EE.UU., un asun­to de­li­ca­do

El de­ba­te so­bre el te­cho de la deu­da ame­na­za la evo­lu­ción del S&P 500, en má­xi­mos his­tó­ri­cos

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

Ma­ña­na, de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos de­be­rán ha­llar una re­so­lu­ción al te­cho de la deu­da. Si no, la si­tua­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca es­ta­dou­ni­den­se, y por ex­ten­sión la mun­dial, ya pue­den ir po­nién­do­se a tem­blar: sin un acuer­do, pa­sa­do ma­ña­na se ac­ti­va­rán los me­ca­nis­mos que im­pe­di­rán que los fun­cio­na­rios co­bren su pa­ga men­sual (y se tra­ta de mu­chos im­pa­gos: se cal­cu­la que hay al­re­de­dor de 25 millones de fun­cio­na­rios en Es­ta­dos Uni­dos...).

El pro­ble­ma mar­ca un pun­to de in­fle­xión en la si­tua­ción de la pri­me­ra eco­no­mía mun­dial, que va cre­cien­do (so­bre el 1,5%), pe­ro a un rit­mo in­fe­rior de lo pre­vis­to. La sa­lud de su ma­cro­eco­no­mía, uná­ni­me­men­te aplau­di­da en ma­yo, des­pier­ta con­tro­ver­sia en es­tos días.

El le­ma “Don’t fight the Fed” (no lu­ches con­tra la Fed), que es­ta­ba en bo­ga en ma­yo, re­sul­ta mu­cho me­nos con­vin­cen­te aho­ra: se su­ce­den las crí­ti­cas a la de­ri­va de la na­ve que –al me­nos has­ta enero– pi­lo­ta Ben Ber­nan­ke: tan­to cam­bio de rum­bo en el asun­to del ta­pe­ring (el fu­tu­ro de los es­tí­mu­los eco­nó­mi­cos de 85.000 millones de dó­la­res men­sua­les, una in­yec­ción que se ha ve­ni­do apli­can­do du­ran­te los úl­ti­mos tres años) ha des­per­ta­do las aler­tas en­tre los es­pe­cia­lis­tas, que de­tec­tan in­tere­ses en­con­tra­dos. En los úl­ti­mos tres me­ses, Ber­nan­ke y su equi­po se han en­re­da­do en un jue­go de de­cla­ra­cio­nes y des­men­ti­dos, de idas y vuel­tas –“tal vez re­ti­re­mos los es­tí­mu­los en sep­tiem­bre”, “se­gu­ra­men­te ocu­rri­rá a fi­nal de año”, “al fi­nal no va­mos a ha­cer­lo”–, tan en­re­ve­sa­do que ya na­die en­tien­de na­da de lo que es­tá ocu­rrien­do. “Las úl­ti­mas de­ci­sio­nes de la Fed son un cla­ro ejem­plo de có­mo no se de­ben ha­cer las co­sas”, en­tien­de la ma­yo­ría de las fuen­tes.

–Pe­ro, real­men­te, la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se ¿es­tá bien o es­tá mal? –se pre­gun­tan–. ¿Va­le la pe­na in­ver­tir en ac­cio­nes del Dow Jo­nes o el S&P?

Las opi­nio­nes son de to­dos los co­lo­res, y en la pa­le­ta van des­de el más os­cu­ro al más cla­ro, sin que na­die se que­de in­di­fe­ren­te: el de­ba­te es­tá abier­to.

“La ver­dad, yo no in­ver­ti­ría en Es­ta­dos Uni­dos”, res­pon­de Juan Ma­nuel Vi­cen­te Ca­sa­de- vall, so­cio de Kess­ler & Casadevall, una en­ti­dad de ase­so­ra­mien­to fi­nan­cie­ra in­de­pen­dien­te (Eafi). “El in­ver­sor me­dio es­pa­ñol, que tie­ne un per­fil me­dio con­ser­va­dor, no de­be­ría to­mar ries­gos. Los má­xi­mos his­tó­ri­cos que vi­ven hoy am­bos ín­di­ces de­mues­tran que las ac­cio­nes es­tán ca­ras y pue­den su­frir un ajus­te a cor­to pla­zo. No creo que les con­ven­ga es­tar ahí aho­ra mis­mo...”.

“Calcu­lo que po­dría ha­ber una co­rrec­ción del 4% o el 5% de aquí a fi­nal de año”, di­ce José Manzanares, pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Bur­sá­ti­les (IEB). “Así se abri­ría la puer­ta a un buen rally al­cis­ta de di­ciem­bre: si no hay opor­tu­ni­da­des, ¡el mer­ca-

“Las úl­ti­mas de­ci­sio­nes de la Fed son un ejem­plo de có­mo no ha­cer las co­sas”, di­ce un ex­per­to

do no pue­de se­guir cre­cien­do de una for­ma cons­tan­te! Otra co­sa es la de­ri­va de la Fed. Sus de­ci­sio­nes han si­do caó­ti­cas. Pa­ra en­ten­der­nos, lo que ha he­cho es co­mo si es­tás en co­ma, en­vuel­to en ca­bles, me­jo­ras y te sa­can los ca­bles, y en­ton­ces em­peo­ras y te los vuel­ven a po­ner. Un lío”.

“No­so­tros no lo ve­mos de esa ma­ne­ra”, in­ter­vie­ne aho­ra Ale­jan­dro Vidal, res­pon­sa­ble de es­tra­te­gia de ban­ca pa­tri­mo­nial en Ban­ca March. “La ren­ta va­ria­ble es­ta­dou­ni­den­se si­gue ofre­cien­do opor­tu­ni­da­des a me­dio pla­zo. Si hay re­cor­tes, no se­rá na­da in­ten­so, sino una sim­ple to­ma de be­ne­fi­cios. El mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se no es­tá ex­tra­or­di­na­ria­men­te ba­ra­to, pe­ro en ba­se a las va­lo­ra- cio­nes fun­da­men­ta­les no po­de­mos de­cir que es­té ca­ro: sus em­pre­sas tie­nen un PER (la re­la­ción en­tre el pre­cio y los be­ne­fi­cios) de 16 pun­tos, li­ge­ra­men­te in­fe­rior a la me­dia his­tó­ri­ca, pró­xi­ma al 17,8. Aho­ra bien, con­vie­ne apos­tar por va­lo­res li­ga­dos al ci­clo, co­mo el con­su­mo, los bie­nes de equi­po o la tec­no­lo­gía, más que en va­lo­res de­fen­si­vos”.

“No­so­tros re­co­men­da­mos abier­ta­men­te in­ver­tir en la ren­ta va­ria­ble es­ta­dou­ni­den­se”, di­ce Carlos Or­du­ña, so­cio de One to One Ca­pi­tal Part­ners, otra Eafi, ce­rran­do en blan­co la pa­le­ta de co­lo­res. “La si­tua­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca es­ta­dou­ni­den­se es bue­na. Su PIB cre­ce. Si la Fed se plan­tea re­ti­rar los es­tí­mu­los, eso ocu­rre por­que ya no son ne­ce­sa­rios y por­que los re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les son bue­nos. El te­ma del dé­fi­cit, el te­cho de la deu­da, se ha eter­ni­za­do, pe­ro el Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se se fi­nan­cia fá­cil­men­te y siem­pre tie­ne com­pra­do­res. Tan­to los bo­nos del Es­ta­do co­mo el dó­lar son va­lo­res re­fu­gio. No se pue­de com­pa­rar su dé­fi­cit con el eu­ro­peo, que es­tá mu­cho peor. No­so­tros re­co­men­da­mos so­bre­pon­de­rar en la ren­ta va­ria­ble de Es­ta­dos Uni­dos”.

La pa­le­ta ilus­tra el es­ta­do de las co­sas: en el de­ba­te sub­ya­ce un aba­ni­co de ele­men­tos po­si­ti­vos (el con­su­mo ti­ra, las ven­tas de co­ches es­tán en má­xi­mos, los ban­cos es­tán sa­nea­dos, el sec­tor in­mo­bi­lia­rio cre­ce) y ne­ga­ti­vos (la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ran la Fed y el te­cho de la deu­da, el irre­suel­to con­flic­to si­rio). Vis­to así, Es­ta­dos Uni­dos no es lo que era en ma­yo, cuan­do to­dos apos­ta­ban por su ren­ta va­ria­ble.

SCOTT EELLS / BLOOM­BERG

Un agen­te de bol­sa, en Wall Street

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.