen per­ci­bien­do o al me­nos la par­te pro­por­cio­nal del pre­su­pues­to que fi­nal­men­te se asig­ne a Es­pa­ña y, en se­gun­do lu­gar, que no exis­tan tras­va­ses sig­ni­fi­ca­ti­vos en­tre sec­to­res.

Es­ta ac­tua­ción, que pa­re­ce fá­cil so­bre el pa­pel, es de una enor­me di­fi­cul­tad a la ho­ra de la ver­dad y va a pre­ci­sar de la adop­ción de un mo­de­lo con más de 40 co­mar­cas o zo­nas de pa­go si­mi­la­res. Es­te mo­de­lo pro­pues­to, com­ple­jí­si­mo en su con­cep­ción y desa­rro­llo, to­da­vía pue­de ser­lo más cuan­do se apli­que, ya que las com­pe­ten­cias de su ges­tión re­cae­rán en las au­to­no­mías.

La nue­va PAC pri­ma al pro­pie­ta­rio de la tie­rra en lu­gar de al pro­fe­sio­nal que ejer­ce la ac­ti­vi­dad Con la re­for­ma se pa­sa a apli­car en to­da Eu­ro­pa el mo­de­lo vigente en Ale­ma­nia

Sin em­bar­go, es esen­cial que tan­to co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas co­mo Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra se pon­gan de acuer­do en la de­fi­ni­ción del mo­de­lo, que ya se sa­be que ten­drá en cuen­ta pa­rá­me­tros co­mo las co­mar­cas, el ni­vel de con­ver­gen­cia a va­lo­res me­dios por hec­tá­rea o la in­ten­si­dad de la ayu­da per­ci­bi­da. Só­lo me­dian­te una apli­ca­ción cohe­ren­te del mis­mo se po­drá pa­liar el des­tro­zo in­di­vi­dual sec­to­rial y te­rri­to­rial que po­dría oca­sio­nar la apli­ca­ción tal cual de la re­for­ma di­se­ña­da ori­gi­na­ria­men­te por las men­tes pen­san­tes de Bru­se­las.

Y, por cier­to, pa­ra quien ten­ga al­gu­na du­da de quién es quién en Eu­ro­pa, con­vie­ne re­cor­dar que el mo­de­lo de PAC apro­ba­do re­cien­te­men­te en Bru­se­las es el que Ale­ma­nia lle­va apli­can­do en su te­rri­to­rio des­de el año 2005 y que a no­so­tros nos va a obli­gar a cua­drar un tre­men­do rom­pe­ca­be­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.