Un en­sa­yo ba­ra­to: só­lo fal­tan 15 millones

La Vanguardia - Dinero - - DE LA CIENCIA AL MERCADO -

La his­to­ria de mu­chas de las em­pre­sas sur­gi­das de las uni­ver­si­da­des de Ca­ta­lun­ya – spin-offs co­mo Ory­zon– tie­ne cier­to pa­ra­le­lis­mo con la bús­que­da de tra­ta­mien­to pa­ra las en­fer­me­da­des ra­ras: pa­ra al­can­zar el éxi­to es ne­ce­sa­ria mu­cha pre­pa­ra­ción cien­tí­fi­ca y mu­chos es­fuer­zos pa­ra su­pe­rar los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos.

El ca­so de Ory-1001 es un buen ejem­plo. Pa­ra lle­var a ca­bo los en­sa­yos clí­ni­cos en fa­se I –que se po­dría ini­ciar es­te oto­ño– y fa­se II, es de­cir, has­ta lle­gar a com­pro­bar la efi­ca­cia de es­te me­di­ca­men­to y con­se­guir su apro­ba­ción ini­cial, la em­pre­sa cal­cu­la que ne­ce­si­ta­rá unos 15 millones de eu­ros. Carlos Bue­sa, di­rec­tor ge­ne­ral y co­fun­da­dor de Ory­zon, in­di­ca en es­te sen­ti­do que la com­pa­ñía ha ini­cia­do un pro­ce­so pa­ra con­se­guir nue­vas in­ver­sio­nes que ha­gan po­si­ble que el es­tu­dio se com­ple­te lo an­tes po­si­ble.

El pro­yec­to no es fá­cil, pe­ro a fa­vor de Ory­zon des­ta­ca el he­cho de que el de­sa­rro­llo de in­hi­bi­do­res del ti­po LSD-1 es un cam­po de “in­no­va­ción rup­tu­ris­ta”, se­gún Bue­sa. Pa­ra pro­te­ger es­te tra­ba­jo, Ory­zon ha ini­cia­do los trá­mi­tes pa­ra con­se­guir 18 fa­mi­lias o gru­pos de pa­ten­tes, la pri­me­ra de las cua­les ha si­do con­ce­di­da re­cien­te­men­te por la ad­mi­nis­tra­ción de Es­ta­dos Uni­dos. Ory­zon es la pri­me­ra em­pre­sa eu­ro­pea que al­can­za la fa­se de en­sa­yo clí­ni­co en es­te ti­po de pro­duc­tos y la se­gun­da a es­ca­la mun­dial. pe­rio­do de diez años. Es­te ti­po de in­cen­ti­vos pre­ten­den fa­ci­li­tar el de­sa­rro­llo de me­di­ca­men­tos que, co­mo el Ory-1001, van di­ri­gi­dos a en­fer­me­da­des gra­ves pe­ro con un nú­me­ro re­la­ti­va­men­te ba­jo de pa­cien­tes.

La in­ves­ti­ga­ción de Ory­zon en la fa­mi­lia de pro­duc­tos a la que per­te­ne­ce Ory-1001 se ini­ció en co­la­bo­ra­ción con el equi­po del pro­fe­sor Isi­dre Fe­rrer, ca­te­drá­ti­co de la UB y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­pa­to­lo­gía del hos­pi­tal de Bell­vit­ge, cuan­do bus­ca­ban mar­ca­do­res o sus­tan­cias sin­te­ti­za­das por el pro­pio or­ga­nis­mo –pre­sen­tes en la san­gre, por ejem­plo– que sir­vie­ran pa­ra diag­nos­ti­car en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas. Así, bus­can­do un mar­ca­dor pa­ra pro­ble­mas co­mo el alz­hei­mer, com­pro­ba­ron que los te­ji­dos ce­re­bra­les da­ña­dos que es­tu­dia­ban te­nían mo­lé­cu­las co­mo la de­me­ti­la­sa es­pe­cí­fi­ca de li­si­na-1 (LSD-1, por las si­glas en in­glés), una en­zi­ma que se re­la­cio­na con di­ver­sas en­fer­me­da­des gra­ves a tra­vés de un com­ple­jo pro­ce­so epi­ge­né­ti­co (mo­di­fi­ca- ción de la ex­pre­sión de los ge­nes no pro­vo­ca­da di­rec­ta­men­te por una al­te­ra­ción en el ADN).

“Ory­zon te­nía en aquel mo­men­to la vo­lun­tad de trans­for­mar­se de una em­pre­sa de I+D ge­nó­mi­ca a una bio­far­ma­céu­ti­ca y em­pe­za­mos un pro­gra­ma de bús­que­da de mo­lé­cu­las que pu­die­ran in­hi­bir la ac­ción del LSD-1”, ex­pli­ca Carlos Bue­sa. En el pro­ce-

Tras ser de­sig­na­do por la UE co­mo fár­ma­co huér­fano, Ory­zon se be­ne­fi­cia­rá de ayu­das a la in­ves­ti­ga­ción

so de in­ves­ti­ga­ción, Ory­zon des­cu­brió que ade­más de las im­pli­ca­cio­nes neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas, la LSD-1 es­ta­ba muy im­pli­ca­da en al­gu­nos ti­pos de cán­cer y, en con­se­cuen­cia, de­ci­die­ron se­guir la bús­que­da de in­hi­bi­do­res en los dos cam­pos.

Du­ran­te los úl­ti­mos años, la em­pre­sa –ini­cial­men­te ubi­ca­da en el Parc Cien­tí­fic de Bar­ce­lo­na y en la ac­tua­li­dad en el Al­me­da Park de Cor­ne­llà de Llo­bre­gat– ha desa­rro­lla­do más de 800 va­rian­tes de po­si­bles me­di­ca­men­tos has­ta lle­gar al can­di­da­to con más po­si­bi­li­da­des de éxi­to pa­ra el tra­ta­mien­to de la LMA, el Ory-1001.

Bue­sa des­ta­ca que, apar­te de los tra­ba­jos de su em­pre­sa, un es­tu­dio de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Man­ches­ter ha mos­tra­do que los in­hi­bi­do­res de LSD-1 del ti­po Ory-1001 pue­den de­te­ner la LMA en te­ji­dos de la­bo­ra­to­rio y ade­más ata­car de for­ma se­lec­ti­va las cé­lu­las ma­dre leu­cé­mi­cas, y, por tan­to, po­drían evi­tar las re­caí­das en es­ta en­fer­me­dad, una de las cau­sas prin­ci­pa­les de muer­te en es­te ti­po de pa­cien­tes.

En­tre los cien­tí­fi­cos im­pli­ca­dos en el pro­yec­to des­ta­can Ta­ma­ra Maes, di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca de Ory­zon; Fran­cesc Bosch, di­rec­tor del equi­po de on­cohe­ma­tó­lo­gos del Vall d’He­bron, y Tim Som­mer­vai­lle, del Pa­ter­son ICRU­ni­ver­si­dad de Man­ches­ter.

SER­GI ALCÁZAR BA­DIA

Carlos Bue­sa, di­rec­tor ge­ne­ral y co­fun­da­dor de Ory­zon Ge­no­mics

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.