La luz, me­jor na­tu­ral

La ra­dia­ción so­lar no só­lo re­du­ce el con­su­mo en ilu­mi­na­ción sino que ade­más con­lle­va múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez lo­re­na.fa­rras@gmail.com

Se cal­cu­la que pa­sa­mos el 90% del tiem­po en es­pa­cios in­te­rio­res, ya sea en ca­sa o en la ofi­ci­na, y en mu­chos de ellos no abun­da la luz na­tu­ral, una cir­cuns­tan­cia que no só­lo nos obli­ga a dar­le al in­te­rrup­tor pa­ra ha­cer uso de luz ar­ti­fi­cial sino que ade­más es per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud. Y es que la luz na­tu­ral in­flu­ye en la sen­sa­ción de con­fort de las per­so­nas y en su hu­mor y es­ta­do de áni­mo. Por otro la­do, la ra­dia­ción so­lar es tam­bién ca­paz de ma­tar bac­te­rias y pa­rá­si­tos, in­clu­so a tra­vés de los cris­ta­les de las ven­ta­nas.

Un es­tu­dio re­cien­te so­bre los efec­tos no vi­sua­les de la luz na­tu­ral y la luz ar­ti­fi­cial en edi­fi­cios re­si­den­cia­les ( Day­ligh­ting, ar­ti­fi­cial ligh­ting and non-vi­sual ef­fects study for re­si­den­tial buil­dings) ha re­ve­la­do que al­go tan sim­ple co­mo ins­ta­lar nue­vas ven­ta­nas y aña­dir luz na­tu­ral a un ho­gar pue­de te­ner efec­tos po­si­ti­vos en el re­loj bio­ló­gi­co de los ha­bi­tan­tes de la ca­sa y en su sa­lud en ge­ne­ral.

En di­cho es­tu­dio, de la em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en ven­ta­nas y com­ple­men­tos Ve­lux, se han in­ves­ti­ga­do las se­cue­las que se pro­du­je­ron en la vi­da real de una fa­mi­lia de cua­tro miem­bros tras re­no­var su ca­sa ins­ta­lan­do ocho ven­ta­nas de te­ja­do. El re­sul­ta­do es que los efec­tos po­si­ti­vos so­bre la ca­li­dad del sue­ño y el bie­nes­tar de la fa­mi­lia se in­cre­men­ta­ron un 55%. Una mues­tra con­cre­ta: se ha ob­ser­va­do que una for­ma pa­ra me­jo­rar el ci­clo de sue­ño y evi­tar el in­som­nio es ase­gu­rar­se de re­ci­bir una gran can­ti­dad de luz na­tu­ral du­ran­te el día y dor­mir en com­ple­ta os­cu­ri­dad por la no­che.

El mo­do más ha­bi­tual de au­men­tar la en­tra­da de luz na­tu­ral en una vi­vien­da es “aña­dien­do su­per­fi­cie acris­ta­la­da”, in­di- ca Bea­triz Ce­la­di­lla, ar­qui­tec­ta de Ve­lux. Pa­ra Ce­la­di­lla, la me­jor apues­ta son las ven­ta­nas ubi­ca­das en el te­ja­do, por las que “en­tra ca­si el do­ble de luz que a tra­vés de una ven­ta­na tra­di­cio­nal de fa­cha­da del mis­mo ta­ma­ño”.

Pe­ro con­se­guir más luz na­tu­ral se em­pie­za con el pro­pio di­se­ño de la cons­truc­ción, es­pe­cial­men­te con la orien­ta­ción de la vi­vien­da. Si es po­si­ble, es re­co­men­da­ble cons­truir las vi­vien­das con la fa­cha­da prin­ci­pal mi­ran­do ha­cia el sur con el ob­je­ti­vo de apro­ve­char al má­xi­mo las ho­ras de

La luz na­tu­ral in­flu­ye en la sen­sa­ción de con­fort de las per­so­nas y en su hu­mor y es­ta­do de áni­mo

sol del día. Ade­más, es con­ve­nien­te que las es­tan­cias de ma­yor uso –co­mo la sa­la de es­tar, el co­me­dor o la co­ci­na– es­tén ubi­ca­das en es­te la­do de la ca­sa. Ló­gi­ca­men­te, las ma­yo­res ven­ta­nas tam­bién de­ben es­tar ubi­ca­das en las es­tan­cias don­de se ha­ce más vi­da. Por otro la­do, no hay que me­nos­pre­ciar el efec­to de los co­lo­res de la pin­tu­ra de pa­re­des y te­chos: cuan­to más cla­ros, ma­yor sen­sa­ción de luz.

La ar­qui­tec­ta de Ve­lux la­men­ta que “no se dé a la luz na­tu­ral la im­por­tan­cia que real­men­te tie­ne pa­ra la sa­lud de las per­so­nas”. Por es­te mo­ti­vo aplau­de que se es­té ela­bo­ran­do un bo­rra­dor a es­ca­la eu­ro­pea que va a re­gu­lar la can­ti­dad de luz na­tu­ral que de­be en­trar en los edi­fi­cios re­si­den­cia­les. En la ac­tua­li­dad, ex­pli­ca Ce­la­di­lla, en Es­pa­ña la nor­ma­ti­va só­lo obli­ga a que apro­xi­ma­da­men­te un 10% de la su­per­fi­cie to­tal de una vi­vien­da sean ven­ta­nas, pe­ro ello no con­lle­va que en­tre la su­fi­cien­te luz por es­tas ven­ta­nas.

GETTY IMA­GES

Las ven­ta­nas son la prin­ci­pal en­tra­da de luz na­tu­ral en las vi­vien­das

LA­BO­RA­TO­RIO NA­CIO­NAL LAW­REN­CE BER­KE­LEY

El nue­vo vi­drio, en los mo­dos os­cu­ro y trans­pa­ren­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.