El des­ba­ra­jus­te ame­ri­cano alar­ma a los mer­ca­dos

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

La ca­de­na de di­le­mas sin re­sol­ver que arras­tra EE. UU. es­tá ge­ne­ran­do preo­cu­pa­ción en­tre los in­ver­so­res, in­quie­tos an­te la po­si­bi­li­dad de que ha­ya un ba­che se­rio que atra­se la re­cu­pe­ra­ción.

Las con­tra­dic­cio­nes en que es­tá in­cu­rrien­do la ad­mi­nis­tra­ción ame­ri­ca­na re­ve­lan la di­fi­cul­ta­des que en­cuen­tra pa­ra ges­tio­nar hoy su li­de­raz­go. El úl­ti­mo G-20 ce­le­bra­do ha­ce tres se­ma­nas en Mos­cú fue una es­pe­cie de pe­sa­di­lla pa­ra EE.UU., cues­tio­na­do, por una par­te, en el fren­te di­plo­má­ti­co, y re­que­ri­do a su vez por los paí­ses emer­gen­tes, en­ca­be­za­dos por Chi­na, pa­ra que cla­ri­fi­ca­se la lí­nea de su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria con el fin de evi­tar ma­yo­res da­ños en sus eco­no­mías.

Y, a su vez, el sen­ti­mien­to de fias­co en la cri­sis si­ria, en que Ru­sia im­pu­so una so­lu­ción de com­pro­mi­so fa­vo­ra­ble al ré­gi­men de Al Asad, es­tá te­nien­do se­cue­las in­ter­nas en Es­ta­dos Uni­dos.

Los re­pu­bli­ca­nos, que con­tro­lan el Con­gre­so, es­tán ma­ne­jan­do la de­bi­li­dad de la Casa Blan­ca pa­ra po­ner con­di­cio­nes a la am­plia­ción del te­cho de deu­da, fi­ja­do en 16,7 bi­llo­nes de dó­la­res, que de­be ser apro­ba­do an­tes de me­dia­dos de oc­tu­bre. De no apro- bar­se, el Te­so­ro ame­ri­cano no po­dría to­mar pres­ta­do en los mer­ca­dos pa­ra pa­gar sus deu­das an­te­rio­res, con el inima­gi­na­ble re­sul-

Los pro­ble­mas vie­nen cuan­do los ban­cos cen­tra­les uti­li­zan los dé­fi­cits co­mo fuen­tes de cre­ci­mien­to

ta­do de una sus­pen­sión de pa­gos de EE.UU. El mer­ca­do pien­sa que se ha­lla­rá una so­lu­ción de úl­ti­ma ho­ra, pe­ro en el 2011, un epi- so­dio si­mi­lar lle­vó a Stan­dard & Poor’s a pri­var a la deu­da de Es­ta­dos Uni­dos de su es­ta­tus de tri­ple A, lo que con­du­jo a un al­za de los ti­pos a lar­go pla­zo.

De he­cho, el cam­po re­pu­bli­cano con­si­de­ra que el se­cues­tro fis­cal (re­cor­te de gas­tos) que ya se apli­ca y cu­ya fi­na­li­dad es re­du­cir la deu­da pú­bli­ca ame­ri­ca­na, cer­ca­na al 100% del PIB, ha li­mi­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te cual­quier uso dis­cre­cio­nal del pre­su­pues­to por par­te de la pre­si­den­cia.

Es­te freno pre­su­pues­ta­rio a la Casa Blan­ca es­tá ge­ne­ran­do una sen­da errá­ti­ca en la con­duc­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) , que ha- bría desea­do ir re­du­cien­do pau­la­ti­na­men­te su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria su­per­ex­pan­si­va. Sus cam­bios es­tra­té­gi­cos sú­bi­tos han pro­vo­ca­do el des­con­cier­to en unos mer­ca­dos que es­tán per­dien­do con­fian­za en el ban­co cen­tral.

La des­con­fian­za es tan­to más gra­ve cuan­to la eje­cu­ción de un es­tra­te­gia de re­plie­gue en ca­sos de po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias ex­tra­or­di­na­rias y no con­ven­cio­na­les es de una ele­va­da com­ple­ji­dad téc­ni­ca.

Jorg As­mus­sen, con­se­je­ro del BCE, ha ad­ver­ti­do del “ries­go de sa­li­da de la ex­pan­sión mo­ne­ta­ria em­pie­za a ocu­par el cen­tro del es­ce­na­rio en el de­ba­te”.

Hay quie­nes en­tien­den las va­ci­la­cio­nes de Ber­nan­ke an­te la com­bi­na­ción de una po­lí­ti­ca fis­cal res­tric­ti­va con una re­vi­sión en el mis­mo sen­ti­do de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Se­gún Phi­lip­pe Waech­ter, eco­no­mis­ta je­fe de Na­ti­xis, “es­ta com­bi­na­ción re­cuer­da a lo que aca­bó pa­san­do en 1937/1938. Tras un pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción des­de 1933, el Te­so­ro de EE.UU. y la Re­ser­va Fe­de­ral bus­ca­ron la nor­ma­li­za­ción de sus es­tra­te­gias, ha­cién­do­las me­nos aco­mo­da­ti­cias. Cuan­do vie­ron de­bi­li­tar­se rá­pi­da­men­te el cre­ci­mien­to am­bas au­to­ri­da­des de­bie­ron vol­ver a cam­biar su orien­ta­ción”.

A su vez, Jörg As­mus­sen se­ña­la que “a prin­ci­pios de 1994, cuan­do la re­cu­pe­ra­ción to­mó fuer­za, la Fed co­men­zó un ci­clo de ajus­te y los mer­ca­dos de bo­nos se es­tre­lla­ron no só­lo en EE.UU. sino en todo el mun­do. Si los efec­tos se­cun­da­rios fue­ron gran­des en 1994, po­de­mos es­pe­rar que se­rán hoy aún ma­yo­res al es­tar más pro­fun­da­men­te in­ter­co­nec­ta­do el mun­do”. El BCE pi­de ri­gor.

Tam­bién en EE.UU., el úl­ti­mo apla­za­mien­to de la Fed, ha si­do juz­ga­do por Mar­tin Felds­tein, uno de los má­xi­mos ex­per­tos fi­nan­cie­ros ame­ri­ca­nos, co­mo una de­ci­sión erró­nea, ya que cuan­to más re­tra­se el ajus­te ma­yor se­rá el im­pac­to en los ti­pos de in­te­rés a lar­go, claves pa­ra la in­ver­sión.

De he­cho, aho­ra mis­mo los da­tos de la eco­no­mía ame­ri­ca­na, que cre­ció un 2,5% en el se­gun­do tri­mes­tre tras un rit­mo anual del 1,1% en el pri­mer tri­mes­tre no ge­ne­ran op­ti­mis­mo en la cla­se em­pre­sa­rial. Las gran­des com­pa­ñías pre­fie­ren sen­tar­se so­bre gran­des mon­to­nes de cash an­tes que in­ver­tir. Aho­ra mis­mo, y pa­ra el ter­cer tri­mes­tre, la ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas ha cal­cu­la­do que el rit­mo de cre­ci­mien­to se ha des­ace­le­ra­do al 1,9%.

El ma­les­tar no es ca­sual. Se­gún el ex­per­to Step­hen Roach, los pro­ble­mas vie­nen cuan­do en vez de re­co­no­cer fa­ses de des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, los ban­cos cen­tra­les ges­tio­nan los dé­fi­cits co­mo si fue­sen nue­vas fuen­tes de cre­ci­mien­to. “La eco­no­mía mun­dial po­dría es­tar en las pri­me­ras eta­pas de una nue­va cri­sis. La Fed es­tá en el ojo del hu­ra­cán”. El mer­ca­do so­pe­sa la ad­ver­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.