An­ge­la Mer­kel ga­na la ba­ta­lla eu­ro­pea

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

An­ge­la Mer­kel ha ba­ti­do se­gu­ra­men­te es­tos años to­dos los ré­cords Guin­ness de im­pro­pe­rios re­ci­bi­dos en una Eu­ro­pa do­mi­na­da por el des­con­cier­to y el te­mor. Su re­ce­ta, “una me­di­ci­na amar­ga”, re­gi­da por los prin­ci­pios de aus­te­ri­dad, re­for­mas es­truc­tu­ra­les y me­jo­ra de la com­pe­ti­ti­vi­dad le­van­ta­ban olea­das de fu­ror. Aho­ra, esa mis­ma Eu­ro­pa se rin­de an­te el avan­ce lo­gra­do en Ale­ma­nia y que em­pie­za a ex­ten­der­se al con­jun­to de una zo­na eu­ro ya en cre­ci­mien­to. Su vic­to­ria en Eu­ro­pa ¡re­pre­sen­ta un pri­mer pa­so. El si­guien- te po­dría ser más pro­me­te­dor.

Una se­ñal del cam­bio pro­du­ci­do se per­ci­be en la City lon­di­nen­se, que siem­pre se ha te­ni­do co­mo el ki­ló­me­tro ce­ro de la eco­no­mía, con la es­ta­tua de Key­nes en el cen­tro. Pues bien, la re­vis­ta de cul­to The Eco­no­mist ha te­ni­do que rec­ti­fi­car y mos­trar­le su apo­yo. “No­so­tros pen­sa­mos que la se­ño­ra Mer­kel es la per­so­na ade­cua­da pa­ra li­de­rar Ale­ma­nia y, por tan­to, Eu­ro­pa”, es­cri­be.

Sus lo­gros in­ter­nos son cla­ros: el pa­ro ha caí­do al 5,3%. En­tre el 2009 y 20013, Ale­ma­nia ha crea­do 200.000 em­pleos. La Co­mi­sión Eu­ro­pea pre­vé un cre­ci­mien- to del 0,4% es­te año y del 1,8% en el 2014. A esos lo­gros con­tri­bu­yó el ex­can­ci­ller Ger­hard Schrö­der, del PSD, con la Agen­da 2010.

Pe­ro si a Ale­ma­nia se le con­ce­de un es­ta­tu­to di­fe­ren­cial, lo im­por­tan­te es que su es­ti­lo se va ex­ten­dien­do en una Eu­ro­pa que no as­pi­ra a la uni­fi­ca­ción.

Se­gún An­ge­la Mer­kel, “Ale­ma­nia es un mo­tor de cre­ci­mien­to, es po­lo de es­ta­bi­li­dad”. Es el mo­de­lo de cre­ci­mien­to pa­ra el con­jun­to de la zo­na. Has­ta en Por­tu­gal, que ha cre­ci­do un 1% en el se­gun­do tri­mes­tre pe­se a los pro­ble­mas de la deu­da, los eco­no­mis­tas se­ña­lan el cam­bio. Re­cuer­dan que la cri­sis co­men­zó allí ha­ce más de 15 años con la en­tra­da de Chi­na en los mer­ca­dos. A par­tir de aque­llo, Lis­boa ape­nas pu­do es­con­der su fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad, pe­ro des­de el ini­cio de la cri­sis, di­cen, se ha lo­gra­do un gran cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes lle­gan­do a un su­pe­rá­vit del 5%.

Pa­ra el mi­nis­tro de Fi­nan­zas ale­mán, Wolf­gang Schäu­ble, “la eu­ro­zo­na es­tá me­jo­ran­do tan­to

“Lo que se ha ro­to pue­de ser re­pa­ra­do; Eu­ro­pa es hoy el ejem­plo”, di­ce Wolf­gang Schäu­ble

des­de el pun­to de vis­ta cí­cli­co co­mo es­truc­tu­ral”. “En el se­gun­do tri­mes­tre la re­ce­sión en la eu­ro­zo­na lle­gó a su fin”, co­mo re­ve­lan los úl­ti­mos da­tos co­yun­tu­ra­les.

En el Fi­nan­cial Ti­mes, Schäu­ble ha ha­bla­do de las dos lec­cio­nes que ex­traer en es­ta es­pe­cie de mi­la­gro eu­ro­peo in­ci­pien­te. La pri­me­ra es que las re­for­mas to­man su tiem­po en ha­cer efec­to.

La se­gun­da es que “de­be­mos com­ba­tir la ten­den­cia hu­ma­na a ex­tra­po­lar al fu­tu­ro el pre­sen­te. Los sis­te­mas se adap­tan, las caí­das to­can sue­lo, las ten­den­cias cam­bian. En otras pa­la­bras, lo que se ha ro­to pue­de ser re­pa­ra­do. Eu­ro­pa es hoy la prue­ba”.

Pe­ro hay al­go más allá tras el pre­sun­to mer­can­ti­lis­mo ale­mán. Mer­kel tie­ne en men­te un gran pro­yec­to, ex­pli­can en Bru­se­las. Se tra­ta de una gran alian­za con Oba­ma pa­ra lo­grar que EE.UU. y Eu­ro­pa sean la guía de un mun­do glo­ba­li­za­do. Pue­de pa­re­cer re­tó­ri­co, pe­ro al fi­nal es la suer­te de Oc­ci­den­te, y el con­jun­to de sus va­lo­res, lo que es­tá en jue­go. Y se­rá la for­ta­le­za eco­nó­mi­ca la que de­ci­da el li­de­raz­go, no las ar­mas o su po­si­ble uso, co­mo ha com­pro­ba­do la Ca­sa Blan­ca. La in­cli­na­ción del mun­do ha­cia Orien­te no es un fin de eta­pa ga­ran­ti­za­do,

¿Có­mo lo­grar­lo? “A tra­vés del tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio e In­ver­sión en­tre EE.UU. y Eu­ro­pa”, di­ce Pa­blo nZal­ba, vi­ce­pre­si­den­te de Asun­tos Eco­nó­mi­cos y Mo­ne­ta­rios del Par­la­men­to Eu­ro­peo. Ahí es­ta­rá el nue­vo Oc­ci­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.