Na­ve­gan­do en aguas tur­bu­len­tas

Ber­nan­ke afir­ma que la cau­sa de la bur­bu­ja no fue­ron los ba­jos ti­pos de Alan Greens­pan

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Ben Ber­nan­ke aban­do­nó el vier­nes su car­go co­mo pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se tras ocho años en los que es­te es­tu­dio­so de la Gran De­pre­sión ha te­ni­do que ha­cer fren­te a una si­tua­ción eco­nó­mi­ca que po­cos ha­bían pre­di­cho cuan­do asu­mió su car­go en el 2006 en me­dio de las mie­les de la Gran Mo­de­ra­ción de Alan Greens­pan. Una Gran Mo­de­ra­ción en la que con el ajus­te fino todo pa­re­cía po­si­ble y du­ran­te la cual se lo­gró una rá­pi­da sa­li­da de la cri­sis de las pun­to­com. Sin em­bar­go, a Ber­nan­ke le ca­yó en­ci­ma una cri­sis mo­nu­men­tal fren­te a la que reac­cio­nó con po­lí­ti­cas inusua­les que han evi­ta­do una re­pe­ti­ción del año 1929.

Así que, co­mo des­pe­di­da, no es­tá de más re­pa­sar el li­bro Mis años en la Re­ser­va Fe­de­ral, cua­tro con­fe­ren­cias del ya ex­go­ber­na­dor pro­nun­cia­das en el 2012. Unas char­las que se re­mon­tan a los orí­ge­nes de los ban­cos cen­tra­les –la Fed na­ció en 1914 tras nu­me­ro­sos pánicos ban­ca­rios– y que pro­fun­di­zan en la cri­sis de 1929, in­clui­da la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria res­tric­ti­va que lle­vó a ca­bo la Fed pre­via­men­te pa­ra con­te­ner la es­pe­cu­la­ción en bol­sa. La subida de ti­pos, afir­ma, pro­vo­có im­por­tan­tes efec­tos se­cun­da­rios en la eco­no­mía: hay que ha­cer fren­te a las bur­bu­jas de ac­ti­vos con mu­cho cui­da­do, me­jor me­dian­te cam­bios en la nor­ma­ti­va fi­nan­cie­ra. Lo que en es­ta cri­sis se ha­bría tra­du­ci­do por ejem­plo, di­ce, en ase­gu­rar­se de que las hi­po­te­cas eran de ma­yor ca­li­dad.

Una de­pre­sión, la de 1929, en la que, re­cuer­da, tras caer la bol­sa la Fed vol­vió a fa­llar tan­to en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria co­mo en la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra que de­bía man­te­ner: en­tre otras co­sas, creían en la teo­ría li­qui­da­cio­nis­ta. Andrew Me­llon, se­cre­ta­rio del Te­so­ro de Hoo­ver, di­jo: “Li­qui­dar la mano de obra, li­qui­dar las ac­cio­nes, li­qui­dar a los agri­cul­to­res, li­qui­dar las pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias”. En los años vein­te, de­cían, la eco­no­mía se ha­bía ex­pan­di­do de­ma­sia­do rá­pi­do, se ha­bía con­ce­di­do de­ma­sia­do cré­di­to, las ac­cio­nes ha­bían subido de­ma­sia­do y ha­cía fal­ta una de­fla­ción que eli­mi­na­ra los ex­ce­sos. Y lle­gó...

Res­pec­to a la cri­sis ac­tual, se­ña­la que el sis­te­ma te­nía pun­tos dé­bi­les que trans­for­ma­ron una re­ce­sión mo­de­ra­da en cri­sis gra­ve. En­tre 2004 y 2006 el por­cen­ta­je de hi­po­te­cas non­pri­me –sin el ni­vel de ca­li­dad ha­bi­tual– se acer­ca­ban al 40%. Y en el 2007 el 60% de las hi­po­te­cas non­pri­me te­nían muy po­ca do­cu­men­ta­ción de la cre­di­bi­li­dad del pres­ta­ta­rio. La cues­tión, su­gie­re, es que qui­zá el sec­tor pri­va­do asu­mió una deu­da de­ma­sia­do gran­de de­bi­do a la Gran Mo­de­ra­ción: tras vein­te años de tran­qui­li­dad la gen­te era más con­fia­da. Ade­más, las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras eran ca­da vez más com­ple­jas pe­ro la ca­pa­ci­dad de los ban­cos pa­ra va­lo­rar ries­gos no es­ta­ba a la al­tu­ra. Y en el sec­tor pú­bli­co, la es­truc­tu­ra re­gu­la­do­ra era ca­si la de la Gran De­pre­sión: una gi­gan­tes­ca ase­gu­ra­do­ra co­mo AIG ape­nas es­ta­ba su­per­vi­sa­da de mo­do se­rio. Lue­go, la Fed no hi­zo su­fi­cien­te hin­ca­pié en la va­lo­ra­ción de los ries­gos. Eso sí, cree que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de Greens­pan de ba­jos ti­pos no fue de­ci­si­va pa­ra la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. De he­cho, di­ce que esa bur­bu­ja co­men­zó en 1998 y qui­zá res­pon­día al mis­mo op­ti­mis­mo psi­co­ló­gi­co de las pun­to­com. Y en ella in­flu­yó mu­cho la de­man­da de ac­ti­vos en dó­la­res pa­ra las re­ser­vas asiá­ti­cas.

Una vez es­ta­lla­do el pá­ni­co, re­cuer­da, ha­bía que pres­tar di­ne­ro con pro­di­ga­li­dad pa­ra man­te­ner la con­fian­za. Y lue­go ayu­dar a la eco­no­mía a evi­tar una pro­fun­da re­ce­sión. Pri­me­ro ba­jan­do los ti­pos de in­te­rés y en el 2009, cuan­do la eco­no­mía se­guía ca­yen­do, con una he­rra­mien­ta me­nos or­to­do­xa: la com­pra de ac­ti­vos a gran es­ca­la. Ade­más, crea­ron nue­vas re­glas pa­ra su­per­vi­sar todo el sis­te­ma en su con­jun­to y no só­lo sus par­tes, y pa­ra que sean los ac­cio­nis­tas de las em­pre­sas los que pa­guen su caí­da. Y pa­ra que me­tan en sus ba­lan­ces los vehícu­los que te­nían an­tes fue­ra. Eso sí, con­clu­ye, las cri­sis fi­nan­cie­ras siem­pre nos acom­pa­ña­rán. Pe­rió­di­ca­men­te ha­brá bur­bu­jas. Lo im­por­tan­te es que los ban­cos cen­tra­les ha­gan lo po­si­ble pa­ra pre­ve­nir­las y, lue­go, pa­ra que el sis­te­ma sea só­li­do pa­ra sa­lir in­dem­ne.

ANDREW HARRER / BLOOM­BERG

Ben Ber­nan­ke fo­to­gra­fia­do el pa­sa­do di­ciem­bre en Was­hing­ton

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.