Cas­te­llano lo vuel­ve a ha­cer

El eje­cu­ti­vo ga­lle­go re­pi­te la ju­ga­da de In­di­tex, Fa­de­sa y No­va­ga­li­cia Ban­co y po­ne en ór­bi­ta a Ono

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - La­lo Agus­ti­na

José María Cas­te­llano es­tá a pun­to de re­pe­tir­lo. Aun­que aún no se ha con­su­ma­do nin­gu­na ope­ra­ción, es­ta se­ma­na se ha cons­ta­ta­do el enor­me in­te­rés de los in­ver­so­res por Ono, ope­ra­dor de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes pre­si­di­do por el eje­cu­ti­vo ga­lle­go des­de ha­ce cua­tro años. El jue­ves, la com­pa­ñía pre­sen­tó en la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV) el fo­lle­to pre­li­mi­nar pa­ra su sa­li­da a bol­sa mien­tras tras­cen­día que Vo­da­fo­ne y Li­berty Glo­bal, dos gi­gan­tes del sec­tor, es­ta­ban rea­li­zan­do apro­xi­ma­cio­nes a los fon­dos que con­tro­lan el ca­pi­tal de la em­pre­sa pa­ra ha­cer­se con ella an­tes de su des­em­bar­co en los par­quets. Todo pa­re­ce in­di­car que, por una vía o por la otra, se al­can­za­rá una bo­ni­ta su­ma, que al­gu­nos ana­lis­tas y ban­cos de in­ver­sión si­túan por en­ci­ma de los 6.000 millones de eu­ros.

Sea co­mo fue­re, Cas­te­llano ya ha con­se­gui­do lle­var­se el ga­to al agua. Y no es la pri­me­ra vez que su­ce­de. El ejem­plo re­cien­te más cla­ro es el de No­va­ga­li­cia Ban­co, ad­qui­ri­da ha­ce unos me­ses por el gru­po fi­nan­cie­ro ve­ne­zo­lano Ba­nes­co por 1.000 millones de eu­ros. El pa­pel de Cas­te­llano, que lle­gó al ban­co en el mo­men­to de su na­cio­na­li­za­ción y fue re­le­va­do de la pre­si­den­cia al día si­guien­te del anun­cio de la ope­ra­ción, fue cla­ve pa­ra que, tal co­mo que­ría la Xun­ta de Ga­li­cia, la en­ti­dad no aca­ba­ra en ma­nos de otro ban­co del país, aun­que ni con sus me­jo­res es­fuer­zos pu­do evi­tar –eso era im­po­si­ble– que por el ca­mino se per­die­ran cer­ca de 8.000 millones de eu­ros de ayu­das pú­bli­cas.

An­tes de No­va­ga­li­cia, el pa­pel de es­te co­ru­ñés –ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Fi­nan­cie­ra y Con­ta­bi­li­dad en su ciu­dad na­tal– fue cla­ve en otras em­pre­sas. Es el ca­so de In­di­tex, don­de siem­pre se le ha re­co­no­ci­do co­mo el ar­tí­fi­ce, co­do con co­do con Aman­cio Or­te­ga, de la ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal del gru­po y de su sa­li­da a bol­sa en el 2001. Y el de Fa­de­sa, don­de en­tró co­mo ase­sor de su ami­go, Ma­nuel Jo­ve, jus­to des­pués de de­jar In­di­tex y en me­nos de me­dio año se la ven­dió a Mar­tin­sa por 4.000 millones. Ocu­rrió a fi­na­les del 2006, muy po­co an­tes de que es­ta­lla­ra la bur­bu­ja...

¿Có­mo se sa­le Cas­te­llano ca­si siem­pre con la su­ya? “Tie­ne vi­sión es­tra­té­gi­ca y eli­ge bue­nos equi­pos pa­ra eje­cu­tar­la”, re­su­me Ve­nan­cio Sal­ci­nes, pre­si­den­te de Es­cue­la de Finanzas, cen­tro de for­ma­ción de di­rec­ti­vos en A Coruña. En Ono, al po­co de lle­gar fi­chó a Ro­sa­lía Por­te­la, al­ta di­rec­ti­va de Te­le­fó­ni­ca. Y en No­va­ga­li­cia con­si­guió que César Gon­zá­lez Bueno de­ja­ra ING Eu­ro­pa pa­ra con­ver­tir­se en su mano de­re­cha. “Jun­to con eso –pro­si­gue Sal­ci­nes–, des­ta­ca su gran co­no­ci­mien­to de los mer­ca­dos, que ad­qui­rió cuan­do es­tu­vo en In­di­tex y tu­vo que pa­tear­se el mun­do pa­ra sa­car a la em­pre­sa a bol­sa”.

El pres­ti­gio ad­qui­ri­do en­ton­ces lo ha sa­bi­do ad­mi­nis­trar. Los mer­ca­dos no ol­vi­dan y en No­va­ga­li­cia, tras rea­li­zar un ajus­te bru­tal, se­gre­gar par­te de la red y ven­der­la (EVO) y en­fren­tar­se a mil y un pro­ble­mas, lo­gró des­per­tar el in­te­rés de los fon­dos in­ter­na­cio­na­les con­tra todo pro­nós­ti­co. Lo mis­mo ha ocu­rri­do en Ono, a la que res­ca­tó de una quie­bra se­gu­ra, y aho­ra tie­ne la sar­tén por el man­go pa­ra de­ci­dir su fu­tu­ro, al­go in­fre­cuen­te en es­tos tiem­pos. “Es­to só­lo es po­si­ble que lo ha­ga al­guien si tie­ne ca­pa­ci­dad de con­vic­ción”, di­ce uno de sus más es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res.

En pri­mer lu­gar, fren­te a su pro­pia gen­te y des­pués, de ca­ra al ex­te­rior. Cas­te­llano siem­pre se ha tra­ba­ja­do los dos ám­bi­tos. Al lle­gar a Ono, lo pri­me­ro que hi­zo fue de­cir que que­ría co­no­cer a to­dos sus em­plea­dos, no só­lo a los di­rec­ti­vos y cua­dros. Ha­bía 3.500 per­so­nas y, tras cer­cio­rar­se de que ha­bla­ba en se­rio y pa­ra agi­li­zar­lo, le mon­ta­ron reunio­nes en gru­pos de 20 que se ex­ten­die­ron du­ran­te un año. “Hay que pre­gun­tar al cos­tu­re­ro so­bre los hi­los”, de­cía Cas­te­llano pa­ra ex­pli­car su inusual me­di­da.

En pa­ra­le­lo, mon­tó una in­tra­net que in­cluía un mó­du­lo de en­fa­dos: un bu­zón elec­tró­ni­co don­de desaho­gar­se, ex­pli­car lo que se ha­cía mal y, a la vez, pro­po­ner so­lu­cio­nes, todo de for­ma anó­ni­ma. “La gen­te se lo cre­yó y se ga­nó el res­pe­to y ad­mi­ra­ción in­ter­na”, di­cen en Ono. Jun­to con es­tas me­di- das in­ter­nas, Cas­te­llano aña­dió la ges­tión. Re­de­fi­nió ob­je­ti­vos, creó un equi­po y, po­co a po­co, le dio la vuel­ta al ba­lan­ce. “Ono lle­va­ba 14 años fun­cio­nan­do y per­dien­do di­ne­ro a es­puer­tas y los ac­cio­nis­tas no de­ja­ban de po­ner más y más. Dos años des­pués de su lle­ga­da, en­tró en be­ne­fi­cios”.

La cre­di­bi­li­dad de Cas­te­llano le per­mi­tió cam­biar por com­ple­to la es­truc­tu­ra de la deu­da. “Lo que ha he­cho Ono es de li­bro, un buen ejem­plo de có­mo se ha­cen las co­sas en com­pa­ñías in­ten­si­vas en ca­pi­tal que em­pie­zan su an­da­du­ra”, co­men­ta el res­pon­sa­ble de bo­nos cor­po­ra­ti­vos de un ban­co ex­tran­je­ro en Ma­drid. “En los úl­ti­mos tres o cua­tro años ha ido rea­li­zan­do emi­sión tras emi­sión, con lo que ha pa­sa­do la deu­da des­de la ban­ca al mer­ca­do de ca­pi­ta­les; y a los in­ver­so­res les gus­ta mu­cho ese pa­pel”.

Sin la res­pon­sa­bi­li­dad de No­va­ga­li­cia, y des­pués de ha­ber su­pe­ra­do un pro­ble­ma de sa­lud, Cas­te­llano –que tie­ne ade­más va­rios by-pass– res­pi­ra más tran­qui­lo. Pe­se a sus ca­si 67 años, se le ve con ga­nas de se­guir dan­do gue­rra, en con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción, ad­mi­nis­tran­do su pa­tri­mo­nio o en lo que se ter­cie. “No es un tó­pi­co: su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo es im­pre­sio­nan­te y no se es­ta­rá quie­to por sí mis­mo y por­que todo el mun­do sa­be que ha sa­bi­do ges­tio­nar asun­tos com­ple­jos en en­tor­nos com­pe­ti­ti­vos”, apun­ta Luis Ca­ra­nés, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go y ase­sor del FMI. Le que­dan por de­lan­te me­ses in­ten­sos en Ono. Lue­go, se­gu­ra­men­te lo vol­ve­rá a ha­cer.

LA­VAN­DEI­RA JR / EFE

José María Cas­te­llano, pre­si­den­te de Ono

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.