DI­ME QUÉ HA­CE GOOGLE HOY Y TE DI­RÉ QUÉ NOS PA­SA­RÁ MA­ÑA­NA

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Google no es una em­pre­sa de tec­no­lo­gía, y mu­cho me­nos un bus­ca­dor. Google es una em­pre­sa de I+D, pro­ba­ble­men­te la ma­yor que ha exis­ti­do en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad si omi­ti­mos los ejér­ci­tos.

El mo­tor de bús­que­da que to­dos co­no­ce­mos es la evo­lu­ción de la te­sis doc­to­ral de los dos fun­da­do­res de la com­pa­ñía, y todo apun­ta a que la em­pre­sa si­gue li­de­ra­da con la men­ta­li­dad de unos in­ves­ti­ga­do­res. Un bre­ve aná­li­sis de la com­pa­ñía da su­fi­cien­tes in­di­cios de su afán ex­plo­ra­dor, que en más de una oca­sión les ha per­mi­ti­do an­ti­ci­par­se al mer­ca­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va: crea­ron Google Maps mu­chí­si­mo an­tes que la gen­te ha­bla­ra de geo­po­si­cio­na­mien­to; apos­ta­ron por YouTu­be cuan­do la web era tex­tual; com­pra­ron Blog­ger an­tes que Tim O’Reilly acu­ña­ra el tér­mino Web 2.0; im­pul­sa­ron An­droid dos años an­tes que Ap­ple pre­sen­ta­ra su pri­mer iPho­ne; com­pra­ron Mo­to­ro­la tam­bién dos años an­tes que Mi­cro­soft de­ci­die­ra com­prar No­kia…

La his­to­ria de Google es una his­to­ria de an­ti­ci­pa­ción. Pe­ro tam­bién de di­ver­si­fi­ca­ción: car­to­gra­fiar Mar­te (Google Mars), fo­to­gra­fiar las ca­lles de to­das las ciu­da­des del mun­do (Google Street View), in­ten­tar es­ca­near to­dos los li­bros de la hu­ma­ni­dad (Google Books), vol­ver a pi­sar la Lu­na (Google Lu­nar X Pri­ze), re­sol­ver la tra­duc­ción en­tre de­ce­nas de idio­mas (Google Trans­la­te), po­ner in­ter­net en unas ga­fas (Google Glass), ver có­mo la bio­me­di­ci­na pue­de alar­gar nues­tra vi­da más allá de los 100 años (Ca­li­co), ha­cer ope­ra­ti­vo y le­gal un co­che que cir­cu­le sin con­duc­tor, y un lar­go et­cé­te­ra que se­gu­ra­men­te na­die co­no­ce.

Todo ello es po­si­ble por­que el año 2000 idea­ron Ad­words, un au­to­ser­vi­cio de pu­bli­ci­dad en la red que dic­tó las re­glas del jue­go, los si­tuó co­mo lí­de­res y es la ba­se

Los mo­vi­mien­tos de Google pa­re­cen con­fir­mar que en in­ter­net todo es­tá ca­da vez más con­tro­la­do

con la que des­de en­ton­ces ob­tie­nen unos be­ne­fi­cios de 10.000 millones de dó­la­res anua­les. Y ahí ra­di­can dos de las gran­des ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas de Google: las otras com­pa­ñías no tie­nen 10.000 millones de dó­la­res anua­les pa­ra de­di­car­se a ex­plo­rar, sino que, jus­to al con­tra­rio, lo que ex­plo­ran es có­mo ob­te­ner más in­gre­sos por­que en al­gu­nos ca­sos no han lo­gra­do ni tan só­lo ser ren­ta­bles.

Y la se­gun­da ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va es que Google pa­re­ce ha­ber re­suel­to que un buen equi­po de ges­to­res ga­ran­ti­ce el flu­jo de ca­ja y a la vez es­té al ser­vi­cio de unos fun­da­do­res ob­se­sio­na­dos con la in­no­va­ción. La ma­yo­ría de com­pe­ti­do­res, ten­sos por la ren­ta­bi­li­dad, han aca­ba­do tu­te­la­dos y di­ri­gi­dos por cri­te­rios fi­nan­cie­ros, co­mer­cia­les o de de­sa­rro­llo de pro­duc­to, ne­ce­si­ta­dos de fo­ca­li­zar una pro­pues­ta de va­lor com­pren­si­ble por los mer­ca­dos y ob­te­ner re­sul­ta­dos en un ra­zo­na­ble cor­to pla­zo que no siem­pre es po­si­ble.

Mien­tras tan­to Google ofre­ce a sus em­plea­dos que de­di­quen un 20% de su jor­na­da laboral a idear sus pro­pios pro­yec­tos, siem­pre y cuan­do es­tén en­mar­ca­dos den­tro de los in­tere­ses de la com­pa­ñía, y así han na­ci­do ser­vi­cios tan po­pu­la­res co­mo el co­rreo elec­tró­ni­co Gmail, o tan sig­ni­fi­ca­ti­vos co­mo la pla­ta­for­ma Per­son Fin­der que ayu­dó, y mu­cho, a lo­ca­li­zar des­apa­re­ci­dos tras el te­rre­mo­to de Haití o el tsu­na­mi de Ja­pón.

Y por si es­te flu­jo de in­no­va­ción en el seno de la com­pa­ñía no fue­ra su­fi­cien­te, Google re­cu­rre con nor­ma­li­dad a la in­no­va­ción ex­ter­na y cap­tu­ra el co­no­ci­mien­to que ne­ce­si­ta allí don­de se ha­lle. O di­cho de otra ma­ne­ra: en los úl­ti­mos diez años ha com­pra­do más de 100 em­pre­sas, al­gu­nas tan re­le­van­tes co­mo YouTu­be, Dou­bleC­lick, Mo­to­ro­la, la re­cien­te Wa­ze o la es­pa­ño­la Pa­no­ra- mio. Co­no­ce­mos el im­por­te de me­nos de la mi­tad de es­tas com­pras, pe­ro el mon­to ya as­cien­de a más de 23.000 millones de dó­la­res. Es di­fí­cil com­pe­tir con­tra es­ta ca­pa­ci­dad.

Da­do que Google es una em­pre­sa que se de­di­ca a la in­no­va­ción, ana­li­zar en qué an­da ocu­pa­da es una bue­na ma­ne­ra de ver qué fu­tu­ro nos es­pe­ra, y no todo son bue­nas no­ti­cias: los mo­vi­mien­tos de Google pa­re­cen con­fir­mar que en in­ter­net todo es­tá ca­da vez más con­tro­la­do y que nues­tra ac­ti­vi­dad es­tá ca­da vez más au­di­ta­da. El 1 de mar­zo del 2012, Google uni­fi­có las con­di­cio-

Es­ta­mos con­fi­gu­ran­do la so­cie­dad di­gi­tal, que na­die se en­ga­ñe pen­san­do que só­lo es tec­no­lo­gía

nes de uso de ca­si to­dos sus ser­vi­cios y des­de ese mo­men­to es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra cru­zar da­tos de nues­tra ac­ti­vi­dad en cual­quie­ra de ellos: qué bus­ca­mos en la red, qué pá­gi­nas web vi­si­ta­mos, qué co­rreos en­via­mos, qué ví­deos ve­mos, qué ma­pas con­sul­ta­mos… y aho­ra que to­dos ac­ce­de­mos des­de un te­lé­fono mó­vil: dón­de es­ta­mos, qué zo­nas fre­cuen­ta­mos, si via­ja­mos mu­cho o po­co… todo ello po­ten­cial­men­te aso­cia­do a nom­bre, do­mi­ci­lio, da­tos ban­ca­rios y nú­me­ro de te­lé­fono mó­vil.

Por si fue­ra po­co, mien­tras Google acos­tum­bra a ir dos años por de­lan­te, el le­gis­la­dor sue­le ir cin­co años por de­trás: la ley aca­ba de obli­gar a las pá­gi­nas web que de­cla­ren si usan co­okies pa­ra ras­trear nues­tra na­ve­ga­ción, pe­ro Google se an­ti­ci­pó de nue­vo y sin de­pen­der de las co­okies ya pue­de sa­ber todo lo que ne­ce­si­te. La fu­tu­ra mo­ne­ti­za­ción de Google no pa­sa por la pu­bli­ci­dad sino por los da­tos y todo pa­re­ce in­di­car que vol­ve­rá a ser el rey, pe­ro ya no so­mos unos súb­di­tos tan fe­li­ces co­mo an­tes y em­pe­za­mos a es­tar ten­sos con tan­ta acu­mu­la­ción de in­for­ma­ción, y más aho­ra que sa­be­mos de su con­ni­ven­cia con el es­pio­na­je es­ta­dou­ni­den­se. El le­ma de Oba­ma ya no es “Yes, we can” sino “Yes, we scan”, y han re­co­no­ci­do que Google ha si­do una de sus he­rra­mien­tas.

El fu­tu­ro que anun­cia Google es in­tere­san­te: una in­ter­net ubi­cua y per­so­na­li­za­da, ac­ce­so a cual­quier fuen­te de in­for­ma­ción, ciu­da­des in­te­li­gen­tes, ma­yor es­pe­ran­za de vi­da… pe­ro sin confidencialidad. Google no es una em­pre­sa de tec­no­lo­gía, es una em­pre­sa de I+D, y sus re­cur­sos e in­fluen­cia son tan po­de­ro­sos que ya no es­ta­mos ha­blan­do só­lo de in­no­va­ción pa­ra nue­vos gad­gets o ser­vi­cios, sino de in­no­va­ción so­cial.

De­be­mos es­tar aten­tos por­que no es­ta­mos dis­cu­tien­do qué usa­re­mos, sino có­mo se­re­mos. Lo di­gi­tal al­te­ra sis­te­mas pro­duc­ti­vos, transforma sec­to­res e in­flu­ye en nues­tras ma­ne­ras de re­la­cio­nar­nos, apren­der, ju­gar o tra­ba­jar. Es­ta­mos con­fi­gu­ran­do la so­cie­dad di­gi­tal, que na­die se en­ga­ñe pen­san­do que só­lo es tec­no­lo­gía.

GOOGLE / BLOOM­BERG

Eric Sch­midt (iz­quier­da), pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Google, Larry Pa­ge (cen­tro), co­fun­da­dor y con­se­je­ro de­le­ga­do, y Ser­gey Brin (de­re­cha), co­fun­da­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.