‘Smart city’, ‘smart region’, ‘smart ci­ti­zen’

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - JORDI WI­LLIAM CAR­NES PRE­SI­DEN­TE DE LA FUN­DA­CIÓN CTECNO

Ha­ce po­cos días Bar­ce­lo­na fue es­ce­na­rio de tres ac­tos que in­vi­tan a la re­fle­xión: el pri­me­ro, la en­tre­ga de los pre­mios de In­no­va­ción Tec­no­ló­gi­ca de la Fun­da­ción Vo­da­fo­ne. Co­mo de­cía su pre­si­den­te, no es ca­sual de­ci­dir ha­cer el ac­to en Bar­ce­lo­na. Es una ciu­dad re­le­van­te pa­ra la com­pa­ñía. Es im­por­tan­te que una em­pre­sa co­mo Vo­da­fo­ne, es­ce­ni­fi­que de for­ma pú­bli­ca su com­pro­mi­so con Bar­ce­lo­na y con Ca­ta­lun­ya.

Los ga­na­do­res, em­pre­sas, pro­yec­tos, vin­cu­la­dos a la cohe­sión so­cial. El mun­do de las tec­no­lo­gías al ser­vi­cio de un ma­yor bienestar so­cial. Nin­gu­na frac­tu­ra so­cial por ra­zón tec­no­ló­gi­ca.

El se­gun­do ac­to es la con­fe­ren­cia del pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Fi­ra de Bar­ce­lo­na. Cor­dón ex­pli­ca una de las pla­ta­for­mas eco­nó­mi­cas más im­por­tan­tes de nues­tro país. His­to­ria vi­va de la eco­no­mía de Ca­ta­lun­ya, Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña e in­clu­so de una par­te im­por­tan­te de Eu­ro­pa. El desafío de la Fi­ra es su ca­pa­ci­dad pa­ra pro­yec­tar nue­vas reali­da­des, la apues­ta por las nue­vas opor­tu­ni­da­des, por la nue­va eco­no­mía. La Mo­bi­le World Ca­pi­tal, con su Con­gress al fren­te, es la pun­ta de un ice­berg que va mu­cho más allá, de un acon­te­ci­mien­to. El Mo­bi­le, el mó­vil, co­mo mo­tor de la nue­va eco­no­mía.

Y ter­ce­ro, la en­tre­ga de la me­da­lla de la ciu­dad al Mé­ri­to Cul­tu­ral a Jordi Clos, un ci­ti­zen en ma­yús­cu­las, sím­bo­lo de una ge­ne­ra­ción de hom­bres y mu­je­res que han he­cho de su vi­da la sín­te­sis de cul­tu­ra, com­pro­mi­so cí­vi­co y crea­ción de ri­que­za. In­no­va­ción co­mo ac­ti­tud vi­tal cons­tan­te.

Tres ac­tos que ex­pre­san una reali­dad y, al mis­mo tiem­po, una ne­ce­si­dad de se­guir pro­fun­di­zan­do. Que­re­mos ser una smart city, que­re­mos vi­vir en una smart region y que nues­tros ciu­da­da­nos pue­dan te­ner to­dos los de­re­chos y de­be­res de ser smart. Pe­ro pa­ra al­can­zar es­tos re­tos te­ne­mos que ac­tuar sin com­ple­jos, fa­ci­li­tar los pro­ce­sos de trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca, ayu­dar a ga­nar di­men­sión. La cri­sis nos obli­ga a vi­vir el día a día. Pe­ro cui­da­do si re­nun­cia­mos a di­se­ñar, a so­ñar, a cons­truir no só­lo el ma­ña­na, sino el pa­sa­do ma­ña­na.

Que­re­mos y po­de­mos ser smart en to­dos los sen­ti­dos de la ex­pre­sión, pe­ro qui­zá so­bran pa­la­bras y ha­cen fal­ta reali­da­des. Los ejem­plos que he men­cio­na­do al ini­cio, son eso, he­chos, pe-

que­ños, co­ti­dia­nos, pe­ro que se­ña­lan un ca­mino, una vo­ca­ción.

Al­guien pue­de pen­sar y creer que nues­tras prio­ri­da­des y de­ba­tes aho­ra son otros. Se equi­vo­ca­ría: el ob­je­ti­vo de Bar­ce­lo­na y Ca­ta­lun­ya es ser una ciu­dad, re­gión, com­pe­ti­ti­va a es­ca­la mun­dial. Que­re­mos ser un destino, re­fe­ren­cia in­te­gral de ser­vi­cios de ca­li­dad. Un es­pa­cio que apues­ta por la ca­li­dad, por el bienestar de sus ciu­da­da­nos, que ha­ce de la com­pe­ti­ti­vi­dad po­si­ti­va y cons­truc­ti­va el eje de su ac­ti­vi­dad co­ti­dia­na.

Smart, in­te­li­gen­te, no co­mo es­lo­gan, sí co­mo for­ma de ser y de ha­cer. Los pró­xi­mos días ce­le­bra­re­mos el Mo­bi­le World Con­gress. Una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra de­mos­trar al mun­do que, más allá de ser una ciu­dad tu­rís­ti­ca, di­ver­ti­da y ama­ble, so­mos una ciu­dad in­te­li­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.