Sochi o la casa por la ven­ta­na

Ru­sia y Pu­tin se la jue­gan con los Jue­gos Olím­pi­cos de in­vierno más ca­ros de la his­to­ria

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - JOHN WI­LLIAM WIL­KIN­SON

Se da­rá co­mien­zo el pró­xi­mo vier­nes día 7 a los Jue­gos Olím­pi­cos de in­vierno más ca­ros de la his­to­ria, en Sochi, un bal­nea­rio y cen­tro tu­rís­ti­co ru­so de ve­ra­neo a ori­llas del mar Ne­gro. El pre­si­den­te Vla­dí­mir Pu­tin ha pues­to tan­to em­pe­ño per­so­nal en la con­se­cu­ción y rea­li­za­ción de es­te acon­te­ci­mien­to, que de él de­pen­de­rá, en gran me­di­da, que sea o no un éxi­to.

Ha que­da­do cla­ro que lo que pre­ten­de Pu­tin es mos­trar al mun­do el po­de­río y la ri­que­za de la Fe­de­ra­ción Ru­sa que él pre­si­de cual om­ni­po­ten­te zar. Pa­ra con­se­guir­lo, no ha es­ca­ti­ma­do en gas­tos des­de que en el 2007 Sochi fue­ra ele­gi­da se­de de los Jue­gos, y eso que en­tre el 2008 y el 2012, por ra­zo­nes cons­ti­tu­cio­na­les, tu­vo que de­jar la pre­si­den­cia pa­ra ejer­cer de pri­mer mi­nis­tro. Pe­ro exis­te el pe­li­gro real de que la ju­ga­da le po­dría sa­lir por la cu­la­ta re­ve­lan­do has­ta qué pun­to vi­ve Ru­sia ba­jo la ame­na­za de te­rro­ris­tas o de los alar­man­tes ín­di­ces de co­rrup­ción, opre­sión e in­com­pe­ten­cia.

Te­nien­do en cuen­ta que Ru­sia es el país de ma­yor ex­ten­sión te­rri­to­rial del mun­do, amén de la cru­de­za de los in­vier­nos en gran par­te del mis­mo, re­sul­ta ex­tra­ña la elec­ción de Sochi, pues dis­fru­ta de un cli­ma más bien tem­pla­do. Ha­ce un año, la tem­pe­ra­tu­ra re­gis­tra­da el 7 de fe­bre­ro en Krás­na­ya Pol­ya­na –don­de ten­drán lu­gar las prue­bas al ai­re li­bre– era de 12,7 gra­dos. Al ca­bo de cua­tro días, ha­bía subido a 15,5.

El pri­mer pre­su­pues­to pa­ra los Jue­gos era de 12.000 millones de dó­la­res, pe­ro da­do que en edi­cio­nes an­te­rio­res la ci­fra siem­pre aca­ba­ba do­blán­do­se, se po­día es­pe­rar que que­da­ra en unos 24.000 millones. Ni por aso­mo: los úl­ti­mos cálcu­los re­ba­san los 50.000 millones. Con todo, re­sul­ta har­to di­fí­cil sa­ber en qué se han gas­ta­do, pues las cuen­tas no son del do­mi­nio pú­bli­co, aun­que va­rios ob­ser­va­do­res han cal­cu­la­do que una gran par­te de los millones de más ha ido a pa­rar a los bol­si­llos de ami­go­tes de Pu­tin.

Los her­ma­nos Ro­ten­berg, Ar­kady y Bo­ris, son ami­gos de la in­fan­cia del pre­si­den­te y, co­mo él, si­guen pa­gan­do las cuo­tas del club de ju­do pe­ters­bur­gués Ya­va­ra-Ne­va, don­de se reunían de jó­ve­nes. Al­gu­nos más que ven­ta­jo­sos con­tra­tos pa­ra el su­mi­nis­tro de tu­bos al gi­gan­te Gaz­prom con­vir­tie­ron a los her- ma­nos en ar­chi­mi­llo­na­rios. Les fue­ron ad­ju­di­ca­dos a de­do na­da me­nos que 21 con­tra­tos pa­ra las obras olím­pi­cas de Sochi, por va­lor de 7.000 millones de dó­la­res, can­ti­dad que so­bre­pa­sa la in­ver­sión to­tal de los Jue­gos de in­vierno Van­cou­ver 2010.

Otro vie­jo ami­go, Vla­dí­mir Ya­ku­nin, que pre­si­de los Fe­rro­ca­rri­les Ru­sos, fue el en­car­ga­do –tam­bién a de­do– de la cons­truc­ción de una lí­nea de tren y una au­to­vía en­tre Sochi y Krás­na­ya Ol­ya­na. Ha re­sul­ta­do ser una lo­cu­ra por par­ti­da do­ble: por su ele­va­dí­si­mo cos­te y por el in­cal­cu­la­ble da­ño am­bien­tal.

Ya­ku­nin sub­con­tra­tó a su vez a Gen­nady Tim­chen­ko quien, ade­más de ser unos de los prin­ci­pa­les ac­cio­nis­tas de la cons­truc­to­ra ru­sa SK Most y, có­mo no, en­tu­sias­ta pro­mo­tor del club de ju­do Ya­va­ra-Ne­va, di­ri­ge Gun­vor, la ter­ce­ra em­pre­sa pe­tro­le­ra del mun­do. Pue­de de­cir­se que su ca­rre­ra des­pe­gó a par­tir del arres­to en el 2003 del amo de Yu­kos, Mi­jaíl Jo­dor­kovs­ki. En un in­ten­to de ate­nuar su más que me­re­ci­da ima­gen de dés­po­ta, Pu­tin aca­ba de in­dul­tar al ex­mag­na­te.

Sochi, cu­ya po­bla­ción no lle­ga al me­dio mi­llón, tie­ne se­rios pro­ble­mas de abas­ta­mien­to ener­gé­ti­co. De­bi­do a las de­fi­cien­cias de la red eléc­tri­ca, se re­gis­tra­ron en el 2012 más de 2.000 apa­go­nes. A es­tos in­con­ve­nien­cias ha­bría que aña­dir los atas­cos de trá­fi­co, que son ha­bi­tua­les in­clu­so du­ran­te la tem­po­ra­da ba­ja. De mo­do que que­da por ver có­mo se la arre­gla­rán du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas en vis­ta de la pre­vi­si­ble in­va­sión de co­ches ofi­cia­les de dig­na­ta­rios mos­co­vi­tas acos­tum­bra­dos a que des­pe­jen las gran­des ave­ni­das de la ca­pi­tal ca­da vez que se des­pla­zan por ellas. Y si a todo es­to se le aña­den las gran- des me­di­das de se­gu­ri­dad, a los su­fri­dos so­chia­nos les to­ca un par de se­ma­nas muy du­ras, aun en el tan es­pe­ra­do ca­so de que todo sal­ga bien.

Más de 16.000 obre­ros, en su ma­yo­ría pro­ce­den­te de las an­ti­guas re­pú­bli­cas so­vié­ti­cas, han tra­ba­ja­do en la cons­truc­ción de las ins­ta­la­cio­nes olím­pi­cas. Mu­chos de ellos son obre­ros no cua­li­fi­ca­dos que han bre­ga­do en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas a cam­bio de exi­guos suel­dos. Aun­que a me­nu­do ni si­quie­ra co­bra­ban, por­que a los con­tra­tis­tas que tan­to se en­ri­que­cían a su cos­ta no les da­ba la ga­na pa­gar­les.

La se­gu­ri­dad laboral ha bri­lla­do por su au­sen­cia. Un in­for­me cal­cu­la que en el 2012 se pro­du­je­ron 40 ac­ci­den­tes y que hu­bo al me­nos 25 muer­tes. Es pro­ba­ble que las pri­sas pa­ra de­jar­lo todo lis­to a tiem­po ha­yan te­ni­do ne­fas­tas re­per­cu­sio­nes no só­lo de ín­do­le laboral sino tam­bién en lo re­fe­ren­te a la ca­li­dad de los tra­ba­jos rea­li­za­dos.

En efec­to, en­tre las pri­sas y tan­ta im­pro­vi­sa­ción, in­com­pe­ten­cia y co­rrup­ción, ca­be du­dar de la es­ta­bi­li­dad de las ins­ta­la­cio­nes. Pe­ro, de mo­men­to, lo im­por­tan­te es que todo va­ya co­mo una se­da y que el pre­si­den­te pue­da vol­ver con­ten­to a Mos­cú.

Aho­ra bien, por mu­cho que Pu­tin ha­ya sol­ta­do a Jo­dor­kovs­ki, a dos de las Pussy Riot o a unos mo­les­tos eco­lo­gis­tas, amén de re­con­ci­liar­se, al me­nos en par­te, con el lobby gay, Sochi se ha­lla en el con­flic­ti­vo Cáu­ca­so Nor­te, no le­jos de Che­che­nia y Da­gues­tán. Pe­se al des­plie­gue de 75.000 po­li­cías y sol­da­dos, amén de to­dos los so­fis­ti­ca­dos sis­te­mas elec­tró­ni­cos de se­gu­ri­dad que se quie­ra, los re­cien­tes aten­ta­dos en Vol­go­gra­do jun­to con las re­no­va­das ame­na­zas de las viu­das ne­gras y otros enemi­gos de la Fe­de­ra­ción Ru­sa, ha­cen te­mer lo peor.

Si todo va bien, den­tro de po­co ca­si na­die se acor­da­rá de Sochi. Pe­ro si pa­sa al­go, du­ran­te lar­go tiem­po per­ma­ne­ce­rá su nom­bre en la me­mo­ria co­lec­ti­va. Y Pu­tin pa­sa­rá el res­to de sus días pre­gun­tán­do­se por qué lo eli­gió pa­ra al­ber­gar los Jue­gos de in­vierno.

RIA NO­VOS­TI / REUTERS

Con los Jue­gos de Sochi, Vla­dí­mir Pu­tin pre­ten­de mos­trar al mun­do el po­de­río y la ri­que­za de la Fe­de­ra­ción Ru­sa que él pre­si­de cual om­ni­po­ten­te zar. El pre­si­den­te ha pues­to tan­to em­pe­ño per­so­nal en la con­se­cu­ción y rea­li­za­ción de es­te acon­te­ci­mien­to, que de él de­pen­de­rá, en gran me­di­da, que sea o no un éxi­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.