Ex­por­tar en tiem­pos de tem­pes­tad de las mo­ne­das

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA - RO­BERT TORNABELL CA­TE­DRÁ­TI­CO DE BAN­CA EN ESA­DE BU­SI­NESS SCHOOL

Cuan­do los paí­ses lu­chan por re­cu­pe­rar­se, to­dos in­ten­tan ex­por­tar más. En la in­dus­tria, las em­pre­sas que ex­por­tan son com­pe­ti­ti­vas en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, son me­nos vul­ne­ra­bles a los com­pe­ti­do­res que in­ten­tan en­trar en su pro­pio mer­ca­do y pue­den en­trar en otros mer­ca­dos con aran­ce­les más ba­jos. Pe­ro pri­me­ro con­vie­ne pres­tar aten­ción a dos cues­tio­nes: la tem­pes­tad de mo­ne­das y el con­te­ni­do de tec­no­lo­gías avan­za­das.

He­mos te­ni­do dos epi­so­dios de fuer­te vo­la­ti­li­dad de las mo­ne­das de los paí­ses emer­gen­tes. La pri­me­ra, en ju­nio del 2013, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos ad­vir­tió que po­dían su­bir los ti­pos de in­te­rés del dó­lar, lo que pro­vo­có la de­pre­cia­ción de la ma­yo­ría de las mo­ne­das de los paí­ses emer­gen­tes y lue­go fu­gas de ca­pi­ta­les.

La se­gun­da olea­da empezó con el co­lap­so de la mo­ne­da tur­ca y, por mo­ti­vos dis­tin­tos, la fu­ga de ca­pi­ta­les de Ar­gen­ti­na y la de­pre­cia­ción del pe­so, a pe­sar de que su ban­co cen­tral sa­lió a ven­der dó­la­res a cam­bio de pe­sos, y los ciu­da­da­nos po­drán te­ner dó­la­res, que has­ta aho­ra ob­te­nían de los ca­je­ros au­to­má­ti­cos de Uru­guay. El con­ta­gio no se ha he­cho es­pe­rar y pue­de ex­ten­der­se por to­da Amé­ri­ca La­ti­na.

So­bre el con­te­ni­do de tec­no­lo­gías, Ca­ta­lun­ya ha ve­ni­do ex­por­tan­do, en va­lor, ca­si el do­ble de lo que le co­rres­pon­de­ría por su po­bla­ción res­pec­to a la de Es­pa­ña. Y es­ta ma­yor pro- por­ción ex­pli­ca que en la cri­sis clá­si­ca en uve (v) de 1993 a 1995, caí­da rá­pi­da y re­cu­pe­ra­ción tam­bién en po­co tiem­po, el ti­rón de las ex­por­ta­cio­nes ca­ta­la­nas fue la que con­si­guió la re­cu­pe­ra­ción de Es­pa­ña, si bien las de­va­lua­cio­nes de la mo­ne­da no fue­ron aje­nas a esa fuer­za mo­triz.

Pe­ro al ca­bo de más de vein­te años, Chi­na es ya nues­tro com­pe­ti­dor en al­ta tec­no­lo­gía. Ides­cat pu­bli­ca los cua­tro ni­ve­les de los pro­duc­tos que se ex­por­tan. En el ter­cer tri­mes­tre del pa­sa­do año, el 9% de las ex­por­ta­cio­nes fue­ron de tec­no­lo­gía al­ta, ca­si el 50% de me­dia al­ta (en la que fi­gu­ran las ex­por­ta­cio­nes de co­ches, ma­qui­na­ria y ma­te­rial eléc­tri­co) y el res­to de tec­no­lo­gía ba­ja y me­dia ba­ja.

¿Qué ha ocu­rri­do des­de los me­ses más du­ros de la cri­sis? Las ex­por­ta­cio­nes de la in­dus­tria han cre­ci­do, pe­ro a cos­ta de ven­der pro­duc­tos in­dus­tria­les de me­nor con­te­ni­do tec­no­ló­gi­co. En con­cre­to, las ex­por­ta­cio­nes de ni­vel al­to han dis­mi­nui­do un 19%, mien­tras que la pér­di­da de de­man­da del mer­ca­do na­cio­nal pa­ra las fá­bri­cas de co­ches se reorien­tó ha­cia las ex­por­ta­cio­nes (co­ches de ga­ma me­dia), prin­ci­pal­men­te ha­cia la UE.

Ale­ma­nia, por el con­tra­rio, ex­por­ta una ma­yor pro­por­ción de pro­duc­tos de al­ta tec­no­lo­gía. En con­se­cuen­cia, es me­nos vul­ne­ra­ble an­te los que pre­ten­den do­mi­nar los mer­ca­dos glo­ba­les por pre­cio. A tí­tu­lo ilus­tra­ti­vo, una in­dus­tria ale­ma­na al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­da, que fa­bri­ca ins­tru­men­tos de cor­te por ra­yos lá­ser, si un día de­ja­ra de pro­du­cir to­da la in­dus­tria me­tal me­cá­ni­ca del mun­do ten­dría que ce­rrar, por­que no exis­ten sus­ti­tu­tos.

Du­ran­te al­gu­nos años, Chi­na do­mi­nó con sus ba­jos sa­la­rios los pro­duc­tos que los paí­ses más in­dus­tria­li­za­dos ha­bían de­ja­do de la­do. Pe­ro los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les ad­vir­tie­ron que un país es muy vul­ne­ra­ble cuan­do un 40% o más de lo que ex­por­ta com­pi­te con los pro­duc­tos in­dus­tria­les fa­bri­ca­dos por Chi­na. El pe­li­gro ha au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te, por­que en po­cos años el país asiá­ti­co ha con­se­gui­do ex­por­tar pro­duc­tos de al­ta tec­no­lo­gía, lo que ex­pli­ca el des­pla­za­mien­to de fá­bri­cas ha­cia Ban­gla­desh (tex- tiles), Viet­nam (ma­te­rial elec­tró­ni­co), Tai­lan­dia (Tex­ti­les) y Fi­li­pi­nas, por­que los sa­la­rios de Chi­na ya son de­ma­sia­do al­tos.

Las em­pre­sas que lle­van años ex­por­tan­do sa­ben muy bien dón­de es­tán los me­jo­res mer­ca­dos, pe­ro es­tos cam­bian rá­pi­da­men­te. Ha­ce po­cos años, Co­lom­bia su­fría la som­bra de las gue­rri­llas y la ima­gen de las dro­gas. Aho­ra es un país con un ele­va­do cre­ci­mien­to sos­te­ni­do –gracias a la ex­por­ta­ción de mi­ne­ra­les, pe­tró­leo y gas– y tie­ne una cla­se me­dia de más de ca­tor­ce millones de con­su­mi­do­res. No se ha pro­du­ci­do to­da­vía el mi­la­gro eco­nó­mi­co de Bra­sil”, que en­tre el 2003 y el 2013 con­si­guió re­du­cir la po­bre­za y la cla­se me­dia pa­só de 65 a 118 millones de con­su­mi­do­res con po­der de com­pra. Otra co­sa es que pro­te­ge el mer­ca­do fe­de­ral me­dian­te ele­va­dos aran­ce­les, has­ta el 60%, por im­pues­tos en cas­ca­da. Mu­chas em­pre­sas ca­ta­la­nas apro­ve­cha­ron el tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio (Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá) pa­ra ins­ta­lar­se en la zo­na fron­te­ri­za y te­ner una pla­ta­for­ma con sa­la­rios ba­jos pa­ra en­trar en el gi­gan­tes­co mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos.

An­te la tormenta de mo­ne­das que por un tiem­po su­fri­re­mos, te­ner una ba­se de ne­go­cios en Hong Kong no pue­de pa­sar­se por al­to. Por­que una em­pre­sa co­mer­cial pue­de es­ta­ble­cer­se sin ne­ce­si­dad de te­ner re­si­den­cia y só­lo los be­ne­fi­cios que se ob­ten­gan allí es­tán su­je­tos al im­pues­to de so­cie­da­des. Los que ten­gan su ori­gen en el ex­tran­je­ro es­tán exen­tos. De­be te­ner­se en cuen­ta el ries­go di­vi­sa de los paí­ses a los que se ex­por­ta o en los que se ten­gan in­ver­sio­nes reales. Hong Kong tie­ne una mo­ne­da fuer­te y su Ban­co Cen­tral cuen­ta con re­ser­vas re­cu­rren­tes su­fi­cien­tes pa­ra que los in­ver­so­res pue­dan re­pa­triar los di­vi­den­dos, o que un ex­por­ta­dor pue­da fi­jar pre­cios sin nin­gún te­mor, por­que no le ocu­rri­rá co­mo a los que ex­por­tan a Bra­sil y tie­nen que ba­jar már­ge­nes por­que la pér­di­da de va­lor del real los en­ca­re­ce.

Pa­ra con­cluir, no es fá­cil ex­por­tar a la zo­na eu­ro, pe­ro ac­tual­men­te se eliminan ries­gos. Por un tiem­po, los paí­ses emer­gen­tes es­ta­rán va­lo­ra­dos co­mo de ele­va­do ries­go por la pér­di­da de va­lor de sus mo­ne­das.

DA­VID RA­MOS / BLOOM­BERG

Mer­can­cías pa­ra ser ex­por­ta­das en el puer­to de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.