La py­me si­len­cio­sa

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA - JAU­ME CABANÍ DI­REC­TOR DE IN­NO­VA­CIÓN DE LA FUN­DA­CIÓ EDUARD SO­LER

La cri­sis fi­nan­cie­ra y la ba­ja­da del con­su­mo in­te­rior nos han he­cho ver con cla­ri­dad qué or­ga­ni­za­cio­nes del sec­tor me­tal­me­cá­ni­co reunían los in­gre­dien­tes pa­ra ser com­pe­ti­ti­vas. El pro­duc­to pro­pio y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción son dos ele­men­tos re­cu­rren­tes en las em­pre­sas que cre­cen, ga­nan di­ne­ro y pa­gan im­pues­tos. Hay más fac­to­res de éxi­to, co­mo el equi­po pro­fe­sio­nal y la agi­li­dad or­ga­ni­za­ti­va que se con­cre­tan en ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción. Es­tos fac­to­res los en­con­tra­mos en em­pre­sas pe­que­ñas y me­dias del sec­tor me­ta­lo-me­cá­ni­co.

En la Fun­da­ció Eduard So­ler for­ma­mos jó­ve­nes alum­nos que ha­cen prác­ti­cas en es­tas em­pre­sas y coope­ra­mos en el di­se­ño y en la fa­bri­ca­ción de pro­to­ti­pos y de me­dios pro­duc­ti­vos. Des­de el año 2000 he­mos ido co­no­cien­do em­pre­sas. Las hay que han des­apa­re­ci­do, pe­ro tam­bién he­mos vis­to na­cer al­gu­nas, y la ma­yo­ría se han for­ta­le­ci­do y son más in­ter­na- cio­na­li­za­das que nun­ca. Em­pre­sas que ven­den más del 80% del pro­duc­to en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, co­mo Ja­pón e Is­rael, que son de los más ma­du­ros, so­fis­ti­ca­dos y com­pe­ti­ti­vos.

Al­gu­nas de es­tas em­pre­sas fa­bri­can bie­nes de equi­po y tie­nen de cin­co a cin­cuen­ta tra­ba­ja­do­res. El con­tex­to ad­mi­nis­tra­ti­vo y fi­nan­cie­ro que les he­mos brin­da­do co­mo so­cie­dad no les es na­da fa­vo­ra­ble. Gran­des con­ve­nios pe­sa­dos, po­co fle­xi­bles, que fo­men­tan más los de­re­chos que los de­be­res y los va­lo­res. Un sis­te­ma fi­nan­cie­ro que les ha ne­ga­do las pó­li­zas que ne­ce­si­ta­ban pa­ra so­bre­vi­vir y una le­gis­la­ción a me­nu­do críp­ti­ca –en el que las ayu­das son sub­si­dia­rias, me­diá­ti­cas y orien­ta­das a la I+D y no a la in­no­va­ción– han si­do la pie­dra de to­que.

A pe­sar de todo, es­tas em­pre- sas han he­cho de es­te con­tex­to una opor­tu­ni­dad pa­ra in­ten­tar ser ági­les, in­no­va­do­ras, pa­ra fo­ca­li­zar el mer­ca­do, si­tuar­se y ofre­cer so­lu­cio­nes téc­ni­ca­men­te bue­nas y eco­nó­mi­ca­men­te com­pe­ti­ti­vas. Los ges­to­res, a me­nu­do los ac­cio­nis­tas ma­yo­ri­ta­rios, han asu­mi­do ries­gos per­so­na­les pa­ra po­der fi­nan­ciar los pro­yec­tos. Cuan­do un em­pre­sa­rio tie­ne que re­cu­rrir al pa­tri­mo­nio per­so­nal con el fin de po­der ava­lar las pó­li­zas y do­tar la em­pre­sa del ca­pi­tal ne­ce­sa­rio pa­ra cre­cer es que al­gu­na co­sa he­mos he­cho mal co­mo país. Mien­tras tan­to, va­mos vien­do co­mo se dan ayu­das a las gran­des em­pre­sas –com­pa­ñías que ya no se pue­den per­mi­tir sub­con­tra­tar en nues­tro país, si quie­ren se­guir sien­do com­pe­ti­ti­vas.

Es­tas pe­que­ñas em­pre­sas, que han ido asu­mien­do ries­gos, ha­cién­do­se un si­tio en el mun­do, no re­sol­ve­rán el pro­ble­ma del pa­ro. No por­que no ten­gan ca­pa­ci­dad de con­tra­ta­ción, sino por­que ne­ce­si­tan per­so­nal muy es­pe­cia­li­za­do tec­no­ló­gi­ca­men­te y con unos va­lo­res pro­fe­sio­na­les cohe­ren­tes con el com­pro­mi­so per­so­nal que re­quie­ren. El sis­te­ma edu­ca­ti­vo de­be ser ca­paz de for­mar a es­tos pro­fe­sio­na­les. Las com­pe­ten­cias in­ter­per­so­na­les se tra­ba­jan des­de pe­que­ños y las fa­mi­lias son im­por­tan­tes a la ho­ra de trans­mi­tír­se­las más allá de la es­cue­la.

La for­ma­ción pro­fe­sio­nal y uni­ver­si­ta­ria (eso que los in­gle­ses de­no­mi­nan vo­ca­tio­nal edu­ca­tion and trai­ning, VET) y que en nues­tro país de­pen­de de tres con­se­lle­ries (Edu­ca­ció, Em­pre­sa y Uni­ver­si­tats) ten­dría que tra­ba­jar de ma­ne­ra in­te­gra­da con un so­lo ob­je­ti­vo: apo­yar la com­pe­ti­ti­vi­dad. A ve­ces orien­tan la ac­ti­vi­dad a la in­ves­ti­ga­ción, a ve­ces a la ocu­pa­ción y, a ve­ces, con­fun­den la de­man­da de los es­tu­dian­tes con la de­man­da del mer­ca­do laboral. La adap­ta­ción de la ofer­ta a la de­man­da, en los ci­clos pro­fe­sio­na­les y uni­ver­si­ta­rios, es cues­tión de res­pon­sa­bi­li­dad y de buen uso de los re­cur­sos pú­bli­cos.

Las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (py­mes) si­len­cio­sas ne­ce­si­tan pro­fe­sio­na­les ex­ce­len­tes. Una so­cie­dad en que los po­lí­go­nos in­dus­tria­les y los em­pre­sa- rios nos emo­cio­nan co­mo sím­bo­lo de for­ta­le­za, de in­de­pen­den­cia y de crea­ción de ri­que­za, es una so­cie­dad jus­ta, con unos va­lo­res só­li­dos pa­ra per­du­rar y ha­cer cre­cer su bienestar. Los em­pre­sa­rios que ges­tio­nan es­tas py­mes han asu­mi­do en­vi­tes y ries­gos. Pa­ra crear ri­que­za, pa­ra im­pli­car­se pro­fe­sio­nal­men­te y per­so­nal­men­te ne­ce­si­tan que, co­mo so­cie­dad, es­te­mos a la al­tu­ra: ha­cien­do más fle­xi­bles los trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos, orien­tan­do la le­gis­la­ción a la py­me y no a la gran em­pre­sa –eso tam­bién va pa­ra los sin­di­ca­tos–, ofre­cien­do una for­ma­ción pro­fe­sio­nal de ni­vel y pen­san­do en la de­man­da y, so­bre todo, re­co­no­cien­do so­cial­men­te el va­lor de es­tos em­pren­de­do­res que con­tri­bu­yen de una ma­ne­ra de­ter­mi­nan­te a crear la ri­que­za del país.

Si so­mos ca­pa­ces de des­ple­gar una po­lí­ti­ca y unas ac­ti­tu­des que fa­vo­rez­can las py­mes, ve­re­mos có­mo cre­cen, có­mo con­tra­tan, có­mo si­guen con­tri­bu­yen­do a ha­cer que el país sea me­jor. La cons­truc­ción y el tu­ris­mo han de­mos­tra­do que son ya­ci­mien­tos ocu­pa­cio­na­les de po­co va­lor, po­co ro­bus­tos a la ho­ra de re­sis­tir las cri­sis y mu­chos fac­to­res ex­ter­nos. La in­dus­tria, en­dó­ge­na, es nues­tro gran alia­do y, en el ca­so ca­ta­lán, las py­mes, nues­tra ma­ne­ra de des­ple­gar­la. En­tre to­dos po­de­mos fa­ci­li­tar­las las co­sas.

JOSÉ LUIS ME­RINO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.