Dax ale­mán, de ré­cord en ré­cord

Na­die es­pe­ra gran­des cam­bios en el Bun­des­tag: la ren­ta fi­ja ha de­ja­do de ser el me­jor re­fu­gio

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

Si un día de es­tos se acer­ca a su ase­sor fi­nan­cie­ro y le lan­za un par de pre­gun­tas acer­ca de in­ver­tir en Ale­ma­nia, en­ton­ces ad­ver­ti­rá có­mo ha cam­bia­do la his­to­ria:

–Si quie­re dor­mir tran­qui­lo, co­lo­que sus aho­rros en la ren­ta fi­ja ale­ma­na–, res­pon­día ese mis­mo ase­sor ha­ce ape­nas un par de años. ¿Y aho­ra? Pues le di­rán exac­ta­men­te to­do lo con­tra­rio:

–Hoy por hoy, no hay na­da co­mo la ren­ta va­ria­ble, el Dax de Frank­furt.

¿Y eso? Tan sen­ci­llo y tan glo­bal co­mo el pro­pio de­ve­nir de los acon­te­ci­mien­tos fi­nan­cie­ros. El es­ce­na­rio se ha in­ver­ti­do, y to­da la se­gu­ri­dad que an­tes brin­da­ba la ren­ta fi­ja ale­ma­na –un va­lor re­fu­gio, una ca­ja fuer­te, co­mo la ca­li­fi­ca­ban al­gu­nos–, aho­ra va en su con­tra: por su­pues­to, los bo­nos ale­ma­nes si­guen sien­do un va­lor se­gu­ro. Sin em­bar­go, aho­ra rin­den unos be­ne­fi­cios mi­núscu­los, siem­pre in­fe­rio­res a la in­fla­ción y en al­gu­nos mo­men­tos in­clu­so ne­ga­ti­vos, mien­tras que en el úl­ti­mo año –si­guien­do la ten­den­cia que se ha­bía abier­to en el se­gun­do se­mes­tre del 2012– su ren­ta va­ria­ble, el Dax de Frank­furt, va ti­ra que ti­ra, su­man­do ré­cords his­tó­ri­cos y de­mos­tran­do que la ma­cro­eco­no­mía eu­ro­pea, con Ale­ma­nia co­mo mo­tor de re­fe­ren­cia, es­tá re­cu­pe­ran­do la sa­lud.

Mu­chos di­rán que va­le, que es cier­to, pe­ro que hoy hay elec­cio­nes ge­ne­ra­les en Ale­ma­nia. Sin em­bar­go, los ex­per­tos no ven obs­tácu­los en el ho­ri­zon­te: la po­si­bi­li­dad de un sor­pas­so al Go­bierno de coa­li­ción de Mer­kel es me­nor, muy me­nor, y eso su­po­ne que la po­lí­ti­ca fi­nan­cie­ra del país va a ser la mis­ma. Es de­cir, que su mer­ca­do bur­sá­til no tie­ne por qué caer­se, ni mu­cho me­nos...

“El es­ce­na­rio que los in­ver­so­res eu­ro­peos es­tán va­lo­ran­do es el de la con­ti­nui­dad en la ac­tual po­lí­ti­ca en Ale­ma­nia –apun­ta Ro­sa Du­ce, eco­no­mis­ta je­fe del Cen­tro de In­ver­sio­nes de Deuts­che Bank–. Nues­tra vi­sión del mer­ca­do ger­mano se man­tie­ne po­si­ti­va. In­clu­so pre­ve­mos una subida has­ta los 9.000 pun­tos (hoy an­da cer­ca de los 8.700) de ca­ra a fi­nal de año”.

“Pe­se a que su ín­di­ce se en­cuen­tre en má­xi­mos his­tó­ri­cos, la bol­sa ale­ma­na es una de las gran­des op­cio­nes fi­nan­cie­ras den­tro de la UE”, le co­rro­bo­ra Vic­to­ria To­rre, res­pon­sa­ble de aná­li­sis de Self Bank.

“Hay una con­fian­za muy fuer­te en las em­pre­sas ale­ma­nas –con­clu­ye Jo­sé Ma­ría Lu­na, di­rec­tor de aná­li­sis y es­tra­te­gia de Pro­fim–. Son la lo­co­mo­to­ra eco­nó­mi­ca eu­ro­pea”.

Na­da co­mo la es­ta­bi­li­dad pa­ra

Nin­gu­na bol­sa es­tá ca­ra y la ale­ma­na tam­po­co; su re­co­rri­do va a ser muy am­plio, va­ti­ci­nan los ex­per­tos

que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros se sien­tan se­gu­ros –ya se sa­be que ese con­cep­to, el del mer­ca­do fi­nan­cie­ro, es un eu­fe­mis­mo: aquí en­tran los bró­kers, los clús­ters y los es­pe­cu­la­do­res–. Y aho­ra mis­mo, cuan­do los bro­tes ver­des apa­re­cen por do­quier y se em­pie­za a ha­blar de cre­ci­mien­to en la UE, el fu­tu­ro pin­ta me­jor.

El con­sen­so de ana­lis­tas de Bloom­berg se ha pues­to de acuer­do en un da­to: pre­vé un cre­ci­mien­to del 33,57% en el be­ne­fi­cio por ac­ción (PER) de las em­pre­sas ale­ma­nas del Dax en los pró­xi­mos do­ce me­ses. “Es cier­to que la bol­sa ale­ma­na se en­cuen­tra en má­xi­mos his­tó­ri­cos, y que ese da­to, por sí mis­mo, de­be­ría sus­cep­ti- bi­li­zar al in­ver­sor –di­ce To­rre–. Pe­ro la nue­va tem­po­ra­da de re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les (se abre en oc­tu­bre) pon­drá ca­da va­lor en su pre­cio real. Y así se de­mos­tra­rá que el PER de las em­pre­sas ale­ma­nas no se en­cuen­tra ele­va­do, y que su mar­gen de cre­ci­mien­to bur­sá­til es muy am­plio”.

Aun así, to­dos los ana­lis­tas pre- fie­ren an­dar­se con pies de plo­mo. ¡Que es­to es la bol­sa! Y que en el ho­ri­zon­te se vis­lum­bran al­gu­nos ele­men­tos per­tur­ba­do­res. Se re­fie­ren a las ne­go­cia­cio­nes por el te­cho de la deu­da en Es­ta­dos Uni­dos, o al re­bro­te de con­flic­tos mi­li­ta­res en el nor­te de Áfri­ca, co­mo en el ca­so de Si­ria.

“Pe­ro por en­ci­ma de to­do, Ale­ma­nia de­be re­sol­ver un asun­to muy com­ple­jo”, di­ce Lu­na. Se re­fie­re a un asun­to que se en­cuen­tra en ma­nos del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ale­mán. Tan pron­to co­mo el Bun­des­tag for­me Go­bierno, es­te ór­gano ten­drá que po­si­cio­nar­se acer­ca de la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la pro­pues­ta que Ma­rio Drag­hi, pre­si­den­te del BCE, ha­bía lan­za­do ha­ce cer­ca de un año: ¿pue­de el BCE uti­li­zar su fon­do pa­ra res­ca­tar a los eu­ro­miem­bros que lo so­li­ci­ten? “Si la pro­pues­ta de Drag­hi se blo­quea, en­ton­ces se com­pli­ca­rá cual­quier in­ter­ven­ción del BCE. Y de ahí, se en­ra­re­ce­ría el cli­ma”.

RALPH OR­LOWS­KI / BLOOM­BERG

El Dax ale­mán vi­ve un mo­men­to par­ti­cu­lar­men­te dul­ce

FUEN­TE: Bloom­berg LA VAN­GUAR­DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.