RE­TOS Y SO­LU­CIO­NES PA­RA LA IN­DUS­TRIA

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES -

En nues­tro país, tra­di­cio­nal­men­te, he­mos aso­cia­do de­sa­rro­llo in­dus­trial con fá­bri­cas an­ti­guas, rui­do, hu­mo y obre­ros con po­ca cua­li­fi­ca­ción. Qui­zá sea por una cues­tión de es­te­reo­ti­pos o por­que pen­sá­ba­mos que no era mo­derno, pe­ro en los úl­ti­mos trein­ta años de­ci­di­mos apos­tar por otras ac­ti­vi­da­des y ol­vi­dar­nos de una par­te de nues­tra eco­no­mía que co­nec­ta con las ne­ce­si­da­des reales de la po­bla­ción y que tan­tas ale­grías nos ha­bía da­do en el pa­sa­do. Me re­fie­ro a la in­dus­tria, que siem­pre ha si­do si­nó­ni­mo de ca­li­dad de vi­da, de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y ri­que­za.

De he­cho, la cri­sis que atra­ve­sa­mos ha de­mos­tra­do que aque­llas eco­no­mías que apos­ta­ron por el sec­tor in­dus­trial han so­bre­vi­vi­do mu­cho me­jor y mi­ran al fu­tu­ro con más op­ti­mis­mo. los da­tos son elo­cuen­tes: mien­tras que el PIB in­dus­trial en Es­pa­ña ha caí­do más de 20 pun­tos en los úl­ti­mos vein­te años has­ta el ac­tual 13%, la me­dia eu­ro­pea es del 15% y los paí­ses más desa­rro­lla­dos lo si­túan por en­ci­ma del 20%. Ade­más, a es­tas ci­fras, hay que aña­dir un da­to más cua­li­ta­ti­vo: su efec­to arras­tre en el res­to de sec­to­res eco­nó­mi­cos de la eco­no­mía na­cio­nal. Así, el in­for­me Claves de la com­pe­ti­ti­vi­dad de la in­dus­tria es­pa­ño­la de PWC, pre­sen­ta­do el pa­sa­do miér­co­les y pa­tro­ci­na­do por Sie­mens, se­ña­la que en nues­tro país la in­dus­tria re­pre­sen­ta el 26% de la eco­no­mía y el 25% del em­pleo cua­li­fi­ca­do.

Es­te in­for­me, que es una ra­dio­gra­fía pro­fun­da del sec­tor, se­ña­la­ba que los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de nues­tra in­dus­tria son la fal­ta de ta­ma­ño de sus em­pre-

En Es­pa­ña, la in­dus­tria re­pre­sen­ta el 26% del con­jun­to de la eco­no­mía y el 25% del em­pleo cua­li­fi­ca­do

sas, la po­ca pro­duc­ti­vi­dad, la ba­ja in­ver­sión en I+D+i y los pro­ble­mas de ac­ce­so al cré­di­to. La bue­na no­ti­cia es que to­dos es­tos pro­ble­mas tie­nen so­lu­ción y si se con­si­guie­se lle­gar a los es­tán­da­res eu­ro­peos –co­mo he­mos he­cho en otros cam­pos– nues­tro PIB na­cio­nal po­dría cre­cer un 2,3% adi­cio­nal.

Así, por ejem­plo, pa­ra un nú­me­ro de em­pre­sas si­mi­lar, Ale­ma­nia cuen­ta con 14.600 com­pa­ñías de más de 250 tra­ba­ja­do­res, mien­tras que Es­pa­ña só­lo con 2.616. Es­te sec­tor cuen­ta con unos cos­tes fi­jos muy ele­va­dos que só­lo pue­den ren­ta­bi­li­zar­se si se tie­ne el ta­ma­ño ade­cua­do pa­ra ge­ne­rar eco­no­mías de es­ca­la. Ade­más, no con­tar con el ta­ma­ño ade­cua­do tam­bién di­fi­cul­ta el ac­ce­so al cré­di­to y a pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción y mer­ma el po­der ne­go­cia­dor con clien­tes y pro­vee­do­res.

La so­lu­ción a es­te pro­ble­ma pa­sar por fo­men­tar pro­ce­sos de con­cen­tra­ción y la crea­ción de clús­te­res de pro­duc­ción que agru­pen a las em­pre­sas de un mis­mo sec­tor pa­ra ge­ne­rar si­ner­gias que be­ne­fi­cien a to­dos. No po­de­mos ser bue­nos en todo, pe­ro de­be­ría­mos lu­char por ser ex­ce­len­tes en unas po­cas co­sas. Así, por ejem­plo, jun­to a la in­dus­tria del au­to­mó­vil ha cre­ci­do una bri­llan­te in­dus­tria au­xi­liar de com­po­nen­tes que es una re­fe­ren­cia a es­ca­la mun­dial.

Otro de nues­tros pro­ble­mas his­tó­ri­cos es la fal­ta de pro­duc­ti­vi­dad. De me­dia, so­mos un 34,1% me­nos efi­cien­tes, en bue­na par­te, de­bi­do tam­bién a nues­tra fal­ta de ta­ma­ño. En es­te sen­ti­do, hay que en­ten­der que la so­lu­ción no pa­sa por una ba­ja­da de los sa­la­rios de nues­tros em­plea­dos, sino en do­tar su ac­ti­vi­dad de va­lor aña­di­do a tra­vés de la for­ma­ción y de los re­cur­sos y tec­no­lo­gía más ade­cua­dos. Por otro la­do, ur­ge una re­duc­ción de las car­gas ad­mi­nis­tra­ti­vas y bu­ro­crá­ti­cas a las que nos te­ne­mos que en­fren­tar los in­dus­tria­les y que di­fi­cul­tan, sino im­pi­den, la rea­li­za­ción de mu­chos pro­yec­tos.

El po­co com­pro­mi­so in­no­va­dor es al­go in­trín­se­co a nues­tra reali­dad. Nues­tra in­dus­tria in­vier­te el 0,84% de la pro­duc­ción en es­ta área fren­te al 1,5% eu­ro­peo. Es una ci­fra son­ro­jan­te que

No po­de­mos ser bue­nos en todo, pe­ro de­be­ría­mos lu­char por ser ex­ce­len­tes en unas po­cas co­sas

de­be­ría ha­cer­nos re­fle­xio­nar, ya que el éxi­to siem­pre es­tá aso­cia­do a pro­ce­sos in­no­va­do­res. En es­te sen­ti­do, la so­lu­ción pa­sa por atraer más cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y por unir los pro­ce­sos de I+D+i con la pro­duc­ción. Si se con­si­guie­se, se me­jo­ra­ría de for­ma ra­di­cal la trans­fe­ren­cia del co­no­ci­mien­to.

La se­quía cre­di­ti­cia tam­bién se ha de­ja­do no­tar en un sec­tor in­ten­si­vo en el uso del ca­pi­tal. En los úl­ti­mos on­ce años, la in­ten­si­dad in­ver­so­ra ha caí­do en­tre un 35% y 70%, lo que crea un fuer­te pe­li­gro de ob­so­les­cen­cia tec­no­ló­gi­ca que po­dría im­pac­tar en la com­pe­ti­ti­vi­dad y via­bi­li­dad de la in­dus­tria al au­men­tar los cos­tes de man­te­ni­mien­to y em­peo­rar la ca­li­dad de los pro­duc­tos fi­na­les. An­te es­te cie­rre del cir­cui­to fi­nan­cie­ro, se an­to­ja ne­ce­sa­rio bus­car nue­vas fór­mu­las de fi­nan­cia­ción o acu­dir a mo­de­los al­ter­na­ti­vos que per­mi­tan aco­me­ter es­tas re­no­va­cio­nes con unos cos­tes ra­zo­na­bles.

Por úl­ti­mo, no de­be­mos ol­vi­dar­nos de la im­por­tan­cia de la ener­gía en los pro­ce­sos in­dus­tria­les, que son una pie­za bá­si­ca pa­ra su com­pe­ti­ti­vi­dad. Si bien su pe­so no es muy ele­va­do –al­re­de­dor del 3%– hay sec­to­res don­de es­ta ci­fra se dis­pa­ra y cual­quier aho­rro afec­ta di­rec­ta­men­te a la cuen­ta de re­sul­ta­dos. La bue­na no­ti­cia es que ya exis­te la tec­no­lo­gía que pue­de ofre­cer aho­rros de has­ta el 30%.

Si he­mos si­do ca­pa­ces de ha­cer un diag­nós­ti­co y sa­be­mos las so­lu­cio­nes, es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad sa­ber si que­re­mos unirnos, tra­ba­jar co­mo sec­tor y ha­cer de nues­tro país un si­tio atrac­ti­vo pa­ra la in­dus­tria o bien de­jar pa­sar el mo­men­to.

XA­VIER CER­VE­RA / AR­CHI­VO

Ta­lle­res de Ce­rro Ne­gro de Ren­fe, con los AVE de la fir­ma Sie­mens, al sur de Ma­drid (cer­ca de la es­ta­ción de Ato­cha)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.