La opu­len­cia y los fas­tos han vuel­to a Da­vos

Tras una cum­bre de dis­cre­ción en el 2009, las me­ga­fies­tas de la éli­te pron­to vol­vie­ron a la es­ta­ción de es­quí sui­za, se­gún Andy Ro­bin­son

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Un re­por­te­ro en la mon­ta­ña má­gi­ca es el li­bro que aca­ba de pre­sen­tar Andy Ro­bin­son, co­rres­pon­sal iti­ne­ran­te de La Van­guar­dia, en el que re­co­rre la his­to­ria del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Da­vos y de­nun­cia con iro­nía có­mo los plu­tó­cra­tas em­pu­jan al mun­do al abis­mo mien­tras ha­cen alar­de de su opu­len­cia des­de la es­ta­ción al­pi­na.

En los fo­ros ce­le­bra­dos jus­to des­pués de que es­ta­lla­ra la cri­sis de Leh­man Brot­hers en oc­tu­bre del 2008, que a pun­to es­tu­vo de hun­dir el sis­te­ma fi­nan­cie­ro mun­dial, los in­vi­ta­dos de Wall Street y de la City se ha­bían re­sig­na­do a mo­de­rar­se si­quie­ra un po­co. En enero del 2009, Dick Fuld, con­se­je­ro de­le­ga­do del ya que­bra­do Leh­man, op­tó por que­dar­se en su ran­cho de Mon­ta­na pa­ra evi­tar leer los hi­rien­tes ti­tu­la­res me­diá­ti­cos que arre­me­tían con­tra su plan de pen­sio­nes (22 millones de dó­la­res). John Thain, el con­se­je­ro de­le­ga­do de Me­rrill Lynch, de­ci­dió es­quiar en Co­lo­ra­do en lu­gar de Da­vos.

Gold­man Sachs –a quien el pe­rio­dis­ta de Ro­lling Sto­ne Matt Taib­bi ya ca­li­fi­có in­mor­tal­men­te co­mo “un ca­la­mar vam­pi­ro gi­gan­te que chu­pa­ba san­gre con un ten­tácu­lo ex­ten­di­do al­re­de­dor del pla­ne­ta”– or­de­nó dis­cre­ción en sus fies­tas por­que “era lo que de­bía­mos ha­cer”, se­gún la res­pon­sa­ble afir­ma­ción de sus re­la­cio­nes pú­bli­cas (…). Tras un co­lap­so eco­nó­mi­co des­en­ca­de­na­do por la ava­ri­cia y la al­qui­mia fi­nan­cie­ras, así co­mo por un re­cha­zo mun­dial a la ban­ca, los trend wat­chers en Da­vos pre­veían una reac­ción gu­ber­na­men­tal per­ma­nen­te con­tra la éli­te. Más im­pues­tos, qui­zás. Una nue­va fa­se de opu­len­cia más dis­cre­ta, me­nos os­ten­to­sa tal vez.

A fin de cuen­tas, es lo que ha­bía su­ce­di­do en los años trein­ta del pa­sa­do si­glo, cuan­do el pre­si­den­te Fran­klin De­lano Roo­se­velt lla­mó a ca­pí­tu­lo a las gran- des for­tu­nas es­ta­dou­ni­den­ses –los Mor­gan, Car­ne­gie y Roc­ke­fe­ller– y exi­gió más ri­gor y dis­ci­pli­na tras los ex­ce­sos co­me­ti­dos en los años vein­te, los roa­ring twen­ties, la dé­ca­da de vér­ti­go en la que Scott Fitz­ge­rald es­cri­bió su obra maes­tra so­bre Jay Gatsby, el Mul­ti­mi­llo­na­rio de crea­ción ins­tan­tá­nea.

Pron­to lle­ga­ría el new deal, la era de la jus­ti­cia so­cial, y Gatsby ter­mi­na­ría flo­tan­do en la pis­ci­na de su man­sión en West Egg (Long Is­land). Le­yes crea­das ex pro­fe­so, co­mo la Glass Stea­gall (1933), que es­ta­ble­cía los lí­mi­tes en­tre la ban­ca es­pe­cu­la­ti­va y la ban­ca pro­duc­ti­va, co­lo­ca­rían un bo­zal a Wall Street. La Se­gun­da Gue­rra Mun­dial le­gi­ti­ma­ría im­pues­tos de has­ta el 80% so­bre las ren­tas al­tas, pe­ro lo más im­por­tan­te fue un cam­bio de ac­ti­tu­des res­pec­to a la éli­te adi­ne­ra­da.

“Des­pués del crac de 1929, el con­su­mo os­ten­to­so y la ri­que­za fi­nan­cie­ra se con­vir­tie­ron en ta­bú y eso du­ró tres dé­ca­das”, me con­fió Doug Hen­wood, edi­tor del Left Bu­si­ness Ob­ser­ver neo­yor­quino. Sin em­bar­go, en la pri­me­ra cri­sis del si­glo XXI, los tiem­pos ha­bían cam­bia­do. En es­ta nue­va épo­ca de ex­tre­mos, los bie­nes de lu­jo for­ma­ban el ni­cho de mer­ca­do más bo­yan­te jun­to con las tris­tes tien­das de todo a un dó­lar o un eu­ro y las ca­sas de em­pe­ño. Ci­ti­bank lle­gó in­clu­so a crear un pro­duc­to de in­ver­sión en bol­sa es­pe­cia­li­za­do en la de­sigual­dad: ac­cio­nes de com­pa­ñías de pro­duc­tos de lu­jo –des­de al­ma­ce­nes de éli­te co­mo Saks Fifth Ave­nue has­ta mar­cas de jo­yas co­mo Tif­fanys– jun­to con em­pre­sas de des­cuen­to es­pe­cia­li­za­das en el con­su­mo de ren­ta ba­ja co­mo Fa­mily Do­llar.

Los fi­nan­cie­ros de Ci­ti lo bau­ti­za­ron con el nom­bre de ín­di­ce re­loj de are­na por­que re­fle­ja­ba una nue­va dis­tri­bu­ción de la ren­ta: an­cha en las par­tes su­pe­rior e in­fe­rior, pe­ro muy es­tre­cha en el cen­tro, la in­ver­sión per­fec­ta pa­ra la so­cie­dad de la cla­se me­dia eva­nes­cen­te. En­tre los años 2009 y 2011 subió un 50%, más que nin­gún otro ín­di­ce bur­sá­til. Si tras el crac del 29 el lu­jo lle­gó a ser ta­bú, la es­té­ti­ca de la nue­va cri­sis del si­glo XXI pro­du­cía in­clu­so cier­ta nos­tal­gia por los ex­ce­sos de los años vein­te. Brooks Brot­hers ha­bía sa­ca­do una lí­nea de mo­da ba­sa­da en la nue­va pe­lí­cu­la de Baz Luhr­mann ins­pi­ra­da pre­ci­sa­men­te en el Gran Gatsby con Leo­nar­do DiCa­prio en el pa­pel pro­ta­go­nis­ta: tra­jes blan­cos de so­la­pa an­cha con za­pa­tos de golf y bas­tón con man­go de hue­so; bla­zers a ra­yas del club de re­mo, canotié, pa­ja­ri­ta y pan­ta­lón blan­co. Los roa­ring twen­ties vol­vían a es­tar de mo­da en el si­glo XXI, ade­re­za­do con una ban­da so­no­ra hip hop del ra­pe­ro bi­llo­na­rio Jay-Z.

Y co­mo una li­ge­ra in­di­ges­tión tras una ce­na al es­ti­lo Ste­ve Sch­warz­man, pre­si­den­te del fon­do Blacks­to­ne, con can­gre­jo (a 400 dó­la­res la te­na­za) y re­ga­da con cham­pán, una vez su­pe­ra­do el sus­to ini­cial, la dis­cre­ción y la ver­güen­za pron­to pa­sa­ron a me­jor vi­da en Da­vos.

En la pri­ma­ve­ra del 2013, el ín­di­ce Dow Jo­nes ba­tió su pro­pio ré­cord his­tó­ri­co, re­ba­san­do los 15.000 pun­tos, y los Da­vos Men hi­cie­ron ca­so al con­se­jo de Bob Dia­mond, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se de Bar­clays que se

em­bol­só ca­si 120 millones de eu­ros en­tre el 2006 y el 2011, y que pron­to se ve­ría obli­ga­do a di­mi­tir por el es­cán­da­lo de la ma­ni­pu­la­ción de los ti­pos Li­bor: “El mo­men­to de las dis­cul­pas y el re­mor­di­mien­to ya pa­só”. (…) Tras una bre­ve au­sen­cia, los ban­cos de in­ver­sión de Wall Street y otras en­ti­da­des co­mer­cia­les vol­vie­ron a la car­ga en los WEF de la lla­ma­da re­cu­pe­ra­ción, ce­le­bra­dos en el 2011 y el 2012, re­par­tien­do in­vi­ta­cio­nes a fies­tas en el Mu­seo Kirch­ner (JP Mor­gan) y el jazz bar del Bel­ve­de­re (Bank of Ame­ri­ca).

Bar­clays ejer­ció de an­fi­trión en un ban­que­te en el Berg­ho­tel Schat­zalp, des­pla­zan­do la tí­pi­ca ce­na Tho­mas Mann en la que la ge­ren­te, Ni­co­let­te Mu­ller, que lu­cía pa­ra la oca­sión el ves­ti­do de ter­cio­pe­lo de Ma­da­me Chau­chat, re­ci­ta­ba ex­trac­tos de la no­ve­la mien­tras se ser­vían for­mi­da­bles pla­tos de es­to­fa­do de car­ne.

Se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes de Andrew Ross Sor­kin en The New Yor­ker, el cos­te de las fies­tas de la pos­cri­sis da­ba vér­ti­go. Al­qui­lar una sa­la en el Post Ho­tel en Pro­me­na­de pa­ra un cóc­tel de dos ho- ras cos­ta­ba 16.000 dó­la­res. Google pa­ga­ba 250.000 dó­la­res por mon­tar sus so­li­ci­ta­dos even­tos que, en al­gu­na oca­sión, in­cluían un Oxy­gen Bar en el que los Da­vos Men, al más pu­ro es­ti­lo del Club del Me­dio Pul­món, te­nían la opor­tu­ni­dad de pe­dir un chu­te de oxí­geno pa­ra com­ba­tir el ai­re en­ra­re­ci­do de Da­vos.

A fin de cuen­tas, co­mo ex­pli­ca Le­wis Lap­ham en The agony of mam­mon, su ace­ra­da y di­ver­ti­da crí­ti­ca a los egos mag­ní­fi­cos y for­tu­nas fa­bu­lo­sas que año tras año con­ver­gen en las pis­tas de es­quí de Da­vos, los per­so­na­jes de La mon­ta­ña má­gi­ca de Tho­mas Mann y del WEF com­par­tían las mis­mas “as­fi­xias del es­pí­ri­tu, sín­to­ma de per­ma­ne­cer du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po en el am­bien­te do­ra­do de una ri­que­za pas­mo­sa”.

Mien­tras las eco­no­mías avan­za­das se atro­fia­ban o cre­cían a unos ni­ve­les ra­quí­ti­cos en los años pos­te­rio­res a la gran re­ce­sión, re­gis­tran­do cons­tan­tes re­caí­das de dou­ble y tri­ple dip y se­cue­las tan ho­rro­ro­sas co­mo los seis millones de pa­ra­dos es­pa­ño­les o el re­gre­so del ham­bre en Gre­cia, las bol­sas eu­ro­peas pron­to si­guie­ron la es­te­la de la de Nue­va York, ha­cia co­ti­za­cio­nes de an­tes de la cri­sis.

Si pa­ra Tho­mas Mann la en­fer­me­dad era la me­tá­fo­ra de la de­ca­den­cia del an­ti­guo ré­gi­men eu­ro­peo del jo­ven si­glo XX, en el Da­vos de la cri­sis del nue­vo si­glo XXI, el pre­sen­ti­mien­to de co­lap­so era la cre­cien­te di­ver­gen­cia en­tre las bol­sas y la eco­no­mía real. Pa­re­cía au­gu­rar un fin qui­zás no tan apo­ca­líp­ti­co co­mo la Gran Gue­rra de 1914 que es­ta­lla en las úl­ti­mas pá­gi­nas de La mon­ta­ña má­gi­ca pe­ro que, no obs­tan­te, in­fun­día pa­vor a eco­no­mis­tas que se pre­gun­ta­ban cuál se­ría el mo­tor de cre­ci­mien­to y crea­ción de em­pleo en años y dé­ca­das ve­ni­de­ros. Pe­ro en Da­vos, en el 2013, todo vol­vía a ser co­mo an­tes.

El in­di­ca­dor pa­ra­le­lo de la co­yun­tu­ra bur­sá­til eran los cam­bios de in­du­men­ta­ria en los guar­da­rro­pas del con­gre­so. Las bo­tas de es­quí cam­bia­das por ta­co­nes Jimmy Choo. Los abri­gos de pie­les so­bre­pues­tos a tra­jes Ar­ma­ni. Cua­tro años des­pués de aque­llos epi­so­dios hu­mi­llan­tes en los que Wall Street se pre­sen­tó en Was­hing­ton con una mano de­lan­te y otra de­trás, pi­dien­do ayu­das al se­cre­ta­rio del Te­so­ro Hank Paul­son (ex Gold­man Sachs), Da­vos ha­bía con­quis­ta­do sus in­hi­bi­cio­nes y su­pe­ra­do su mie­do. In­clu­so se po­día ha­blar de la de­sigual­dad abier­ta­men­te y sin com­ple­jos mien­tras uno ce­na­ba con Châ­teau Pey­reau en el Bel­ve­de­re.

(…) El WEF de Da­vos ha ido cre­cien­do en me­dio de un mons­truo­so des­plie­gue de se­gu­ri­dad, des­de los sis­te­mas de tec­no­lo­gía pun­ta de re­co­no­ci­mien­to de ros­tro has­ta la mo­vi­li­za­ción de al me­nos 3.500 mi­li­ta­res, y una pe­que­ña éli­te de fran­co­ti­ra­do­res es­tra­té­gi­ca­men­te em­pla­za­dos en los te­ja­dos de los edi­fi­cios del cen­tro de Da­vos jun­to a las agu­jas de hie­lo. Sui­za bien pue­de jac­tar­se de ser un país neu­tral que ha evi­ta­do cual­quier gue­rra ca­paz de des­es­ta­bi­li­zar su se­cre­to ban­ca­rio y la ex­qui­si­tez de su cho­co­la­te. Pe­ro du­ran­te las cum­bres del WEF, Pro­me­na­de pa­re­cía un es­ce­na­rio de El desafío de las águi­las, con ame­tra­lla­do­ras, uni­for­mes ne­gros, go­rras y nie­ve a rau­da­les. Y, por su­pues­to, los Da­vos Men más pre­su­mi­dos ha­cían todo lo po­si­ble pa­ra pa­re­cer­se a Clint East­wood.

En la nue­va era del WEF en Da­vos, los pai­sa­jes ex­pre­sio­nis­tas de Kirch­ner se­rían sus­ti­tui­dos por los del ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo sui­zo Tho­mas Hirsch­horn, cu­yo mon­ta­je Pai­sa­je eco­nó­mi­co de Da­vos pre­sen­ta la lo­ca­li­dad to­ma­da por mi­les de mo­ni­go­tes mi­li­ta­res y tan­ques de ju­gue­tes, y por los del fo­tó­gra­fo Ju­les Spi­natsch, cu­ya enor­me fo­to Pa­no­ra­ma, World Eco­no­mic Fo­rum, Da­vos (2003), ex­pues­ta en la co­lec­ción per­ma­nen­te del Mu­seo de Ar­te Mo­derno en Nue­va York, es un co­lla­ge de 2.500 imá­ge­nes to­ma­das por tres cá­ma­ras di­ri­gi­das por con­trol re­mo­to y ubi­ca­das en di­fe­ren­tes edi­fi­cios que fue­ron fo­to­gra­fian­do du­ran­te tres ho­ras la vís­pe­ra del fo­ro (…).

El ce­lo de pro­tec­ción po­li­cial y mi­li­tar en el WEF da­ta de 1977, cuan­do un co­man­do de los Baa­der Mein­hof se­cues­tró y ase­si­nó al mag­na­te in­dus­trial ale­mán Hanns Mar­tin Schle­yer, me­ses an­tes de que pre­si­die­ra el fo­ro. Du­ran­te la se­ma­na del WEF se sus­pen­de la par­si­mo­nio­sa ru­ti­na in­ver­nal de una pe­que­ña lo­ca­li­dad cu­yos ve­ci­nos se des­pla­zan so­bre es­quís, ha­blan­do de la mo­nu­men­tal rös­ti –una muy con­tun­den­te tor­ti­lla sui­za he­cha con hue­vo, pa­ta­ta, car­ne de va­ca y man­te­ca– que van a ce­nar y el li­cor de hier­bas que ayu­da­rá, con un po­co de suer­te, a di­ge­rir­la.

En su lu­gar, lle­gan los sol­da­dos, los me­ga­atas­cos de li­mu­si­nas en Pro­me­na­de, la pes­te a ga­só­leo, las ce­nas a 500 fran­cos sui­zos el cu­bier­to, y la ga­ma exó­ti­ca de som­bre­ros, co­mo el de piel de zo­rro al es­ti­lo del zar Ni­co­lás con que vi lle­var –qui­zá con nos­tal­gia– a Ti­mothy Gar­ton Ash, el gu­rú de tran­si­cio­nes pos­tso­vié­ti­cas ha­cia la eco­no­mía de mer­ca­do. Sin ol­vi­dar las fies­tas lle­nas a re­bo­sar en el piano bar del Eu­ro­pa Ho­tel en Pro­me­na­de ame­ni­za­das por el pia­nis­ta Barry Col­son, que sue­le op­tar por un pro­gra­ma se­gu­ro pa­ra un pú­bli­co su­per­re­mu­ne­ra­do pe­ro no de­ma­sia­do bohe­mio en sus gus­tos mu­si­ca­les: Su­per­tramp, Billy Joel, El­ton John son obli­ga­to­rios jun­to con Ab­ba (Col­son, que tie­ne un sor­pren­den­te pa­re­ci­do con el pia­nis­ta del fa­mo­sí­si­mo cuar­te­to sue­co, pre­fie­re to­car Mam­ma mia y Dan­cing queen, a Mo­ney, mo­ney, mo­ney o Win­ner ta­kes it all).

Son vie­jas cas­ta­ñas del pop, pe­ro al­gu­nos Da­vos Men y Da­vos Wo­men bai­lan co­mo go­go girls­boys en la me­sa de­trás del piano. Otros can­tan con voz más o me­nos afi­na­da co­mo la de Ran­di Zuc­ke­berg –her­ma­na del fun­da­dor de Fa­ce­book–, que en­to­nó Son of a prea­cher man en el fo­ro del 2012, un ho­me­na­je a Ja­nis Jo­plin que de­bió de per­tur­bar la paz eter­na de la di­fun­ta can­tan­te de blues.

El fun­da­dor del WEF, Klaus Sch­wab, ha­ce todo cuan­to es­tá a su al­can­ce pa­ra ofre­cer una ima­gen de con­sen­so, paz y ar­mo­nía en Da­vos. En­tre mul­ti­na­cio­na­les y sin­di­ca­tos, sec­tor pri­va­do y sec- tor pú­bli­co, po­lí­ti­cos y me­dios de co­mu­ni­ca­ción, oe­ne­gés e in­ver­so­res bui­tre, éli­te su­per­do­ta­da y ma­sa me­dio­cre. Y, por in­creí­ble que pue­da pa­re­cer, sue­le con­se­guir­lo, desafian­do la ley de la gra­ve­dad ideo­ló­gi­ca con re­pe­ti­dos anun­cios de nue­vas ini­cia­ti­vas puen­te en­tre bu­ró­cra­tas chi­nos y con­se­je­ros de­le­ga­dos es­ta­dou­ni­den­ses, en­tre oe­ne­gés me­dioam­bien­ta­lis­tas y com­pa­ñías pe­tro­lí­fe­ras o de­par­ta­men­tos de mi­ne­ría de Ka­za­jis­tán. Da­vos siem­pre asom­bra por su ca­pa­ci­dad de re­con­ci­liar lo irre­con­ci­lia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.