Es­cue­la de eco­no­mis­tas de pe­di­grí

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

Ot­mar Is­sing es el úl­ti­mo eco­no­mis­ta de pres­ti­gio en pro­nun­ciar la lec­ción inau­gu­ral del cur­so aca­dé­mi­co de la Bar­ce­lo­na Gra­dua­te School of Eco­no­mics (GSE) si­guien­do a Alan Krue­ger, de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, pre­si­den­te del con­se­jo de ase­so­res eco­nó­mi­cos de Oba­ma y Pas­cal Lamy, en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio. La Gra­dua­te School se de­di­ca a for­mar eco­no­mis­tas de al­to ni­vel. Es­to que­dó cla­ro en la inau­gu­ra­ción ce­le­bra­da en CaixaForum el pa­sa­do miér­co­les cuan­do Is­sing pro­nun­ció un se­su­do dis­cur­so so­bre “nue­vos pa­ra­dig­mas mo­ne­ta­rios” que ha­bría re­sul­ta­do in­com­pren­si­ble pa­ra el tí­pi­co es­tu­dian­te de MBA en vías de con­ver­tir­se en con­se­je­ro de­le­ga­do su­per­re­mu­ne­ra­do, pe­ro pa­re­cía per­fec­ta­men­te di­ge­ri­ble pa­ra los 226 jó­ve­nes, de 63 na­cio­na­li­da­des dis­tin­tas, del GSE. so va mas allá del man­da­to? No sé qué van a de­ci­dir pe­ro en cual­quier ca­so ese tri­bu­nal no tie­ne nin­gu­na in­fluen­cia so­bre el BCE. Mi pun­to de vis­ta en mi ca­li­dad de ex­ban­que­ro cen­tral es in­ge­nuo. La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria exis­te pa­ra ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad de pre­cios y na­da más. El BCE aho­ra es­tá en una si­tua­ción muy pe­li­gro­sa. Es la ins­ti­tu­ción más po­de­ro­sa de Eu­ro­pa. Los po­lí­ti­cos ya pien­san que el BCE los va a res­ca­tar. El es­ce­na­rio bueno es que esa ar­ma nu­clear del OMT ja­más ten­ga que usar­se. Pe­ro no se pue­de ex­cluir que se use una vez. Y lue­go, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo se­rá pri­sio­ne­ro de la po­lí­ti­ca y de los mer­ca­dos. Pe­ro la re­ti­cen­cia del Bun­des­bank res­pec­to al OMT ya de por sí po­dría mi­nar la con­fian­za de los mer­ca­dos, ¿no? Es ob­vio que el pre­si­den­te del Bun­des­bank es­ta­ba en con­tra. Pe­ro el Bun­des­bank só­lo tie­ne un vo­to. Tu­vi­mos una lar­ga dis­cu­sión so­bre es­to en el pa­sa­do y re­cuer­do que Karl Ot­to Pohl nos di­jo que le ha­bía re­sul­ta­do di­fí­cil acep­tar que su vo­to se­ría igual que el de Lu­xem­bur­go. Pe­ro así es. Tam­po­co creo que sea bue­na idea pa­sar res­pon­sa­bi­li­da­des de su­per­vi­sión ban­ca­ria al BCE por que va a co­lo­car al ban­co cen­tral en me­dio de en­fren­ta­mien­tos muy po­li­ti­za­dos. Pe­ro eso ya es­tá he­cho. Exis­te un pe­li­gro de cre­di­bi­li­dad pa­ra el ban­co. Y en ge­ne­ral es­ta­ba en con­tra de la unión ban­ca­ria. De­fen­día un mer­ca­do úni­co fi­nan­cie­ro y ban­ca­rio. Pe­ro va­mos por otro ca­mino Una co­sa que lla­ma la aten­ción de lo que di­ce es la in­sis­ten­cia en la es­ta­bi­li­dad de pre­cios. Pe­ro es­ta­mos en un mo­men­to de ti­pos de in­te­rés ce­ro, de po­lí­ti­cas he­te­ro­do­xas y al­ta­men­te im­pro­vi­sa­das en la Fed. Son tiem­pos de de­fla­ción con mar­gen pa­ra ba­jar más los ti­pos. ¿Có­mo va­mos a ba­sar­nos en un man­da­to de es­ta­bi­li­dad de pre­cios? Pri­me­ro, yo no veo de­fla­ción en nin­gún país del mun­do. Se­gun­do, yo creo que no es el BCE quien de­be­ría cam­biar de po­lí­ti­ca sino la Fed. La Fed no va a po­der rea­li­zar una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria que ba­je el pa­ro. Mil­ton Friedman lo de­mos­tró ha­ce 45 años y no he vis­to nin­gu­na teo­ría que plan­tee que un ban­co cen­tral pue­da con­tro­lar va­ria­bles reales. De he­cho, só­lo que­da la es­ta­bi­li­dad de los pre­cios, no con­tra­di­ce sus otros ob­je­ti­vos. Si real­men­te exis­te un ries­go de de­fla­ción, el BCE se­rá ex­pan­si­vo. ¿Qué le pa­re­ce el nue­vo pa­ra­dig­ma de ‘for­ward gui­dan­ce’ (ho­ja de ru­ta en po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria) de­fen­di­da por Ja­net Ye­llen? No me con­ven­ce. Mire la de­ci­sión to­ma­da la se­ma­na pa­sa­da en Was­hing­ton. El for­ward gui­dan­ce de­be­ría dar cer­te­za a los mer­ca­dos so­bre la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria du­ran­te años. Pe­ro la se­ma­na pa­sa­da la Fed re­tra­só la re­ti­ra­da de los es­tí­mu­los, sor­pren­dien­do a los mer­ca­dos, de­bi­do a al­gu­nos cam­bios de da­tos a cor­to pla­zo. Creo que el for­ward gui­dan­ce no crea­rá cer­ti­dum­bre sino con­fu­sión. Es­pe­ro que el BCE no lo adop­te. Res­pec­to a la re­ti­ra­da de los es­tí­mu­los, cuan­do se adop­te fi­nal­men­te y los ti­pos em­pie­cen a su­bir, ¿ha­brá pe­li­gro de otra cri­sis? Por­que te­ne­mos ni­ve­les de deu­da enor­mes en Eu­ro­pa, EE.UU. y Ja­pón. En al­gún mo­men­to los ti­pos van a su­bir. Ja­más en la his­to­ria ha­bía­mos vis­to unos ti­pos de in­te­rés tan ba­jos. Lo ló­gi­co, pues, es que en al­gún mo­men­to los ti­pos a lar­go vol­ve­rán a los ni­ve­les de su ten­den­cia his­tó­ri­ca. La sa­li­da va a ser pro­ble­má­ti­ca. Fíjese en Ja­pón: só­lo ha­ría fal­ta que los ti­pos subie­sen al 2% y el país se co­lo­ca­ría en ban­ca­rro­ta. ¿Y Es­pa­ña? Pues todo de­pen­de de si se ha­ce de ma­ne­ra sua­ve o de si se ma­te­ria­li­za con una pér­di­da de con­fian­za de los mer­ca­dos. Es­te úl­ti­mo ca­so pro­vo­ca­ría subidas dis­pa­ra­das de ti­pos y cri­sis. Fíjese lo que ocu­rrió en los mer­ca­dos cuan­do la Fed anun­ció que es­ta­ba con­si­de­ran­do la re­ti­ra­da de los es­tí­mu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.