Ar­gen­ti­na vis­lum­bra el des­pe­ña­de­ro

La te­mi­da cues­ta de mar­zo pue­de mar­car el ini­cio de una cri­sis eco­nó­mi­ca, que aún es de des­con­fian­za po­lí­ti­ca

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - R. Mur

La cri­sis de Ar­gen­ti­na es po­lí­ti­ca, pe­ro pron­to pue­de de­jar de ser­lo y vol­ver­se ní­ti­da­men­te eco­nó­mi­ca. Ca­da ma­ña­na, bien tem­prano, el je­fe de Ga­bi­ne­te (pri­mer mi­nis­tro), Jor­ge Ca­pi­ta­nich, se sube a un atril de la Casa Ro­sa­da e in­ten­ta con­ven­cer a los pe­rio­dis­tas de que el país va bien, que no hay mo­ti­vos pa­ra preo­cu­par­se, y que las pre­sio­nes pa­ra de­va­luar el pe­so se de­ben a una cons­pi­ra­ción or­ga­ni­za­da por los es­pe­cu­la­do­res, las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y los sec­to­res más nos­tál­gi­cos de la oli­gar­quía agro­pe­cua­ria.

Por su­pues­to, los su­fri­dos ar­gen­ti­nos no le creen. Es­cal­da­dos por una his­to­ria de cri­sis cí- cli­cas don­de has­ta ho­ras an­tes del es­ta­lli­do los go­ber­nan­tes se in­fla­ma­ban con anun­cios que tra­ta­ban de ge­ne­rar es­ta­bi­li­dad, la ciu­da­da­nía vis­lum­bra ya la pró­xi­ma de­ba­cle y se lan­za a pro­te­ger sus aho­rros com­pran­do dó­la­res.

La fle­xi­bi­li­za­ción del ce­po cam­bia­rio, que en­tró en vi­gor el lu­nes pa­sa­do y por la que el Go­bierno vuel­ve a au­to­ri­zar la com­pra de di­vi­sas pa­ra aho­rro, de­bía con­tri­buir a re­la­jar la pre­sión so- bre el pe­so y ha­cer ba­jar la co­ti­za­ción del dó­lar blue o pa­ra­le­lo. Sin em­bar­go, só­lo ha ge­ne­ra­do más an­gus­tia en la po­bla­ción que ve co­mo mu­chos pro­duc­tos su­ben de pre­cio os­ten­si­ble­men­te, mien­tras Ca­pi­ta­nich ame­na­za con “mul­tas” y “clau­su­ras” a em­pre­sas y co­mer­cios, y ase­gu­ra que el Eje­cu­ti­vo ha acor­da­do con va­rios sec­to­res “re­tro­traer” los va­lo­res a los de an­tes de la gran de­va­lua­ción de la se­ma­na pa­sa­da.

La mi­ra­da es­tá pues­ta en el mes de mar­zo, cuan­do en Ar­gen­ti­na se pro­du­ce al­go así co­mo la ver­sión lo­cal de la cues­ta de enero es­pa­ño­la, aun­que con ma­yor com­ple­ji­dad. En mar­zo aca­ban las va­ca­cio­nes ve­ra­nie­gas, los chi­cos em­pie­zan el cur­so –con los gas­tos que com­por­ta– y las cen­tra­les sin­di­ca­les em­pie­zan a ne­go- ciar los con­ve­nios co­lec­ti­vos. En­tre los gru­pos más com­ba­ti­vos es­tán los maes­tros, que año tras año ame­na­zan con no ini­ciar las cla­ses si no se les re­co­no­ce el au­men­to in­fla­cio­na­rio. Co­mo las subidas sa­la­ria­les siem­pre son pos- te­rio­res al ín­di­ce del cos­te de la vi­da, los tra­ba­ja­do­res ape­lan a la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo. Si el 2013 ce­rró con un 28% de in­fla­ción real –la ci­fra di­bu­ja­da ofi­cial es del 11%–, al­gu­nos ana­lis­tas es­ti- man que pron­to po­dría dis­pa­rar­se al 40% si las me­di­das del Go­bierno no sur­ten efec­to.

“Nin­gún sin­di­ca­to acep­ta­rá un au­men­to me­nor al 30%”, ex­pli­ca Fer­nan­do Gon­zá­lez, di­rec­tor de El Cro­nis­ta Co­mer­cial. que con­si­de­ra que “el ce­po al dó­lar ins­ta­ló la sen­sa­ción en la gen­te de que es­to va a ter­mi­nar mal” y fue “la peor de las me­di­das de Cris­ti­na (Fer­nán­dez) por­que cre­yó que con eso ce­rra­ba el gri­fo de la fu­ga de dó­la­res, pe­ro lo que hi­zo fue re­ins­ta­lar la in­cer­ti­dum­bre”.

Con mu­chas res­tric­cio­nes, los ar­gen­ti­nos han em­pe­za­do a com­prar dó­la­res ofi­cia­les pa­ra aho­rrar. No obs­tan­te, y a pe­sar de que ape­nas hay ac­ti­vi­dad en las cue­vas –agen­cias de cam­bio del dó­lar blue–, el bi­lle­te pa­ra­le­lo se ha man­te­ni­do es­ta se­ma­na en­tre

los 12 y los 13 pe­sos, mien­tras el ofi­cial se ha es­ta­bi­li­za­do en torno a los 8 pe­sos, gracias a que el Ban­co Cen­tral ha se­gui­do li­qui­dan­do re­ser­vas pa­ra con­te­ner­lo.

Una de los efec­tos que bus­ca el Go­bierno es que los ex­por­ta­do­res agrí­co­las li­qui­den el ex­ce­den­te de la co­se­cha pa­sa­da por 3.500 millones de dó­la­res. “Los ex­por­ta­do­res van a es­pe­rar a un dó­lar con me­jor va­lor, es una ló­gi­ca de mer­ca­do y el Go­bierno va a tra­tar de con­ven­cer­los pa­ra que lo li­qui­den lo an­tes po­si­ble; si mues­tra for­ta­le­za, lo­gra­rá que eso pa- se cuan­to an­tes”, di­ce Gon­zá­lez.

El di­rec­tor del ro­ta­ti­vo eco­nó­mi­ca con­si­de­ra que “la fle­xi­bi­li­za­ción del ce­po es una me­di­da sen­sa­ta, pe­ro lue­go de­be ve­nir un sin­ce­ra­mien­to de la in­fla­ción real”. Gon­zá­lez aña­de que “sin sin­ce­ra­mien­to y sin un acuer­do cohe­ren­te de pre­cios y sa­la­rios, Ar­gen­ti­na no tie­ne es­ca­pa­to­ria”.

El pro­ble­ma de fon­do es la in­fla­ción. “An­te ca­da cri­sis eco­nó­mi­ca de­ri­va­mos en un pro­ce­so in­fla­cio­na­rio y eso es lo que hay que re­sol­ver”, ex­pli­ca Gon­zá­lez. “La apre­cia­ción cul­tu­ral del pe­so só­lo se da­rá cuan­do lle­ve­mos mu­chos años de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria con­vin­cen­te y acer­ta­da; mien­tras tan­to, la gen­te bus­ca­rá el dó­lar o cual­quier mé­to­do de aho­rro pa­ra pro­te­ger­se”, agre­ga. “Pa­re­cie­ra que es­ta­mos an­te el pre­lu­dio de una cri­sis, aun­que no de la di­men­sión de la del 2001”, pe­ro que lle­va­ría a un es­ce­na­rio de “re­ce­sión”, “in­fla­ción muy al­ta” y “con­fron­ta­ción” so­cial, con­clu­ye.

DA­VID FER­NÁN­DEZ / EFE

Vis­ta de una casa de cam­bio en el cen­tro de Bue­nos Ai­res, el pa­sa­do miér­co­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.