Una re­for­ma in­dis­pen­sa­ble

Pe­kín con­si­de­ra una prio­ri­dad abor­dar la mo­der­ni­za­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro y re­gu­lar la lla­ma­da ban­ca en la som­bra

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Si el an­te­rior pre­si­den­te chino, Hu Jin­tao, es­ta­ba ob­se­sio­na­do con con­se­guir las ma­yo­res ci­fras de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co po­si­bles, su su­ce­sor, Xi Jin­ping, ha da­do a en­ten­der que no es­tá dis­pues­to a pro­se­guir por la sen­da del cre­ci­mien­to a to­da cos­ta y apues­ta por la ca­li­dad y la es­ta­bi­li­dad del rit­mo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del gi­gan­te asiá­ti­co, aun­que sea a unas ta­sas más ba­jas.

De to­das las re­for­mas que pre­ten­de lle­var a ca­bo el nue­vo pre­si­den­te chino, la más im­por­tan­te, y qui­zá la de ma­yor ca­la­do, sea la fi­nan­cie­ra. Por una par­te, por­que de su éxi­to de­pen­de do­tar de ma­yor trans­pa­ren­cia al sis­te­ma cre­di­ti­cio, fa­ci­li­tar un ma­yor pro­ta­go­nis­mo a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (py­mes). y es­ti­mu­lar la de­man­da in­ter­na. Ele­men­tos, to­dos ellos, im­pres­cin­di­bles pa­ra que Pe­kín pue­da al­can­zar su ob­je­ti­vo de que el con­su­mo sus­ti­tu­ya a las ex­por­ta­cio­nes co­mo prin­ci­pal mo­tor de la eco­no­mía chi­na.

Y, por otra par­te, por­que es­ta re­for­ma per­mi­ti­rá al Go­bierno po­der con­tro­lar la cre­cien­te adic­ción al cré­di­to exis­ten­te en Chi­na, así co­mo la car­ga de la deu­da del gi­gan­te asiá­ti­co. Unos asun­tos que in­quie­tan a los lí­de­res de Pe­kín, ya que el to­tal de la deu­da res­pec­to al PIB ha au­men­ta­do des­de el 130% en el 2008 al 215% a fi­na­les del 2012, se­gún la re­vis­ta Cai­xing, que ci­ta un in­for­me de la Aca­de­mia Chi­na de Cien­cias So­cia­les. El ti­po de au­men­to que ha an­ti­ci­pa­do cri­sis fi­nan­cie­ras en otros paí­ses.

En­tre las prin­ci­pa­les me­tas que per­si­gue es­ta re­for­ma fi­nan­cie­ra, que im­pul­san Xi Jin­ping y su pre­mier, Li Ke­qiang, des­ta­can la crea­ción de va­rios ban­cos pri­va­dos, los pri­me­ros des­de 1996, así co­mo un sec­tor de fi­nan­cia­ción a tra­vés de in­ter­net.

Es­tas ini­cia­ti­vas de­be­rían per­mi­tir a Pe­kín re­gu­lar la lla­ma­da ban­ca en la som­bra. Un ca­nal de fi­nan­cia­ción pa­ra­le­lo al que acu­den la ma­yo­ría de las py­mes, an­te la im­po­si­bi­li­dad de ob­te­ner fi­nan­cia­ción de la ban­ca ofi­cial, que pre­fie­re dar prés­ta­mos a los gran­des gru­pos es­ta­ta­les. Una reali­dad que se tra­du­ce en que tan só­lo un 10% de las py­mes tie­nen ac­ce­so al cré­di­to ban­ca­rio, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Qianz­han In­dustry Re­search.

Es­ta ban­ca al­ter­na­ti­va re­pre­sen­ta en torno al 40% del sis­te­ma fi­nan­cie­ro chino, se­gún al­gu­nos ob­ser­va­do­res. Unas so­cie­da­des que tam­bién sur­ten de prés­ta­mos a nu­me­ro­sos go­bier­nos lo­ca­les y pro­vin­cia­les, pa­ra que pue­dan re­fi­nan­ciar su deu­da.

El Go­bierno pre­ten­de re­gu­lar las prác­ti­cas de es­tas so­cie­da­des pa­ra evi­tar que se pro­duz­can pro­ble­mas de sol­ven­cia. Una po­si­bi­li­dad que no se con­tem­pla en Chi­na, don­de se da por he­cho que to­dos los pro­duc­tos fi­nan­cie­ros go­zan de una ga­ran­tía im­plí­ci­ta.

BLOOM­BERG

El pri­mer mi­nis­tro Xi Jin­ping

BLOOM­BERG

El pre­si­den­te Hu Jin­tao

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.