La in­quie­tan­te ca­ra som­bría del gi­gan­te asiá­ti­co

La des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca se ha ins­ta­la­do en la se­gun­da po­ten­cia mun­dial y ame­na­za con arras­trar a aque­llos paí­ses que de­pen­den de sus pe­di­dos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - ISI­DRE AMBRÓS PE­KÍN

El pa­sa­do vier­nes, 31 de enero, Chi­na en­tró en un nue­vo año lu­nar: el año del ca­ba­llo de ma­de­ra. Se­gún los as­tró­lo­gos, de­be­rá ser un año mar­ca­do por la es­ta­bi­li­dad, la ener­gía po­si­ti­va, el op­ti­mis­mo y el mo­men­to de re­co­ger todo lo sem­bra­do. Sin em­bar­go, la reali­dad pa­re­ce con­tra­de­cir es­tos va­ti­ci­nios. Los úl­ti­mos da­tos eco­nó­mi­cos del cie­rre del 2013 con­fir­man la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca en Chi­na y pro­vo­can la in­cer­ti­dum­bre en mu­chas par­tes del pla­ne­ta. Una co­yun­tu­ra que pue­de ejer­cer un efec­to do­mi­nó so­bre aque­llos paí­ses que ba­san su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en las ex­por­ta­cio­nes de ma­te­ria­les al gi­gan­te asiá­ti­co.

El cli­ma eco­nó­mi­co pa­re­ce ha­ber cam­bia­do de­fi­ni­ti­va­men­te en la se­gun­da po­ten­cia mun­dial. La su­ma de fac­to­res que con­flu­yen en que la ta­sa de cre­ci­mien­to del PIB se si­tua­rá en el 7,7% a fi­na­les del 2013, el da­to más ba­jo des­de 1999, con­fir­ma es­tas pre­vi­sio­nes.

A los ac­tua­les di­ri­gen­tes chi­nos se les acu­mu­lan los desafíos pa­ra mo­der­ni­zar la eco­no­mía del país y que la de­man­da in­ter­na sus­ti­tu­ya a las ex­por­ta­cio­nes co­mo prin­ci­pal mo­tor del gi­gan­te asiá­ti­co, sin que ello de­ri­ve en un es­ta­lli­do de ma­les­tar so­cial. Las mag­ni­tu­des del gi­gan­te asiá­ti­co di­fi­cul­tan la ra­pi­dez pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas, que se acu­mu­lan a cuál más im­por­tan­te.

To­dos ellos con­tri­bu­yen a di­bu­jar un pa­no­ra­ma som­brío pa­ra Chi­na en los me­ses ve­ni­de­ros y que se tra­du­ce en la con­fir­ma­ción de la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca en que ha en­tra­do. El úl­ti­mo da­to so­bre la ac­ti­vi­dad in­dus­trial no ha­ce más que con­fir­mar es­ta si­tua­ción. El ín­di­ce ma­nu­fac­tu­re­ro an­ti­ci­pa­do de ge­ren­tes de com­pra (PMI, por sus si­glas en in­glés), ela­bo­ra­do por HSBC y orien­ta­do a las py­mes y al sec­tor pri­va­do, se con­tra­jo en enero por pri­me­ra vez en seis me­ses, al caer a 49,6 pun­tos. Pa­ra Qu Hong­bin, eco­no­mis­ta de HSBC en Chi­na, se de­be a “las con­di­cio­nes de de­bi­li­dad de la de­man­da do­més­ti­ca”. Un da­to es­pe­cial­men­te ma­lo por­que se su­po­ne que co­rres­pon­de a un pe­rio­do de al­ta ac­ti­vi­dad ad­qui­si­ti­va pre­vio a las fies­tas del Año Nue­vo Lu­nar.

La reali­dad es que los chi­nos es­tán pre­sio­na­dos por unos sa­la­rios ba­jos, un con­ti­nuo au­men­to de los pre­cios de los pro­duc­tos bá­si­cos y una es­pi­ral al al­za del va­lor de la vi­vien­da, que ha re­gis­tra­do un in­cre­men­to me­dio del 20% en el úl­ti­mo año.

La ac­ti­vi­dad in­dus­trial tam­bién atra­vie­sa tiem­pos com­ple­jos. Re­fle­ja una pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad. Pa­de­ce los efec­tos com­bi­na­dos de un au­men­to de los cos­tes la­bo­ra­les, las exi­gen­cias me­dioam­bien­ta­les pa­ra fre­nar los al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción y la apre­cia­ción del yuan. Unos fac­to­res que hi­cie­ron que las ex­por­ta­cio­nes per­die­ran fuer­za en el 2013, se­gún apun­tó Zheng Yues­heng, por­ta­voz de Adua­nas, al anun­ciar los da­tos de co­mer­cio ex­te­rior.

Es­ta des­apa­ri­ción de ven­ta­jas de­ri­va­das de los cos­tes de pro­duc­ción ha ali­men­ta­do, por otra par­te, el ex­ce­so de ca­pa­ci­dad en los gran­des con­glo­me­ra­dos in­dus­tria­les es­ta­ta­les. Un pro­ble­ma que el Go­bierno tie­ne en­ci­ma de la me­sa y que ha apar­ca­do an­te las di­vi­sio­nes que pro­vo­ca en el Par­ti­do Co­mu­nis­ta.

Y a es­ta si­tua­ción com­pli­ca­da que afron­ta Pe­kín, se le han aña­di­do úl­ti­ma­men­te otros asun­tos que con­tri­bu­yen a en­som­bre­cer el ho­ri­zon­te chino. Se tra­ta de la re­cien­te re­ve­la­ción del co­lo­sal en­deu­da­mien­to de los go­bier­nos pro­vin­cia­les y lo­ca­les chi­nos, que se ele­va a 17,89 bi­llo­nes de yua­nes (ca­si 2,2 bi­llo­nes de eu­ros) y de que las ope­ra­cio­nes de la ban­ca pa­ra­le­la re­pre­sen­tan el 40% del sis­te­ma fi­nan­cie­ro chino.

An­te la en­ver­ga­du­ra de ta­les di­fi­cul­ta­des, mu­chos ob­ser­va­do­res se cues­tio­nan si el Par­ti­do Co­mu­nis­ta no op­ta­rá por ra­len­ti­zar las re­for­mas que te­nía pre­vis­to im­pul­sar es­te año, in­clui­da la del sec­tor fi­nan­cie­ro. Una trans­for­ma­ción es­ta úl­ti­ma con­si­de­ra­da fun­da­men­tal por el Go­bierno pa­ra reac­ti­var el rit­mo de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía.

Sin em­bar­go, un apla­za­mien­to de es­tas re­for­mas no só­lo afec­ta­ría a la cre­di­bi­li­dad de Pe­kín y ali­men­ta­ría las in­quie­tu­des en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, sino que pro­lon­ga­ría la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca en Chi­na. Una si­tua­ción que po­dría afec­tar a otros paí­ses que se han con­ver­ti­do en pro­vee­do­res-rehe­nes del sec­tor pro­duc­ti­vo chino. El pre­si­den­te Xi Jin­ping tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra.

TOMOHIRO OHSUMI / BLOOM­BERG

La con­ta­mi­na­ción es uno de los gran­des pro­ble­mas que de­be afron­tar el Go­bierno chino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.