EN EL MER­CA­DO SE HA EN­CEN­DI­DO LA ME­CHA

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 - Jau­me Puig Di­rec­tor Ge­ne­ral GVC Gaes­co Ges­tión

Es­ta se­ma­na las prin­ci­pa­les bol­sas eu­ro­peas, in­clui­do el Ibex 35, han al­can­za­do los ni­ve­les má­xi­mos del año con una re­va­lo­ri­za­ción de do­ble dí­gi­to. To­do in­ver­sor que ha­ya in­ver­ti­do en bol­sa en cual­quier mo­men­to de los úl­ti­mos dos años es­tá ob­te­nien­do una ren­ta­bi­li­dad po­si­ti­va. Mi pen­sa­mien­to rá­pi­da­men­te se re­tro­trae has­ta agos­to del 2011, ha­ce dos años, un mes en el que se re­gis­tra­ron unas caí­das bur­sá­ti­les muy im­por­tan­tes sin nin­gún ar­gu­men­to eco­nó­mi­co fi­nan­cie­ro que las jus­ti­fi­ca­ra.

Ni vis­to des­de en­ton­ces ni des­de la pers­pec­ti­va ac­tual esa caí­da tu­vo una ex­pli­ca­ción cohe­ren­te más allá de los es­ta­dos se­mi­hip­nó­ti­cos pro­pios de los mo­vi­mien­tos gre­ga­rios de las ma­sas de in­ver­so­res. Pe­ro ocu­rrió. Mu­chos in­ver­so­res en aquel mo­men­to, pre­sos del pá­ni­co, se re­fu­gia­ron en el oro. Los que op­ta­ron por la se­gu­ri­dad del oro en aquel mo­men­to han per­di­do un 28% de su ca­pi­tal des­de en­ton­ces, mien­tras que los que apro­ve­cha­ron ese mo­men­to pa­ra com­prar una bol­sa de­ci­di­da­men­te ba­ra­ta han ob­te­ni­do una re­va­lo­ri­za­ción de un mon­to pa­re­ci­do pe­ro… de signo po­si­ti­vo. Mal com­pa­ñe­ro el pá­ni­co, nu­bla la ra­zón.

Bien es­tá re­cu­rrir a la his­to­ria eco­nó­mi­ca, que no de­be­ría ser ol­vi­da­da con tan­ta fa­ci­li­dad, pe­ro de to­das for­mas lo que in­tere­sa a los in­ver­so­res es el fu­tu­ro. ¿Qué ha­cer tras es­tas subidas? Aque­llos in­ver­so­res que ten­gan ya po­si­cio­nes in­ver­ti­das de­be­rían man­te­ner­las, mien­tras que los que es­tén fue­ra del mer­ca­do de­be­rían com­prar. Las bol­sas de la zo­na eu­ro si­guen si­tua­das en­tre las más ba­ra­tas del mun­do, se mi­re el múl­ti­plo de va­lo­ra­ción que se mi­re. Exis­ten des­cuen­tos fun­da­men­ta­les en mu­chas bol­sas a lo lar­go del pla­ne­ta, pe­ro en po­cas de ellas los des­cuen­tos al­can­zan la mag­ni­tud de las de la zo­na eu­ro.

Es­ta si­tua­ción ya era así ha­ce unos me­ses, lue­go ¿qué ha cam­bia­do pa­ra que de re­pen­te los in­ver­so­res se cen­tren aho­ra en las eu­ro­peas? Los da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos pu­bli­ca­dos han si­do po­si­ti­vos de una for­ma ge­ne­ra­li­za­da. Han per­mi­ti­do man­te­ner las te­sis de cre­ci­mien­to en zo­nas co­mo EE.UU. o Ja­pón y ale­jar los te­mo­res de des­ace­le­ra­ción de Chi­na, aun­que la gran sor­pre­sa po­si­ti­va del ve­rano ha si­do la zo­na eu­ro, la ove­ja ne­gra del cre­ci­mien­to mun­dial.

Los da­tos no só­lo han si­do me­jo­res de los es­pe­ra­dos en el con­jun­to de la zo­na eu­ro, sino que ade­más lo han si­do de una for­ma muy trans­ver­sal, tan­to geo­grá­fi­ca­men­te co­mo des­de la óp­ti­ca de los di­fe­ren­tes com­po­nen­tes del PIB, que han re­gis­tra­do me­jo­ras ho­mo­gé­neas. Es­to ha ac­tua­do co­mo de­to­nan­te pa­ra los mer­ca­dos. La pól­vo­ra del ca­ñón ya es­ta­ba allí bien pues­ta, lo úni­co que ha pa­sa­do aho­ra es que se ha en­cen­di­do la me­cha. De re­pen­te la in­ver­sión en las bol­sas de la zo­na eu­ro ha pa­sa­do a ser la gran te­sis de in­ver­sión de mu­chos in­ver­so­res a es­ca­la glo­bal. Más va­le tar­de que nun­ca.

¿Y el Ibex 35? Tie­ne gran­des des­cuen­tos fun­da­men­ta­les com­pa­ra­bles a los del res­to de la zo­na eu­ro, que se co­rri­gen a me­di­da que dis­mi­nu­ye la pri­ma de ries­go. Se pue­de re­co­men­dar Ibex 35 en la mis­ma me­di­da que Eu­ros­toxx 50. Só­lo hay una ex­cep­ción, no com­pre aque­llos ban­cos cu­yo ne­go­cio ma­yo­ri­ta­rio es­té cen­tra­do en Es­pa­ña. Sus co­ti­za­cio­nes re­gis­tran unas vo­la­ti­li­da­des muy ele­va­das, pro­pias de em­pre­sas es­pe­cu­la­ti­vas.

No es de ex­tra­ñar, da­do que es muy com­ple­jo de­ter­mi­nar el va­lor de es­tos ban­cos da­das las gran­des in­cer­ti­dum­bres a que se en­fren­tan. ¿Qué pa­sa­rá con la va­lo­ra­ción con­ta­ble de sus cré­di­tos fis­ca­les?, ¿có­mo les afec­ta­rá la nue­va nor­ma­ti­va de los cré­di­tos re­fi­nan­cia­dos?, ¿qué pér­di­das con­ta­bles de­be­rían re­gis­trar si sus ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios tu­vie­ran que con­ta­bi­li­zar­se al mis­mo pre­cio al que los ban­cos na­cio­na­li­za­dos han ven­di­do los su­yos al Sa­reb?, ¿has­ta dón­de re­pun­ta­rá la mo­ro­si­dad de las hi­po­te­cas de las fa­mi­lias, el gran ta­bú, que ha su­pe­ra­do por pri­me­ra vez el 5%?, ¿y las cláu­su­las sue­lo?, ¿y los cré­di­tos a ener­gías re­no­va­bles?, ¿es­ta­rán sa­nea­dos en ve­rano del

Las bol­sas de la zo­na eu­ro si­guen en­tre las más ba­ra­tas del mun­do, en cual­quier múl­ti­plo de va­lo­ra­ción

2014 an­tes de que el BCE asu­ma la su­per­vi­sión?, ¿có­mo com­pen­sa­rán los ba­jos már­ge­nes de su car­te­ra hi­po­te­ca­ria?, ¿se­rán su­fi­cien­tes los po­de­ro­sos me­ca­nis­mos de ayu­da pues­tos a su dis­po­si­ción, co­mo la li­qui­dez su­mi­nis­tra­da por el BCE que les ha po­si­bi­li­ta­do la ob­ten­ción de plus­va­lías con la deu­da pú­bli­ca? Se po­dría ar­gu­men­tar que es­to es­tá ya en el pre­cio. Pue­de que sí o pue­de que no. ¿Pa­ra qué arries­gar­se en un en­torno de bol­sas ba­ra­tas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.