LA ES­PE­CIA­LI­ZA­CIÓN IN­TE­LI­GEN­TE

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Qué hay que ha­cer pa­ra vol­ver a la sen­da de la pros­pe­ri­dad? A es­tas al­tu­ras, has­ta un lo­ro que no fue­ra muy des­pier­to acer­ta­ría con la res­pues­ta co­rrec­ta: hay que cam­biar de mo­de­lo. A la pre­gun­ta de en qué de­be­ría con­sis­tir ese nue­vo mo­de­lo, un lo­ro que hu­bie­ra fre­cuen­ta­do los círcu­los ade­cua­dos di­ría: más in­dus­tria.

El lo­ro re­pe­ti­ría así una opi­nión am­plia­men­te com­par­ti­da, al­go de lo que hay que ale­grar­se, por­que, en efec­to, crear em­pleos que re­quie­ran un cier­to ni­vel de cua­li­fi­ca­ción y ofrez­can, no só­lo unos in­gre­sos de­cen­tes, sino tam­bién una ac­ti­vi­dad hu­ma­na­men­te sa­tis­fac­to­ria re­quie­re se­gu­ra­men­te ir com­ple­tan­do nues­tra es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, in­cli­na­da du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po ha­cia el tu­ris­mo y la cons­truc­ción, con una ma­yor con­cen­tra­ción en la in­dus­tria.

Pe­ro otra co­sa es con­cre­tar el mo­do en que ha­bría que lle­var a la prác­ti­ca esa rein­dus­tria­li­za­ción. Cuan­do que­ra­mos ha­cer­lo re­cor­da­re­mos, no sin cier­to son­ro­jo, que la ex­pre­sión po­lí­ti­ca in­dus­trial ha­ce mu­chos años que de­sa­pa­re­ció del lé­xi­co de la gen­te edu­ca­da. En ca­si to­das las re­gio­nes de Es­pa­ña (el País Vas­co pa­re­ce ser la ex­cep­ción), la ac­ti­tud del Es­ta­do ha­cia la in­dus­tria po­dría re­su­mir­se en la má­xi­ma atri­bui­da al pre­si­den­te Rea­gan: “Si al­go se mue­ve, grá­va­lo con un im­pues­to; si aún se mue­ve, re­gú­la­lo; si de­ja de mo­ver­se, da­le una sub­ven­ción”. Ne­ce­si­ta­mos al­go me­jor.

Em­pe­za­re­mos sus­ti­tu­yen­do la vie­ja eti­que­ta de po­lí­ti­ca in­dus­trial por una ex­pre­sión más mo­des­ta, co­mo la de apo­yo a la in­dus­tria, que nos ayu­de a si­tuar­nos en un con­tex­to más rea­lis­ta, ya que se tra­ta, no de ela­bo­rar gran­des po­lí­ti­cas, sino sen­ci­lla­men­te de de­fen­der el in­te­rés ge­ne­ral ayu­dan­do a las bue­nas em­pre­sas.

Na­tu­ral­men­te, el Es­ta­do no sa­be có­mo dis­tin­guir las bue­nas em­pre­sas de las ma­las, pe­ro en el mun­do ac­tual hay una re­gla bien sen­ci­lla: son bue­nas las em­pre­sas que con­si­guen la­brar­se una po­si­ción en el mer­ca­do mun­dial, y tam­bién las que, si bien por la na­tu­ra­le­za de su ne­go­cio no ex­por­tan, adop­tan las me­jo­res prác­ti­cas de las ex­por­ta­do­ras. Tam­bién lo son aque­llas cu­yo destino ha si­do unir­se a una mul­ti­na­cio­nal mu­cho ma­yor y que so­bre­vi­ven en ella.

Es­te ob­je­ti­vo, en apa­rien­cia tan mo­des­to, de ayu­dar a quie­nes pue­den sa­car pro­ve­cho de la ayu­da, en­cie­rra la gran di­fi­cul­tad de to­da po­lí­ti­ca pú­bli­ca: pa­ra ser efi­caz de­be ser dis- cri­mi­na­to­ria y par­tir de la ba­se de que al­gu­nas em­pre­sas de­ben ser ayu­da­das y otras no. La apli­ca­ción de es­te prin­ci­pio tie­ne con­se­cuen­cias no só­lo so­bre las per­so­nas, sino tam­bién so­bre los te­rri­to­rios. El te­mor a es­tas con-

El Es­ta­do de­be ha­cer lo po­si­ble por de­fen­der las em­pre­sas lo­ca­les que ha­yan lo­gra­do abrir­se ca­mino fue­ra

se­cuen­cias ha con­du­ci­do en el pa­sa­do a la pa­rá­li­sis de todo pro­gra­ma ra­cio­nal de ayu­da a la in­dus­tria.

El apo­yo efi­caz a la in­dus­tria es, pa­ra el po­lí­ti­co que quie­re lle­var­lo a ca­bo, una ac­ti­vi­dad arries­ga­da. Y si no lo es, no se­rá efi­caz.

Es­te prin­ci­pio de­be ser apli­ca­do con más ri­gor hoy que ha­ce trein­ta años, por­que el es­fuer­zo que no­so­tros po­da­mos ha­cer den­tro de Es­pa­ña pa­ra se­pa­rar el grano de la pa­ja se es­tá ha­cien­do tam­bién en el ám­bi­to de la Unión Eu­ro­pea, don­de la com­pe­ten­cia por fi­gu­rar en­tre los ga­na­do­res es aún más in­ten­sa que den­tro de nues­tras fron­te­ras, y don­de ca­da uno quie­re ha­cer apa­ren­tar que la pa­ja es­tá en otra par­te.

Al mis­mo tiem­po, sin em­bar­go, el Es­ta­do de­be ha­cer lo po­si­ble por de­fen­der aque­llas em­pre­sas de aquí que ha­yan lo­gra­do abrir­se ca­mino fue­ra y ayu­dar­las a con­so­li­dar su po­si- ción fren­te a sus com­pe­ti­do­res.

Por des­gra­cia, no es ex­cep­cio­nal ob­ser­var que nues­tros re­pre­sen­tan­tes no ma­ni­fies­tan, fren­te al ex­te­rior, una opi­nión de­ma­sia­do bue­na de la ca­li­dad de nues­tros pro­duc­tos, qui­zá por una lar-

En la ayu­da a la in­dus­tria no bas­ta con ser in­te­li­gen­te; qui­zá sea más im­por­tan­te ser lis­to

ga ex­po­si­ción a los fru­tos de la épo­ca de la au­tar­quía. El ri­gor apli­ca­do ha­cia aden­tro ha de ser com­ple­men­ta­do con el en­tu­sias­mo fren­te al ex­te­rior. Así lo ha- cen nues­tros so­cios. Es­ta sim­pa­tía ha­cia nues­tros pro­duc­tos de­be ex­ten­der­se a nues­tras pro­pias em­pre­sas, por­que, den­tro de cier­tos lí­mi­tes, es­tas de­ben sos­te­ner­se unas a otras.

La úni­ca ex­pe­rien­cia di­rec­ta que ten­go de es­te asun­to, ad­qui­ri­da du­ran­te la re­con­ver­sión in­dus­trial, no me per­mi­te ser muy op­ti­mis­ta: una em­pre­sa so­lía ha­cer lo im­po­si­ble por abas­te­cer­se en el ex­tran­je­ro an­tes que ayu­dar a un su­mi­nis­tra­dor na­cio­nal en apu­ros. Es­pe­re­mos que eso ha­ya cam­bia­do.

INS­TRU­MEN­TOS DE AYU­DA

En cuan­to a los ins­tru­men­tos de ayu­da, es­tos que­dan muy li­mi­ta­dos por nues­tra per­te­nen­cia a la Unión Eu­ro­pea. Con­ti­núa en ma­nos de nues­tras ad­mi­nis­tra­cio­nes uno muy im­por­tan­te: no es­tor­bar. Por lo que uno oye de los em­pre­sa­rios, un uso más fre­cuen­te de ese ins­tru­men­to in­flui­ría fa­vo­ra­ble­men­te en la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tra in­dus­tria.

Al­gu­nos cri­te­rios ge­ne­ra­les, cier­to que no muy or­to­do­xos, po­drían ayu­dar a la de­fen­sa de nues­tra in­dus­tria en el con­tex­to eu­ro­peo. El pri­me­ro es que, co­mo la Unión Eu­ro­pea no es una unión po­lí­ti­ca, el pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB) de la Unión Eu­ro­pea no es más que una es­ta­dís­ti­ca: un ma­yor cre­ci­mien­to del PIB de Fin­lan­dia me­jo­ra esa es­ta­dís­ti­ca, y be­ne­fi­cia a Fin­lan­dia, pe­ro a na­die más. En una unión po­lí­ti­ca, las zo­nas más des­fa­vo­re­ci­das po­drían be­ne­fi­ciar­se de la ma­yor ri­que­za de Fin­lan­dia. En la ac­tual Unión Eu­ro­pea, no es es­te el ca­so, y qui­zá no lo sea nun­ca, así que no hay que de­jar­se im­pre­sio­nar por el ar­gu­men­to de que tal o cual me­di­da con­tri­bui­rá tan­tos pun­tos al cre­ci­mien­to del PIB de la Unión Eu­ro­pea.

El se­gun­do cri­te­rio es que no nos mo­ve­mos en un mun­do ar­mó­ni­co en que las co­sas tien­den a un equi­li­brio, sino que es pro­ba­ble­men­te más rea­lis­ta pen­sar que es­ta­mos en un jue­go en el que ha­brá ga­na­do­res y per­de­do­res, y es po­si­ble (aun­que no lo sa­be­mos) que la dis­tan­cia en­tre unos y otros se agran­de en lu­gar de dis­mi­nuir, de ma­ne­ra que pa­ra los per­de­do­res no sea ya una cues­tión de pa­cien­cia.

El úl­ti­mo cri­te­rio de­ri­va del tí­tu­lo de una re­cien­te ini­cia­ti­va pro­pues­ta por la Co­mi­sión de la Unión Eu­ro­pea pa­ra orien­tar los fon­dos des­ti­na­dos a la in­no­va­ción: la lla­man smart spe­cia­li­za­tion, tra­du­ci­do aquí por es­pe­cia­li­za­ción in­te­li­gen­te. El lec­tor ob­ser­va­rá que smart no sig­ni­fi­ca in­te­li­gen­te, sino lis­to. To­me­mos no­ta: en la ayu­da a la in­dus­tria, ha­cia den­tro y ha­cia fue­ra, no bas­ta con ser in­te­li­gen­te. Qui­zá sea más im­por­tan­te ser lis­to.

MAR­KEL RE­DON­DO / BLOOM­BERG

Hay acuer­do ge­ne­ral so­bre la ne­ce­si­dad de cam­biar el mo­de­lo de cre­ci­mien­to y apos­tar por la in­dus­tria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.