MER­KEL Y EL FIN DE LA CRI­SIS DEL EU­RO

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Bue­nas no­ti­cias: la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es sen­si­ble­men­te me­jor que la de ha­ce ape­nas un año. Ello no sig­ni­fi­ca, en ab­so­lu­to, que no si­gan exis­tien­do se­rios pro­ble­mas, co­mo los ele­va­dos ni­ve­les de deu­da que mer­man el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co o la di­fi­cul­tad de cre­cer a rit­mos su­fi­cien­tes co­mo pa­ra crear em­pleo de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va.

La eu­ro­cri­sis al­can­zó su ce­nit en ve­rano del 2012, cuan­do la pri­ma de ries­go del bono es­pa­ñol al­can­zó los 600 pun­tos bá­si­cos. Só­lo la in­ter­ven­ción del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), pri­me­ro a tra­vés de las de­cla­ra­cio­nes de su pre­si­den­te ga­ran­ti­zan­do las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra pre­ser­var el eu­ro y, pos­te­rior­men­te, me­dian­te la apro­ba­ción del pro­gra­ma OMT de com­pra de bo­nos de los paí­ses que lo so­li­ci­ta­ran, sin lí­mi­te en cuan­tía ni en tiem­po, ha lo­gra­do di­si­par las du­das de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros so­bre la irre­ver­si­bi­li­dad del eu­ro.

La cer­te­za de con­tar con el res­pal­do del BCE en ca­so de di­fi­cul­ta­des ha per­mi­ti­do que el Es­ta­do se fi­nan­cie sin pro­ble­mas, con ele­va­da de­man­da en to­das sus emi­sio­nes y re­du­cien­do los cos­tes de emi­sión, aun a cos­ta de un in­cre­men­to del ni­vel de deu­da. Las gran­des em­pre­sas han po­di­do fi­nan­ciar­se en el mer­ca­do de bo­nos, no así las em­pre­sas no co­ti­za­das, py­mes, au­tó­no­mos y par­ti­cu­la­res.

El re­sul­ta­do de las elec­cio­nes ale­ma­nas su­po­ne un es­pal­da­ra­zo al eu­ro y a su irre­ver­si­bi­li­dad. Los par­ti­dos me­nos proeu­ro­peos, o in­clu­so los de­cla­ra­dos an­ti­eu­ro­peos, no han lo­gra­do ni si­quie­ra ac­ce­der al Par­la­men­to. Ale­ma­nia ha vo­ta­do a fa­vor del eu­ro, pe­ro del eu­ro a la ale­ma­na, tal co­mo lo ha de­fen­di­do Mer­kel en los úl­ti­mos años. No es pre­vi­si­ble un cam­bio de ac­ti­tud de las au­to­ri­da­des ale­ma­nas res­pec­to a la for­ma de en­ten­der los avan­ces ha­cia la ma­yor in­te­gra­ción en la eu­ro­zo­na.

Una vez des­pe­ja­da la du­da so­bre el com­pro­mi­so de Ale­ma­nia con el fu­tu­ro del eu­ro, con­vie­ne re­cor­dar que el país ger­mano es el prin­ci­pal fi­nan­cia­dor de los de­más so­cios del eu­ro. La po­si­ción acree­do­ra ale­ma­na den­tro del sis­te­ma de pa­gos in­tra­eu­ro (Tar­get2) es de 575.000 millones de eu­ros, sien­do Es­pa­ña e Ita­lia los prin­ci­pa­les paí­ses deu­do­res, con 282.000 millones y 234.000 millones res­pec­ti­va­men­te. En ju­lio del 2012, el ni­vel acree­dor de Ale­ma­nia su­peró los 700.000 millones, mo- men­to en el que el Bun­des­bank dio la voz de alar­ma. Los ac­ti­vos ale­ma­nes han ac­tua­do co­mo re­fu­gio en los mo­men­tos de ma­yor ten­sión del eu­ro. La pre­sión com­pra­do­ra so­bre el bund ale­mán lle­gó a si­tuar su ti­po de in­te­rés en el 1,16%. La re­duc­ción de la pri­ma de ries­go por una ele­va­ción de los ti­pos del bund re­fle­ja una me­nor ne­ce­si­dad de bús­que­da de re­fu­gio en el bono ale­mán, y una ma­yor con­fian­za en el eu­ro.

Los avan­ces en la Unión Ban­ca­ria Eu­ro­pea re­fle­jan la pos­tu­ra ale­ma­na: ma­yor in­te­gra­ción pe­ro con con­di­cio­nes. Du­ran­te el pró­xi­mo año el BCE pa­sa­rá a su­per­vi­sar to­das las en­ti­da­des eu­ro­peas de más de 3.000 millones de ba­lan­ce o que ha­yan re­ci­bi­do ayu­das pú­bli­cas. En el ca­so es­pa­ñol, su­po­ne que el 90% de nues­tro sis­te­ma ban­ca­rio pa­sa­rá a ser su­per­vi­sa­do por el BCE. Que­da pen­dien­te de apro­ba­ción la di­rec­ti­va de re­so­lu­ción y res­ca­te de en­ti­da­des de cré­di­to, que re­gu­la­rá la for­ma de pro­ce­der an­te la ne­ce­si­dad de ca­pi­tal por par­te de un ban­co.

La si­tua­ción ha me­jo­ra­do, pe­ro aún que­dan cues­tio­nes que po­drían oca­sio­nar epi­so­dios de vo­la­ti­li­dad

La po­si­ción ale­ma­na es cla­ra: pri­me­ro de­be­rán apor­tar re­cur­sos los acree­do­res del ban­co, in­clu­so los de­po­si­tan­tes por en­ci­ma de 100.000 eu­ros; des­pués el pro­pio Es­ta­do afec­ta­do, y só­lo en úl­ti­ma ins­tan­cia y tras ha­ber re­ca­pi­ta­li­za­do al ban­co en cues­tión con las me­di­das an­te­rio­res, se po­drá ac­ce­der a fon­dos pú­bli­cos eu­ro­peos. Las re­ti­cen­cias por par­te de Ale­ma­nia a la cons­ti­tu­ción de un fon­do de ga­ran­tía de de­pó­si­tos eu­ro­peo son ma­ni­fies­tas, y no es pre­vi­si­ble que es­té en mar­cha en un ho­ri­zon­te cer­cano.

Pe­se a la re­la­ja­ción del ca­len­da­rio pa­ra que los paí­ses ba­jo pro­ce­di­mien­to de dé­fi­cit ex­ce­si­vo re­con­duz­can sus dé­fi­cits por de­ba­jo del 3%, la po­si­ción ale­ma­na no ha va­ria­do: es im­pres­cin­di­ble re­con­du­cir los ni­ve­les de dé­fi­cit y rea­li­zar re­for­mas que per­mi­tan re­cu­pe­rar ta­sas de cre­ci­mien­to.

Los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros no son in­sen­si­bles a las me­jo­ras acon­te­ci­das: las bol­sas eu­ro­peas se si­túan en má­xi­mos de los dos úl­ti­mos años; la bol­sa ale­ma­na al­can­za má­xi­mos his­tó­ri­cos, y el eu­ro mues­tra una for­ta­le­za sor­pren­den­te. Aho­ra bien, to­da­vía que­dan mu­chas cues­tio­nes que po­drían oca­sio­nar nue­vos epi­so­dios de vo­la­ti­li­dad.

Di­rec­tor ge­ne­ral de Ren­ta 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.