“Los ele­va­dos ti­pos de in­te­rés so­bre la deu­da son un cas­ti­go me­re­ci­do”

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA - Andy Ro­bin­son

Ot­mar Is­sing, el pri­mer eco­no­mis­ta je­fe del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y fi­gu­ra cla­ve en la crea­ción del eu­ro, man­tu­vo es­ta en­tre­vis­ta en la inau­gu­ra­ción del nue­vo cur­so del Gra­dua­te School of Eco­no­mics de Bar­ce­lo­na. Des­pués pro­nun­ció an­te un mi­llar de es­tu­dian­tes de to­das par­tes del mun­do una crí­ti­ca de­mo­le­do­ra a la he­te­ro­do­xa e im­pro­vi­sa­da po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos (Fed), de­fen­dien­do el man­tra del Bun­des­bank: un ban­co cen­tral só­lo de­be­ría preo­cu­par­se por la es­ta­bi­li­dad de pre­cios. ¿Los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les en Ale­ma­nia ayu­da­rán a la zo­na eu­ro a un ma­yor avan­ce en las re­for­mas con­si­de­ra­das ne­ce­sa­rias pa­ra su­pe­rar la cri­sis? En una pa­la­bra: no. No veo nin­gún cam­bio en las ac­ti­tu­des ale­ma­nas res­pec­to a Eu­ro­pa. Pa­ra la po­lí­ti­ca na­cio­nal pue­de que sí. Mer­kel ha ga­na­do de for­ma con­tun­den­te pe­ro ne­ce­si­ta un so­cio de la opo­si­ción. Los so­cial­de­mó­cra­tas son el can­di­da­to más pro­ba­ble. Y el SPD in­ten­ta­rá ne­go­ciar un pre­cio al­to. El SPD en al­gún mo­men­to ha apo­ya­do la mu­tua­li­za­ción de la deu­da de los paí­ses eu­ro­peos. ¿Cree que los eu­ro­bo­nos pue­den es­tar en la me­sa de ne­go­cia­ción en Ber­lín? Eso es muy po­co pro­ba­ble. Pe­se a su dis­cur­so, el SPD siem­pre ha apo­ya­do las po­lí­ti­cas de Mer­kel res­pec­to a Eu­ro­pa en el Par­la­men­to. Ha­ce unos años los lí­de­res del SPD di­je­ron que apo­ya­ban pú­bli­ca­men­te la emi­sión de eu­ro­bo­nos. Pe­ro no es­toy se­gu­ro de si lo hu­bie­sen di­cho de es­tar en el po­der. Los eu­ro­bo­nos no cuen­tan con apo­yo en Ale­ma­nia. Yo tam­bién me opon­go fir­me­men­te a ellos. Ga­ran­ti­zar la deu­da per­mi­ti­ría que los paí­ses pu­die­ran emi­tir bo­nos a muy ba­jos ti­pos de in­te­rés, pe­ro sin es­fuer­zos. Los ti­pos ba­jos de in­te­rés hay que me­re­cér­se­los, y si no con­ven­ces a los mer­ca­dos de que lo me­re­ces, los ti­pos su­ben. Es un cas­ti­go. Así es co­mo de­be fun­cio­nar. De mo­do que los eu­ro­bo­nos crean un ele­va­do pe­li­gro de ries­go mo­ral. Es­to sue­na muy ale­mán... Es­pe­ro que no se me ma­lin­ter­pre­te, co­mo si es­tu­vie­ra ha­blan­do co­mo ale­mán. Eso no me gus­ta­ría. Es­toy ha­blan­do co­mo eco­no­mis­ta aun­que sue­ne a una po­si­ción ale­ma­na. Lo cier­to es que, a ve­ces, los eco­no­mis­tas ale­ma­nes pa­re­cen ser dis­tin­tos de los es­ta­dou­ni­den­ses o los bri­tá­ni­cos; mu­cho más preo­cu­pa­dos por el ries­go mo­ral y por el sis­te­ma de nor­mas fi­jas. ¿No es cier­to? Es cier­to que los eco­no­mis­tas an­glo­sa­jo­nes tie­ne re­fe­ren­tes dis­tin­tos a los nues­tros. No to­dos. Es­toy de acuer­do en ca­si todo con los eco­no­mis­tas que no son de ori­gen ale­mán co­mo Allan Meltzer, Mar­tin Felds­tein, John Tay­lor (to­dos eco­no­mis­tas es­tre­cha­men­te vin­cu­la­dos con el Par­ti­do Re­pu­bli­cano). Yo di­ría que lo que us­ted ve co­mo una ob­se­sión ale­ma­na res­pec­to al ries­go mo­ral y la es­ta­bi­li­dad de pre­cios tie­ne que ver con la ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca. No só­lo la ale­ma­na sino del mun­do en­te­ro en los años se­ten­ta. La in­fla­ción ja­más es bue­na. Si se nos ol­vi­da es­to ten­drá un enor­me cos­te. En la cues­tión de los eu­ro­bo­nos, sí hay una po­si­ción ale­ma­na más allá de mi va­lo­ra­ción eco­nó­mi­ca. Con los eu­ro­bo­nos, los ti­pos a lar­go de los bo­nos ale­ma­nes su­birían. Y en Ale­ma­nia eso no lo po­de­mos per­mi­tir. Su­pon­dría una trans­fe­ren­cia de di­ne­ro del con­tri­bu­yen­te ale­mán ha­cia otros paí­ses sin le­gi­ti­ma­ción de­mo­crá­ti­ca. Es­to no só­lo dis­tan­cia­ría aún más a los ale­ma­nes de la iden­ti­dad eu­ro­pea sino que es tam­bién una vio­la­ción de los prin­ci­pios de la de­mo­cra­cia oc­ci­den­tal. No se pue­de ha­cer esas co­sas por la puer­ta tra­se­ra. No se pue­de cons­truir Eu­ro­pa so­bre es­te ti­po de sis­te­ma. Pe­ro ¿se pue­de cons­truir Eu­ro­pa so­bre un sis­te­ma en el cual la tra­yec­to­ria de la ra­tio de deu­da/PIB de los

ELEC­CIO­NES

“No veo nin­gún cam­bio de la po­lí­ti­ca ale­ma­na res­pec­to a Eu­ro­pa” “Quien de­be cam­biar su es­tra­te­gia no es el BCE, sino la Re­ser­va Fe­de­ral”

paí­ses pe­ri­fé­ri­cos no es sos­te­ni­ble? El 90% en Es­pa­ña fren­te al 40% en el 2007. Es de­cir, que su ar­gu­men­to pa­re­ce cohe­ren­te en tér­mi­nos de prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos y de ries­go mo­ral. Pe­ro ¿no de­be­rían ha­ber pen­sa­do en eso an­tes de crear la unión mo­ne­ta­ria en pri­mer lu­gar? Bueno, la idea de crear una unión mo­ne­ta­ria era que el BCE fue­se res­pon­sa­ble de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pa­ra man­te­ner la es­ta­bi­li­dad de los pre­cios. Pa­ra ga­ran­ti­zar la re­so­na­bi­li­dad fis­cal crea­mos el pac­to de es­ta­bi­li­dad y cre­ci­mien­to. Si to­dos los paí­ses hu­bie­sen ju­ga­do se­gún las re­glas (Ale­ma­nia in­clui­da) y si los su­per­vi­so­res ban­ca­rios hu­bie­sen he­cho su tra­ba­jo, no es­ta­ría­mos en la si­tua­ción ac­tual. Ya sé que eran Fran­cia y Ale­ma­nia los que pe­ca­ron pri­me­ro; ellos ma­ta­ron el pac­to. Pe­ro si to­dos los go­bier­nos ju­ga­sen de acuer­do con las re­glas, la unión mo­ne­ta­ria so­bre­vi­vi­ría in­de­fi­ni­da­men­te sin ne­ce­si­dad de unión po­lí­ti­ca . El ca­so de Es­pa­ña es es­pe­cial­men­te tris­te por­que se ha por­ta­do bien en cuan­to a los ob­je­ti­vos fis­ca­les. En Es­pa­ña el pro­ble­ma era la deu­da pri­va­da. Y ha­ce fal­ta sa­near la ban­ca. Va­le, pe­ro hu­bo con­sen­so el año pa­sa­do res­pec­to a que una unión ban­ca­ria se­ría la úni­ca for­ma de rom­per ese bu­cle vi­cio­so en­tre el sec­tor ban­ca­rio y la deu­da so­be­ra­na. Pe­ro pa­re­ce que no he­mos avan­za­do na­da. Ale­ma­nia ha he­cho un com­pro­mi-

XA­VIER CER­VE­RA

Ot­mar Is­sing, ex eco­no­mis­ta je­fe del BCE, es­ta se­ma­na en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.