VEN­TA­NAS IN­TE­LI­GEN­TES

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO -

Más su­per­fi­cie de ven­ta­nas equi­va­le a ma­yor en­tra­da de luz, pe­ro tam­bién de ca­lor si no se pro­te­gen las ven­ta­nas con tol­dos, vo­la­di­zos o per­sia­nas. Y aun­que ello es de agra­de­cer en in­vierno, en ve­rano re­sul­ta un pro­ble­ma. En es­te sen­ti­do, en el mer­ca­do exis­te lo que se co­no­ce co­mo ven­ta­nas in­te­li­gen­tes, que son ca­pa­ces de ha­cer­se opa­cas o trans­pa­ren­tes y así im­pe­dir o per­mi­tir la en­tra­da de luz y de ca­lor. Sin em­bar­go, las ac­tua­les ven­ta­nas in­te­li­gen­tes to­da­vía no son ca­pa­ces de re­gu­lar la can­ti­dad de luz y de ca­lor que de­jan en­trar de un mo­do in­de­pen­dien­te. Pe­ro es­te to­da­vía po­dría des­apa­re­cer pron­to gra­cias a un nue­vo vi­drio in­te­li­gen­te crea­do por el La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal Law­ren­ce Ber­ke­ley, de Es­ta­dos Uni­dos, con la co­la­bo­ra­ción del Ins­ti­tut de Cièn­cia de Ma­te­rials de Bar­ce­lo­na (Ic­mab).

El nue­vo ma­te­rial, fru­to de una in­ves­ti­ga­ción que ha du­ra­do dos años y me­dio, es ca­paz de blo­quear la ra­dia­ción in­fra­rro­ja –el ca­lor– in­de­pen­dien­te­men­te de la ra­dia­ción vi­si­ble –la luz so­lar–. Es de­cir, es ca­paz de adop­tar tres es­ta­dos: lu­mi­no­so, por lo que per­ma­ne­ce com­ple­ta­men­te trans­pa­ren­te a la luz so­lar y al ca­lor; fres­co, blo­quean­do el ca­lor, pe­ro de­jan­do pa­sar la luz vi­si­ble, y os­cu­ro, im­pi­dien­do el pa­so tan­to del ca­lor co­mo de la luz.

Por ejem­plo, en in­vierno se po­dría usar el mo­do lu­mi­no­so pa­ra de­jar pe­ne­trar en el ho­gar la luz del sol y tam­bién su ca­lor, mien­tras que en ve­rano se op­ta­ría por el mo­do fres­co pa­ra así de­jar que el sol ilu­mi­ne una es­tan­cia pe­ro evi­tan­do el ca­lor aso­cia­do con los ra­yos so­la­res. Y, fi­nal­men­te, el mo­do os­cu­ro po­dría em­plear­se pa­ra los días muy so­lea­dos o pa­ra aque­llos mo­men­tos en los que no in­tere­sa que pe­ne­tre tan­ta luz en ca­sa.

El cam­bio de un mo­do a otro se con­si­gue pul­san­do tan só­lo un in­te­rrup­tor con el que se apli­ca­ría so­bre el vi­drio un pe­que­ño vol­ta­je, en un ran­go de 2,5 vol­tios. Una vez con­se­gui­do el cam­bio óp­ti­co, el cris­tal ya no con­su­me más ener­gía.

Se­gún los res­pon­sa­bles de la in­ves­ti­ga­ción, el vi­drio ob­je­to de es­tu­dio es ca­paz de ab­sor­ber has­ta el 50% del ca­lor que pe­ne­tra por una ven­ta­na y el 70% de la luz so­lar. Gra­cias a ello se po­dría re­du­cir no­ta­ble­men­te el gas­to ener­gé­ti­co tan­to en ilu­mi­na­ción co­mo en cli­ma­ti­za­ción, dos par­ti­das que su­ma­das re­pre­sen­tan el 53% del con­su­mo ener­gé­ti­co de un ho­gar pro­me­dio en Es­pa­ña.

Sin em­bar­go, to­da­vía tie­ne que pa­sar un tiem­po has­ta que se pue­da ins­ta­lar un vi­drio de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en una ven­ta­na de la ca­sa, ya que se es­ti­ma que el nue­vo ma­te­rial em­pe­za­rá a co­mer­cia­li­zar­se a lo lar­go del año 2017, cuan­do se ha­ya en­con­tra­do la ma­ne­ra de me­jo­rar el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción pa­ra así aba­ra­tar su cos­to. Pa­ra en­ton­ces, la pre­vi­sión es que su cos­to sea en­tre un 10% y un 15% su­pe­rior al de una ven­ta­na es­tán­dar, y la co­sa pro­me­te por­que ya hay va­rias em­pre­sas in­tere­sa­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.