La ba­ja­da de los ti­pos reac­ti­va la eco­no­mía

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

La re­ba­ja del pre­cio del di­ne­ro se ha con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co ba­lón de oxí­geno pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la. Las em­pre­sas y las fa­mi­lias co­mien­zan a fi­nan­ciar­se a pre­cios ra­zo­na­bles, lo que cons­ti­tu­ye el ma­yor es­ti­mu­lo pa­ra la re­cu­pe­ra­ción.

Cuan­do el con­se­je­ro de­le­ga­do del Ban­co Sa­ba­dell, Jaime Guar­dio­la, afir­mó ha­ce un año que el es­ce­na­rio que ma­ne­ja­ban era una pri­ma de ries­go es­pa­ño­la en el en­torno de los 250 pun­tos bá­si­cos a fi­na­les del 2013, muy po­cos cre­ye­ron que fue­ra po­si­ble. Sin em­bar­go, los he­chos son so­be­ra­nos. Hay días en los que se co­lo­ca por de­ba­jo de los 230 pun­tos y pa­re­ce fac­ti­ble que rom­pa la ba­rre­ra psi­co­ló­gi­ca de los 200 pun­tos bá­si­cos de dis­tan­cia res­pec­to a la ale­ma­na. Es­to quie­re de­cir que los ti­pos de in­te­rés que te­ne­mos que pa­gar por la deu­da es­pa­ño­la a diez años se han re­du­ci­do a 4,25%, dos pun­tos me­nos que ha­ce do­ce me­ses. Es­te pe­que­ño detalle ha per­mi­ti­do aho­rrar al Es­ta­do 5.000 millones de eu­ros.

Pe­ro lo más im­por­tan­te es que la ba­ja­da del pre­cio del di­ne­ro es­tá aba­ra­tan­do con­si­de­ra­ble­men­te los cré­di­tos al sec­tor pri­va­do. Las em­pre­sas y las fa­mi­lias em­pie­zan a no­tar es­te ba­lón de oxí­geno. La ba­ja­da del Eu­ri­bor em­pie­za a fa­vo­re­cer a millones de cré­di­tos hi­po­te­ca­rios. La le­tra del pi­so co­mien­za a ba­jar y las em­pre­sas aca­ri­cian una re­fi­nan­cia­ción más ba­ra­ta, que irá me­jo­ran­do en la me­di­da en que es­ta si­tua­ción se va­ya con­so­li­dan­do. Es cier­to que aún re­sul­ta di­fí­cil con­se­guir cré­di­tos, pe­ro es­ta si­tua­ción po­dría em­pe­zar a cam­biar cuan­do el pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, cum­pla su pro­me­sa de ha­bi­li­tar una nue­va ba­rra de li­qui­dez pa­ra la ban­ca de un bi­llón de eu­ros en un pla­zo de has­ta tres años.

Es­te cóc­tel de me­no­res ti­pos de in­te­rés y más li­qui­dez per­mi­ti­ría abrir la man­gue­ra y em­pe­zar a re­gar los bro­tes ver­des que em­pie­zan a apa­re­cer en to­da Eu­ro­pa, in­clui­dos Es­pa­ña y los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos de Eu­ro­pa. Es­to fa­ci­li­ta­rá una re­cu­pe­ra­ción len­ta, ya que es aún mu­cho lo que se de­be, con el sec­tor pri­va­do co­mo mo­tor del cre­ci­mien­to.

Con un en­deu­da­mien­to que su­pera el 92% del PIB y con un dé­fi­cit que aún tie­ne que ba­jar del 6,5%, no que­da otro ca­mino que se­guir apos­tan­do por la con­so­li­da­ción fis­cal y pro­fun­di­zar en las re­for­mas es­truc­tu­ra­les pen­dien­tes. No ca­be le­van­tar el pie del pe­dal del ajus­te. La de­va­lua­ción in­ter­na rea­li­za­da has­ta el mo­men­to ha si­do muy im­por­tan­te, pe­ro aún no ha ter­mi­na­do. La­men­ta­ble­men­te, de es­ta cri­sis sal­dre­mos un 30% o un 40% más po­bres de lo que éra­mos en el 2007.

Es­ta es la fi­lo­so­fía de fon­do que con­tie­nen los pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les del Es­ta­do (PGE) pa­ra el 2014 que ma­ña­na lu­nes pre­sen­ta­rá el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, en el Con­gre­so de los Dipu­tados: “El ma­yor es­tí­mu­lo al cre­ci­mien­to en es­tos mo­men­tos es la con­so­li­da­ción fis­cal”. Cohe­ren­te con es­te plan­tea­mien­to no es el mo­men­to de ba­jar los im­pues­tos, co­mo nos gus­ta­ría a una gran par­te de los ciu­da­da­nos. El Es­ta­do tie­ne que ga­ran­ti­zar al mer­ca­do que el dé­fi­cit pú­bli­co va a se­guir ba­jan­do has­ta lle­gar al equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio cuan­do la eco­no­mía crez­ca a ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro. Si no cum­pli­mos es­te com­pro­mi­so y los in­ver­so­res per­ci­ben que vol­ve­mos a la fies­ta de los años de la bur­bu­ja, nos re­ti­ra­rán su con­fian­za.

Si es­to ocu­rrie­ra, vol­ve­ría a su­bir el pre­cio del di­ne­ro y de nue­vo se dis­pa­ra­ría la pri­ma de ries­go. Esa ten­sión fi­nan­cie­ra nos obli­ga­ría otra vez a des­ti­nar el gas­to pú­bli­co re­ser­va­do pa­ra es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to a pa­gar el in­cre­men­to de los ti­pos de in­te- rés que en­ca­re­ce­rían el pa­go del ser­vi­cio de la deu­da. Es de­cir, ha­ría­mos pa­nes co­mo tor­tas.

Por tan­to, no nos que­da más re­me­dio que se­guir apre­tán­do­nos el cin­tu­rón y si en pri­ma­ve­ra, cuan­do se aprue­be la re­for­ma fis­cal, ve­mos que el flu­jo de ca­ja de Ha­cien­da si­gue me­jo­ran­do... len­ta­men­te y, con mu­cho cui­da­do,

No es el mo­men­to de ba­jar los im­pues­tos por­que hay que ga­ran­ti­zar el re­cor­te del dé­fi­cit pú­bli­co

co­mo si se tra­ta­se de un va­so de cris­tal, po­dría­mos em­pe­zar a ba­jar al­gu­nos im­pues­tos.

El se­gun­do mo­tor del cre­ci­mien­to pa­ra al­can­zar al­tu­ra y lle­gar a la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro hay que po­ner­lo en mar­cha con enor­me sua­vi­dad pa­ra man­te­ner el equi­li­brio de la na­ve y evi­tar de nue­vo un cor­to­cir­cui­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.