Fren­te a la com­pla­cen­cia

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - ÁNGEL PAS­CUAL-RAM­SAY DI­REC­TOR EN ESA­DE­GEO Y ‘SE­NIOR FE­LLOW’ DE LA BROOKINGS INS­TI­TU­TION

En su muy co­men­ta­do The fu­tu­re of em­ploy­ment: how sus­cep­ti­ble are jobs to com­pute­ri­sa­tion, Carl Frey y Mi­chael Os­bor­ne es­ti­man que la com­pute­ri­za­ción pue­de lle­var a la des­apa­ri­ción de has­ta el 47% de los em­pleos en EE.UU. El cre­ci­mien­to sin em­pleo es ya el se­gun­do ries­go glo­bal en im­por­tan­cia se­gún el Ín­di­ce de ries­gos glo­ba­les 2014 del Fo­ro de Da­vos.

Es­pa­ña no que­da­rá in­mu­ne. ¿Al­guien del Go­bierno es­tá pen­san­do en có­mo trans­for­mar nues­tra es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va an­te es­te re­to? La re­vo­lu­ción ener­gé­ti­ca fra­gua­da en EE.UU. gracias al frac­king es­tá re­du­cien­do el cos­te ener­gé­ti­co de las em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas en una me­dia del 30%, al tiem­po que la UE es­tá ne­go­cian­do el acuer­do Trans­atlán­ti­co so­bre Co­mer­cio e In­ver­sión, lo que po­dría in­cor­po­rar a Es­pa­ña en una zo­na de li­bre co­mer­cio con EE.UU. ¿Po­drán nues­tras em­pre­sas ma­nu­fac­tu­re­ras com­pe­tir con es­ta di­fe­ren­cia de cos­tes?

La en­dé­mi­ca au­sen­cia en nues­tro país de una con­ver­sa­ción pú­bli­ca in­for­ma­da y cons­truc­ti­va, jun­to con el sor­pren­den­te triun­fa­lis­mo que ro­dea la li­ge­ra re­cu­pe­ra­ción en al­gu­nos in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos, es­tán em­pe­zan­do a crear el peor es­ce­na­rio po­si­ble: el de la com­pla­cen­cia. Un es­ce­na­rio que, de con­cre­tar­se, im­pe­di­rá afron­tar los gran­des re­tos pen­dien­tes.

A es­ca­la na­cio­nal es bien sa­bi­do que la cri­sis, que aún afron­ta­mos, es es­truc­tu­ral y no cí­cli­ca, lo que ha­ce la ac­tual le­ve re­cu­pe­ra­ción po­co pro­me­te­do­ra si no con­ti­nua­mos con las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que ne­ce­si­ta el país, la ma­yo­ría de ellas aún sin aco­me­ter: crear ver­da­de­ra com­pe­ten­cia en mu­chos sec­to­res to­da­vía do­mi­na­dos por cua­si oli­go­po­lios de fac­to en con­ni­ven­cia con los po­de­res pú­bli­cos; di­se­ñar un sis­te­ma fis­cal efi­caz que cie­rre la di­fe­ren­cia de in­gre­sos más de sie­te pun­tos con la zo­na eu­ro; re­for­mar en pro­fun­di­dad la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pa­ra lo­grar una ma­yor efi­cien­cia en el gas­to pú­bli­co; re­du­cir la dua­li­dad del mer­ca­do laboral, el ver­da­de­ro cán­cer de nues­tro sis­te­ma; eje­cu­tar una po­lí­ti­ca in­dus­trial sin com­ple­jos pa­ra su­pe­rar la ac­tual con­cen­tra­ción en sec­to­res y ta­reas de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad; fa­ci­li­tar el cré­di­to y rom­per la per­ni­cio­sa con­cen­tra­ción de po­der del sis­te­ma fi­nan­cie­ro; in­cre­men­tar la in­ver­sión y for­ma­ción de ca­pi­tal fi­jo de las em­pre­sas, y, por en­ci­ma de todo, de­mo­cra­ti­zar la in­no­va­ción, ex­ten­dien­do el ac­ce­so a los ins­tru­men­tos que per­mi­ten in­no­var y crear ri­que­za (fi­nan­cia­ción, tec­no­lo­gía, edu­ca­ción…) a una ma­yor ba­se de tra­ba­ja­do­res y em­pre­sas.

En Eu­ro­pa, el im­pe­ra­ti­vo po­lí­ti­co de sal­var el eu­ro ha evi­ta­do tem­po­ral­men­te el desas­tre, pe­ro la esen­cia del pro­ble­ma per­sis­te: la di­fi­cul­tad de man­te­ner una unión mo­ne­ta­ria en­tre eco­no­mías he­te­ro­gé­neas sin dis­po­ner de los me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios, co­mo una ver­da­de­ra mo­vi­li­dad laboral o una unión fis­cal, pa­ra ate­nuar los inevi­ta­bles des­equi­li­brios. Sin du­da se ha avan­za­do, con me­di­das co­mo el MEDE o la unión ban­ca­ria, pe­ro no pa­re­ce que exis­ta una po­lis eu­ro­pea ca­paz de le­gi­ti­mar a lar­go pla­zo las trans­fe­ren­cias fis­ca­les en las mag­ni­tu­des que hoy se­rían ne­ce­sa­rias. Si no hay cre­ci­mien­to sus­tan­cial y sos­te­ni­do a me­dio pla­zo en las eco­no­mías pe­ri­fé­ri­cas de la UE, las opi­nio­nes pú­bli­cas del nor­te pon­drán a prue­ba la vo­lun­tad de sus lí­de­res de fi­nan­ciar ad in­fi­ní­tum, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, a tra­vés de la ga­ran­tía de fi­nan­cia­ción del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, una UME don­de bue­na par­te de sus miem­bros pue­den ser cró­ni­ca­men­te de­fi­ci­ta­rios.

Todo ello se en­mar­ca en un con­tex­to glo­bal com­ple­jo, con cam­bios geo­po­lí­ti­cos, trans­for­ma­cio­nes so­cia­les y no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas a un rit­mo ace­le­ra­do.

Nues­tras em­pre­sas ten­drán que ope­rar en un en­torno po­lí­ti- co más com­ple­jo don­de las re­glas pa­ra ha­cer ne­go­cios ya no las im­po­ne Oc­ci­den­te. El eje eco­nó­mi­co re­tor­na al Pa­cí­fi­co y Eu­ro­pa, nues­tro prin­ci­pal mer­ca­do ex­por­ta­dor, co­rre el pe­li­gro de es­tan­ca­mien­to.

Ten­dre­mos que ade­cuar­nos a un nue­vo pa­ra­dig­ma pro­duc­ti­vo mar­ca­do no só­lo por la di­gi­ta­li­za­ción y ro­bo­ti­za­ción, sino tam­bién por la lu­cha glo­bal por el ta­len­to y la com­pe­ten­cia de las nue­vas eco­no­mías emer­gen­tes, que no só­lo nos su­pe­ran en cos­tes sino con nue­vos hubs de in­no­va­ción.

En­fren­ta­re­mos un es­ce­na­rio de­mo­grá­fi­co com­ple­jo, ca­rac­te­ri­za­do por el en­ve­je­ci­mien­to de Oc­ci­den­te y la irrup­ción de una nue­va cla­se me­dia en los mer­ca­dos emer­gen­tes que trans­for­ma­rá los pa­tro­nes de con­su­mo.

Y ten­dre­mos que res­pon­der a la re­vo­lu­ción ener­gé­ti­ca del frac­king, en la que Eu­ro­pa se es­tá que­dan­do de nue­vo des­col­ga­da, y que no se­rá más que un ejem­plo

de la ma­yor com­pe­ten­cia por los re­cur­sos na­tu­ra­les.

An­te es­te pa­no­ra­ma de ries­gos, el peor es­ce­na­rio pa­ra nues­tro país es el que se es­tá con­for­man­do: un exi­guo cre­ci­mien­to que nos man­ten­ga en un cró­ni­co lan­gui­de­ci­mien­to pe­ro per­mi­ta al Go­bierno de turno de­fen­der que “es­ta­mos sa­lien­do de la cri­sis” y eli­mi­ne la pre­sión pa­ra em­pren­der el im­pac­to de mo­der­ni­dad que de­be aco­me­ter Es­pa­ña si quie­re sa­lir ade­lan­te en el en­torno de hi­per­com­pe­ten­cia glo­bal en el que nos aden­tra­mos.

De­be­mos en­con­trar un pun­to me­dio en­tre in­tere­sa­do pe­si­mis­mo e in­jus­ti­fi­ca­do triun­fa­lis­mo elec­to­ra­lis­ta, que per­mi­ta de­ba­tir en so­cie­dad có­mo me­jor res­pon­der a es­tos re­tos. Es com­pren­si­ble que, tras seis años de pe­nu­rias, que­ra­mos asir­nos a las po­cas bue­nas no­ti­cias pa­ra ge­ne­rar al­go de op­ti­mis­mo. No es ma­lo. Pe­ro no con­fun­da­mos el de­seo con la reali­dad.

GIAN­LU­CA CO­LLA / BLOOM­BERG

Ro­bots en la fá­bri­ca de Lindt & Spruen­gli AG en Kilch­berg, cer­ca de Zu­rich

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.