CA­TA­LUN­YA EN LA ARE­NA IN­TER­NA­CIO­NAL

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Una de las ver­tien­tes po­lí­ti­cas más im­por­tan­tes de cual­quier país in­de­pen­dien­te es su pro­yec­ción y en­ca­je en la co­mu­ni­dad de las na­cio­nes. No se tra­ta de un me­ro ejer­ci­cio de ima­gen, sino tam­bién de la ca­pa­ci­dad de cum­plir los de­be­res de un Es­ta­do res­pec­to del res­to del mun­do y, al mis­mo tiem­po, dis­fru­tar de los de­re­chos que ser miem­bro de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal con­lle­va. Se tra­ta, por tan­to, de una fa­ce­ta muy im­por­tan­te, es más, de­ci­si­va, en la con­si­de­ra­ción de una hi­po­té­ti­ca Ca­ta­lun­ya in­de­pen­dien­te.

El te­ma se ha cen­tra­do es­tos úl­ti­mos días en la per­ma­nen­cia o no de Ca­ta­lun­ya en la Unión Eu­ro­pea (UE) y en el eu­ro en el ca­so de su even­tual in­de­pen­den­cia. Res­pec­to a la UE, y tal co­mo han in­di­ca­do to­dos sus re­pre­sen­tan­tes que han alu­di­do a es­te te­ma en los úl­ti­mos días, la se­pa­ra­ción po­lí­ti­ca de Ca­ta­lun­ya de Es­pa­ña la de­ja­ría au­to­má­ti­ca­men­te fue­ra de la UE, ya que es el Es­ta­do es­pa­ñol y no sus te­rri­to­rios cons­ti­tu­ti­vos el sig­na­ta­rio de los tra­ta­dos con la UE. No se­ría ne­ce­sa­ria nin­gu­na ac­tua­ción pa­ra ex­pul­sar a Ca­ta­lun­ya; sim­ple­men­te es­ta se se­pa­ra­ría del país, Es­pa­ña, cu­yos tra­ta­dos con la UE se apli­can hoy a Ca­ta­lun­ya co­mo par­te in­te­gran­te del Reino de Es­pa­ña.

Es inú­til adu­cir po­si­bles ex­cep­cio­nes, in­ven­tar­se sub­ter­fu­gios o ne­go­cia­cio­nes po­lí­ti­cas que lo evi­ten. La con­ti­nui­dad de Ca­ta­lun­ya en la UE si se se­pa­ra­se del Es­ta­do es­pa­ñol es im­po­si­ble se­gún el de­re­cho co­mu­ni­ta­rio y el de­re­cho in­ter­na­cio­nal. En con­tra­par­ti­da, la ne­go­cia­ción pa­ra la en­tra­da de una Ca­ta­lun­ya in­de­pen­dien­te en la UE no de­be­ría ser lar­ga ni com­pli­ca­da, da­do que Ca­ta­lun­ya ya cum­ple con gran par­te de la le­gis­la­ción co­mu­ni­ta­ria. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que só­lo ha­bien­do con­se­gui­do la in­de­pen­den­cia de acuer­do con las nor­mas del de­re­cho in­ter­na­cio­nal y en el mar­co de un pac­to amis­to­so con el Es­ta­do es­pa­ñol se­ría po­si­ble ob­te­ner la ne­ce­sa­ria una­ni­mi­dad de to­dos los paí­ses miem­bros, in­clui­do Es­pa­ña, pa­ra lo­grar el in­gre­so de la Ca­ta­lun­ya in­de­pen­dien­te en la UE.

El te­ma del eu­ro pa­re­ce más ase­qui­ble, pe­ro es tam­bién com­ple­jo. Un país no ne­ce­si­ta per­te­ne­cer a la UE pa­ra po­der uti­li­zar el eu­ro. An­do­rra, Mon­te­ne­gro y otros paí­ses lo usan. Pe­ro no es lo mis­mo uti­li­zar el eu­ro me­dian­te un sim­ple acuer­do téc­ni­co con la UE, co­mo ha­cen esos paí­ses, que ser miem­bro de la eu­ro­zo­na, es de­cir, la ins­ti­tu­ción que agru­pa a los paí­ses de la UE cu­ya mo­ne­da es el eu­ro.

Só­lo los paí­ses de la UE pue­den per­te­ne­cer a la eu­ro­zo­na y, por lo tan­to, ser miem­bros del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), par­ti­ci­par en el di­se­ño de su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y, muy im­por­tan­te, dis­fru­tar de la am­plia li­qui­dez que el BCE ofre­ce a los ban­cos de los paí­ses de la eu­ro­zo­na. Sin es­tar en la UE y aun­que se usa­ra el eu­ro, es de­cir, sin ser miem­bro de la eu­ro­zo­na, Ca­ta­lun­ya que­da-

Só­lo los paí­ses de la UE pue­den per­te­ne­cer a la eu­ro­zo­na y, por lo tan­to, ser miem­bros del BCE

ría tam­bién al mar­gen de la unión ban­ca­ria que se es­tá cons­tru­yen­do en el seno de la UE.

Por tan­to, es­tar fue­ra de la eu­ro­zo­na ten­dría, en reali­dad, tan­tas con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas co­mo es­tar fue­ra de la UE. En par­ti­cu­lar, obli­ga­ría a la ban­ca ca­ta­la­na a una des­lo­ca­li­za­ción for­zo­sa pa­ra so­bre­vi­vir. Es preocu- pan­te que na­die, ni los más di­rec­ta­men­te in­tere­sa­dos, ha­blen de es­tos gra­ves ries­gos fi­nan­cie­ros pa­ra una Ca­ta­lun­ya si­tua­da fue­ra de la eu­ro­zo­na.

Pe­ro los pro­ble­mas de la in­ser­ción de una Ca­ta­lun­ya in­de­pen­dien­te en la are­na in­ter­na­cio­nal no aca­ban con la UE y con el eu­ro, por muy de­ci­si­vos que am­bos sean. En efec­to, la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya trae­ría con­si­go que de­ja­ra de per­te­ne­cer a or­ga­nis­mos co­mo la ONU, la OCDE, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio, la Unesco y a otros mu­chos cen­te­na­res de or­ga­nis­mos y tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, a los cua­les aho­ra Ca­ta­lun­ya es­tá vin­cu­la­da co­mo par­te in­te­gran­te del Es­ta­do es­pa­ñol.

La crea­ción de la red por la cual los paí­ses se in­ser­tan en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal es una la­bor de di­men­sio­nes his­tó­ri­cas, com­pli­ca­da y cos­to­sa, en la que con­ver­gen el buen (o mal) ha­cer de un país y su acep­ta­ción por par­te de la co­mu­ni­dad de las na­cio­nes. Tam­bién for­man par­te im­por­tan­te de es­ta red glo­bal que todo país ne­ce­si­ta, las emba- ja­das y le­ga­cio­nes que hay que ir mon­tan­do en todo el mun­do o, por lo me­nos, en los paí­ses más im­por­tan­tes.

La en­tra­da de una Ca­ta­lun­ya in­de­pen­dien­te en la red de or­ga­nis­mos y tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les ab­sor­be­ría mu­chos re­cur­sos hu­ma­nos y eco­nó­mi­cos. En al­gu­nos ca­sos, por ejem­plo la Unesco, el pro­ce­so po­dría ser fá­cil, da­da la im­por­tan­cia de los as­pec­tos cul­tu­ra­les en la pro­yec­ción in-

Con la in­de­pen­den­cia, Ca­ta­lun­ya de­ja­ría de ser miem­bro de or­ga­nis­mos co­mo la ONU, la OCDE o el FMI

ter­na­cio­nal de Ca­ta­lun­ya. En otros ca­sos, por ejem­plo la OCDE, el pro­ce­so se­ría más com­pli­ca­do por­que se re­que­ri­ría un pe­rio­do lar­go de ma­du­ra­ción en el que la eco­no­mía ca­ta­la­na pu­die­ra de­mos­trar que es re­le­van­te a es­ca­la glo­bal.

Hay dos as­pec­tos que es im­por­tan­te re­sal­tar. El pri­me­ro es que la per­te­nen­cia a un or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal y el ser miem­bro de un tra­ta­do in­ter­na­cio­nal con­lle­van, ca­si siem­pre, apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas en for­ma de cuo­tas de ca­pi­tal y/o gas­tos de fun­cio­na­mien­to. Al ser aho­ra el Go­bierno cen­tral el que su­fra­ga es­tos gas­tos, pue­de dar la im­pre­sión de que no exis­ten, pe­ro los cos­tes de la pro­yec­ción ex­te­rior de los paí­ses son ele­va­dos y tan­to más one­ro­sos cuan­to más pe­que­ños son.

El se­gun­do as­pec­to que es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta es que Ca­ta­lun­ya no po­dría as­pi­rar a re­pli­car la red in­ter­na­cio­nal que aho­ra le pro­por­cio­na la per­te­nen­cia al Es­ta­do es­pa­ñol, tan­to por ra­zo­nes his­tó­ri­cas co­mo eco­nó­mi­cas y de ta­ma­ño. Así, por ejem­plo, se­ría prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que un ca­ta­lán de una fu­tu­ra Ca­ta­lun­ya in­de­pen­dien­te pu­die­ra ser, co­mo en la reali­dad ha ocu­rri­do des­de la tran­si­ción, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, di­rec­tor ge­ne­ral de la Unesco o miem­bro del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo del BCE.

Co­mo se­ña­lé en mi ar­tícu­lo en es­tas pá­gi­nas Ilu­sión, pe­ro tam­bién re­fle­xión (7/X/2012), no ha­bría in­ser­ción po­si­ble de una Ca­ta­lun­ya in­de­pen­dien­te en el con­cier­to de las na­cio­nes si el pro­ce­so de se­pa­ra­ción del Es­ta­do es­pa­ñol no se ajus­ta­se a las le­yes es­pa­ño­las y al de­re­cho in­ter­na­cio­nal. No ol­vi­de­mos que los es­ta­dos se dis­pen­san un fuer­te gra­do de pro­tec­ción en­tre ellos. El ar­tícu­lo 4.2 del tra­ta­do de la Unión Eu­ro­pea es un buen ejem­plo de ello: “La Unión Eu­ro­pea (...) res­pe­ta­rá las fun­cio­nes esen­cia­les del Es­ta­do, es­pe­cial­men­te las que tie­nen por ob­je­to ga­ran­ti­zar su in­te­gri­dad te­rri­to­rial...”.

En la are­na in­ter­na­cio­nal no hay nin­gún pa­drino re­le­van­te (Es­ta­dos Uni­dos, Ru­sia, Ale­ma­nia) dis­pues­to a ava­lar la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya y a ce­rrar los ojos a las le­yes que aho­ra la obs­ta­cu­li­zan. En es­tas con­di­cio­nes, re­sul­ta muy preo­cu­pan­te que al­gu­nos vean co­mo so­lu­ción de úl­ti­mo re­cur­so la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia por par­te del Go­bierno ca­ta­lán. Es­te pa­so se­ría una ga­ran­tía del to­tal ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal de Ca­ta­lun­ya.

El for­ce­jeo con el Go­bierno de Ma­drid ha ab­sor­bi­do, has­ta aho­ra, las ener­gías y las in­quie­tu­des en el plan­tea­mien­to de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya. Pe­ro, en reali­dad, los obs­tácu­los pa­ra al­can­zar­la que pro­vie­nen del ex­te­rior, es­pe­cial­men­te de la UE, son tan­to o más de­ci­si­vos que los plan­tea­dos por Ma­drid. Que­rer ig­no­rar los con­di­cio­nan­tes po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos del mun­do que nos ro­dea só­lo pue­de con­du­cir al des­pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal de Ca­ta­lun­ya.

FRANK MAY / EFE

Se­gún el pro­fe­sor Muns, si Ca­ta­lun­ya sa­lie­se de la UE po­dría se­guir usan­do el eu­ro, pe­ro per­de­ría el res­pal­do del BCE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.