Aca­ba la bo­nan­za ex­ter­na pa­ra Bra­sil

El freno del cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos dos años y la pers­pec­ti­va en torno al 2% pa­ra el 2014 pa­re­cen con­fir­mar que la fies­ta ter­mi­nó

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - RO­BERT MUR BUE­NOS AI­RES

En el ca­so de Bra­sil, el con­cep­to de bo­nan­za ex­ter­na no tie­ne por qué coin­ci­dir con una bue­na si­tua­ción eco­nó­mi­ca en los paí­ses desa­rro­lla­dos. Es más, du­ran­te es­tos años de cri­sis mun­dial, el gi­gan­te sud­ame­ri­cano ha apro­ve­cha­do esa co­yun­tu­ra ne­ga­ti­va pa­ra cap­tar de­pó­si­tos e in­ver­sio­nes.

La re­cu­pe­ra­ción es­ta­dou­ni­den­se y los su­pues­tos bro­tes ver­des eu­ro­peos pue­den, por tan­to, vol­ver­se con­tra Bra­sil. El Go­bierno de Dil­ma Rous­seff es­tá des­ple­gan­do to­da su di­plo- ma­cia eco­nó­mi­ca pa­ra evi­tar que esa idea se ins­ta­le en los mer­ca­dos, aun­que no le ayu­dan los va­ti­ci­nios del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, cu­yo res­pon­sa­ble pa­ra el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal, Ale­jan­dro Wer­ner, di­jo el jue­ves que es­te año se pre­vén “más tur­bu­len­cias” pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na. Wer­ner con­fir­mó la ex­pec­ta­ti­va de “mo­de­ra­ción” de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas y el “re­equi­li­brio” de la eco­no­mía Chi­na, prin­ci­pal so­cio de la re­gión.

“Es apre­su­ra­da la te­sis de que, tras la cri­sis, las eco­no­mías emer­gen­tes se­rán me­nos di­ná­mi­cas”, de­cía Rous­seff ha­ce unos días en el Fo­ro de Da­vos al lla­mar a los in­ver­so­res pa­ra que si­gan con­fian­do en Bra­sil. Las pa­la­bras de la man­da­ta­ria han si­do la pun­ta

de lan­za de la ofen­si­va gu­ber­na­men­tal que di­ri­ge el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Gui­do Man­te­ga.

“Bra­sil es­tá bien po­si­cio­na­do; con­tra­ria­men­te a lo que di­cen al­gu­nos, te­ne­mos bue­nas cua­li­da­des pa­ra en­fren­tar con ma­yo­res re­cur­sos las vo­la­ti­li­da­des del mer­ca­do”, di­jo Man­te­ga es­ta se­ma­na al des­acre­di­tar un in­for­me de Mor­gan Stan­ley que re­co­men­da­ba no apos­tar, de­bi­do a su “fra­gi­li­dad”, ni por el real bra­si­le­ño, ni por las mo­ne­das de otros cua­tro paí­ses emer­gen­tes: In­dia, Tur­quía, Su­dá­fri­ca e In­do­ne­sia.

Man­te­ga, que en Da­vos ca­li­fi­có de “ex­ce­si­va” la des­con­fian­za ha­cia Bra­sil, tam­bién di­jo que es­ta se­ma­na pro­mo­ve­rá un re­cor­te en los gas­tos ya apro­ba­dos en el pre­su­pues­to del 2014 pa­ra ga­ran­ti­zar el ajus­te fis­cal. A pe­sar de re­co­no­cer la vo­la­ti­li­dad por la que pa­sa Bra­sil, el mi­nis­tro re­cal­ca: “Te­ne­mos mu­chas re­ser­vas y una deu­da ex­ter­na pe­que­ña”.

En la mis­ma lí­nea, otro de los es­cu­de­ros de Rous­seff, el se­cre­ta­rio del Te­so­ro bra­si­le­ño, Arno Au­gus­tin, sa­lió a dar una mues­tra de con­fian­za. A pe­sar de la re­duc­ción de los es­tí­mu­los de la Re­ser­va Fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se que pue­den afec­tar a Bra­sil, Au­gus­tin de­cla­ró que el país no se plan­tea ad­qui­rir dó­la­res pa­ra pa­gar deu­da ex­ter­na y que, al con­tra­rio, en los pró­xi­mos me­ses pien­sa emi­tir deu­da glo­bal, que po­dría in­cluir el eu­ro. “Los fun­da­men­tos de Bra­sil son só­li­dos, y en ba­se a esos fun­da­men­tos es­pe­ra­mos emi­tir (deu­da) en las pró­xi­mas se­ma­nas a pe­sar de la vo­la­ti­li­dad de los mer­ca­dos emer­gen­tes”, de­jó cla­ro Au­gus­tin, la mis­ma se­ma­na que se co­no­ció que la ta­sa de pa­ro se si­tuó en el 5,4%, la más ba­ja de los úl­ti­mos on­ce años.

El freno del cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos dos años y la pers­pec­ti­va en torno al 2% pa­ra el 2014 pa­re­cen con­fir­mar que la fies­ta ter­mi­nó. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de los ana­lis­tas lo­ca­les, in­clu­so los más crí­ti­cos con Rous­seff, no tie­nen pre­sa­gios tan ca­tas­tro­fis­tas co­mo los de otros paí­ses emer­gen­tes.

“Du­ran­te los úl­ti­mos años Bra­sil se be­ne­fi­ció de lo que co­no­ce­mos co­mo bo­nan­za ex­ter­na, un abun­dan­te in­gre­so de ca­pi­ta­les jun­to a un au­men­to de pre­cios de com­mo­di­ties”, ex­pli­ca des­de São Pau­lo por te­lé­fono Fe­li­pe Sal­to, de la con­sul­to­ra Ten­dên­cias. “Só­lo lo­gra­mos cre­cer cuan­do se pro­du­ce aho­rro ex­terno, por lo que creo que he­mos ce­rra­do un ci­clo de ese mo­de­lo de cre­ci­mien­to ex­terno”, agre­ga.

“El di­le­ma de los emer­gen­tes es que aún tie­nen una ren­ta per cá­pi­ta muy ba­ja y ne­ce­si­tan apun­tar a una ta­sa al­ta de cre­ci­mien­to, desafío que só­lo se­rá po­si­ble si se am­plía el aho­rro in­terno”, ase­gu­ra Sal­to, quien va­ti­ci­na que “en los pró­xi­mos diez años se­rá muy di­fí­cil re­pe­tir las ta­sas de cre­ci­mien­to que tu­vo Bra­sil”.

Más op­ti­mis­ta es An­dré Per­fei­to, eco­no­mis­ta je­fe de la ope­ra­do­ra bur­sá­til Gra­dual, quien, tam­bién des­de São Pau­lo, ex­pli­ca a La Van­guar­dia que “no es ver­dad que to­dos los emer­gen­tes es­tén en la mis­ma si­tua­ción” y po­ne co­mo ejem­plo de sol­ven­cia el he­cho de que “Bra­sil tie­ne re­ser­vas pa­ra pa­gar las im­por­ta­cio­nes has­ta den­tro de 18 me­ses”, mien­tras que, por ejem­plo, Ar­gen­ti­na só­lo tie­ne pa­ra cua­tro me­ses, Mé­xi­co pa­ra seis y Co­rea del Sur pa­ra po­co más de ocho. “Bra­sil no es un emer­gen­te cual­quie­ra”, aña­de. “So­mos la ven­ta­na y el te­cho de vi­drio del mun­do emer­gen­te”, agre­ga el eco­no­mis­ta.

Per­fei­to des­ta­ca que “el Ban­co Cen­tral ajus­te an­tes que otros paí­ses” y no cree que a la Re­ser­va Fe­de­ral “le in­tere­se un dó­lar fuer­te”. El ana­lis­ta sos­tie­ne iró­ni­ca­men­te que “qui­zás el pe­si­mis­mo ha­cia los emer­gen­tes es por­que la eco­no­mía de los paí­ses cen­tra­les es­tá yen­do bien”.

ERIC PIERMONT /AFP

La presidenta de Bra­sil, Dil­ma Rous­seff en su re­cien­te in­ter­ven­ción en el Fo­ro de Da­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.