La li­ra, víc­ti­ma del caos po­lí­ti­co

Un ca­so de co­rrup­ción ame­na­za con re­ma­tar la que fue­ra eco­no­mía emer­gen­te es­tre­lla

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - RI­CAR­DO GINÉS

“Pro­cla­ma­do el reino de las pa­ta­tas”. El ti­tu­lar des­ta­ca­do –del ro­ta­ti­vo Ye­ni Me­saj la se­ma­na pa­sa­da– es iró­ni­co pe­ro feha­cien­te, pues­to que el pre­cio de los tu­bércu­los es­tá por las nu­bes en Tur­quía. Da ban­da­zos al igual que la es­ce­na po­lí­ti­ca del país, que pa­re­ce a me­nu­do sin rum­bo cla­ro. De 0,2 li­ras por ki­lo en enero del 2013 ha pa­sa­do a cua­tro ac­tual­men­te –una subida del 1.900% en ape­nas do­ce me­ses. Lo mis­mo ocu­rre con ali­men­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad co­mo la sal (816% de subida) o el pan (525%), pa­ra alar­ma dia­ria del con­su­mi­dor.

Has­ta ha­ce bien po­co ca­si todo eran no­ti­cias bue­nas en las pá­gi­nas sal­món de Tur­quía. Des­de que el Go­bierno li­de­ra­do por el pri­mer mi­nis­tro tur­co, Re­cep T. Er­do­gan, as­cen­die­ra al po­der en el 2002, el país re­gis­tra­ba un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co anual de más del 5% –al­go que le va­lió el ca­li­fi­ca­ti­vo de la Chi­na de Eu­ro­pa por el se­ma­na­rio The Eco­no­mist. In­clu­so, en el pri­mer cuar­to del 2011 Tur­quía era lí­der de cre­ci­mien­to mun­dial con un 11%.

Aho­ra, em­pe­ro, la di­vi­sa tur­ca, que en el 2012 re­ci­bió por par­te del Ban­co Cen­tral de Tur­quía (BCT) un lo­go­ti­po que se pa­re­ce a un an­cla –sím­bo­lo don­de los ha­ya de la es­ta­bi­li­dad–, es­tá sin po­der de aga­rre en los lo­dos de la po­lí­ti­ca in­ter­na.

Des­de ma­yo pa­sa­do –con la irrup­ción de las ma­yo­res pro­tes­tas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les que ha re­gis­tra­do An­ka­ra en un de­ce­nio–, la li­ra tur­ca ha ex­pe­ri­men­ta­do un con­ti­nuo des­plo­me. En ape­nas ocho me­ses ha sa­cri­fi­ca­do un 30% de su va­lor res­pec­to al eu­ro. Y es­ta caí­da se ace­le­ró en di­ciem­bre con la irrup­ción de un es­cán­da­lo de co­rrup­ción que sal­pi­ca de lleno al Eje­cu­ti­vo de Er­do­gan, que lo pa­gó al po­co con la di­mi­sión de cua­tro mi­nis­tros.

“Si las per­so­nas es­tán preo­cu­pa­das por la co­rrup­ción, de­bes de­jar cla­ro que o no hay co­rrup­ción o que las per­so­nas que la lle­van a ca­bo se­rán cas­ti­ga­das”, ad­vier­te el eco­no­mis­ta je­fe del ban­co Yapi Kre­di, Osman Cev­det.

Y em­pe­ro, a su jui­cio el pro­ble­ma de la co­rrup­ción “es se­cun­da­rio” y apun­ta, en cam­bio, a un fac­tor “muy es­pe­cí­fi­co y pe­cu­liar”. A sa­ber: la di­co­to­mía en­tre Es­ta­do y Go­bierno o es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca en el país eu­ro­asiá­ti­co (véa­se re­cua­dro). Por­que se­gún el pri­mer mi­nis- tro Er­do­gan, pa­ra los ana­lis­tas co­mo Cev­det y la gen­te co­mún que co­me pa­ta­tas exis­te aquí un “es­ta­do pa­ra­le­lo” que com­ba­te al “le­gí­ti­mo” des­de ca­si su fun­da­ción.

“La ra­zón prin­ci­pal de es­ta agi­ta­ción es una de po­lí­ti­ca in­ter­na. Se tra­ta bá­si­ca­men­te del en­fren­ta­mien­to en­tre el par­ti­do que go­bier­na y una co­fra­día re­li­gio­sa muy po­de­ro­sa en Tur­quía”, ex­pli­ca en es­ta lí­nea el ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía por la Uni­ver­si­dad Co­mer­cial de Es­tam­bul, Mu­rat Yü­lek. A jui­cio de es­te exa­lumno del eco­no­mis­ta Xa­vier Sa­la i Mar­tin, la li­ra ha es­ta­do so­bre­va­lo­ra­da y es aho­ra cuan­do vuel­ve a su va­lor real. “Cuan­do úni­ca­men­te ob­ser­vas los ti­pos no­mi­na­les, só­lo tie­nes una vi­sión par­cial. Tie­nes que mi­rar los ti­pos reales y es­tos es­tán vol­vien­do a su va­lor fun­da­men­tal”, aña­de.

Lo que acon­te­ció la no­che de la en­tre­vis­ta –el mar­tes– y la jor­na­da del día si­guien­te le da­ría la ra­zón. Des­pués de que el Ban­co Cen­tral de Tur­quía (BCT) de­ci­die­ra su­bir los ti­pos de in­te­rés en 425 pun­tos, del 7,75% al 12%, la li­ra ga­nó te­rreno en un día más que en cin­co años –pa­ra ce­der­lo po­co des­pués–. Al fi­nal de la jor­na­da, la Bol­sa de Es­tam­bul per­día un 2,29%, el peor cie­rre en lo que va de año. Y la di­vi­sa eu­roa­siá­ti­ca des­pués de su­bir fren­te al eu­ro y el dó­lar vol­vía ca­si a los va­lo­res de an­tes de la in­ter­ven­ción.

Tan­to Cev­det co­mo Yü­lek se mues­tran con­fia­dos en que la vo­la­ti­li­dad de la li­ra es tem­po­ral y es­tá uni­da in­di­so­lu­ble­men­te a la si­tua­ción po­lí­ti­ca. Pe­ro hay sin du­da fac­to­res de ries­go más in­trín­se­ca­men­te eco­nó­mi­cos que te­ner en cuen­ta a la ho­ra de ana­li­zar el por­qué de la ac­tual ines­ta­bi­li­dad.

Co­mo in­di­ca el mis­mo co­mu­ni­ca­do del BCT del mar­tes, la in­fla­ción en Tur­quía es­tá si­tua­da ac­tual­men­te por en­ci­ma del 7%. Ade­más, al igual que to­da eco­no­mía emer­gen­te que se pre­cie, Tur­quía vi­ve a cré­di­to de in­ver­so­res ex­tran­je­ros. De­bi­do a ello es vul­ne­ra­ble y con­trae una deu­da ex­ter­na ele­va­da. Pe­ro la prin­ci­pal de­bi­li­dad eco­nó­mi­ca tur­ca no es la deu­da pú­bli­ca (que es ba­ja con re­la­ción a mu­chos paí­ses desa­rro­lla­dos), sino el im­por­tan­te dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te al im­por­tar más de lo que ex­por­ta. Se­gún anun­ció el 14 de enero el BCT, es­te dé­fi­cit as­cen­dió a 3.900 millones de dó­la­res só­lo en el mes de no­viem­bre.

A su vez, de enero a no­viem­bre del 2013 el dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te su­mó 55.900 millones de dó­la­res (apro­xi­ma­da­men­te un 7% del PIB), au­men­tan­do en 12.300 millones (28%) res­pec­to al año an­te­rior. Y es­to es así de­bi­do, prin­ci­pal­men­te, a su de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca (es­pe­cial­men­te pe­tró­leo y gas), ya que Tur­quía ca­re­ce de re­cur­sos ener­gé­ti­cos pro­pios a pe­sar de ser una zo­na de trán­si­to de pri­mer or­den. Es­te dé­fi­cit, fi­nan­cia­do en gran par­te me­dian­te flu­jos de ca­pi­tal ex­tran­je­ro a cor­to pla­zo, aña­de más in­cer­ti­dum­bre y vul­ne­ra­bi­li­dad a la si­tua­ción eco­nó­mi­ca tur­ca.

KEREM UZEL / BLOOM­BERG

Ope­ra­do­res tra­ba­jan­do en la Bol­sa de Va­lo­res de Es­tam­bul

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.