Cons­truir ca­sas con re­si­duos

Neu­má­ti­cos, te­tra­briks, bo­te­llas de plás­ti­co o pa­lés pue­den con­ver­tir­se en ma­te­ria­les de cons­truc­ción

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lorena Fa­rràs Pé­rez

La Agen­cia de Re­si­duos de Ca­ta­lun­ya es­ti­ma que ca­da per­so­na ge­ne­ra 1,35 ki­lo­gra­mos de re­si­duos al día. Es­tos 1,35 ki­lo­gra­mos mul­ti­pli­ca­dos por los 7,571 millones de ha­bi­tan­tes de Ca­ta­lun­ya y por los 365 días del año su­man un to­tal de 3.730.610.250 ki­lo­gra­mos. Es de­cir, los ca­ta­la­nes ge­ne­ran ca­si cua­tro millones de to­ne­la­das de ba­su­ra al ca­bo del año. ¡Una ci­fra que da vér­ti­go!

En­tre la gran mon­ta­ña de re­si­duos que ge­ne­ra­mos, no todo es irre­cu­pe­ra­ble. Más del 65% de los pro­duc­tos pue­den te­ner una se­gun­da vi­da gracias al re­ci­cla­je; só­lo hay que po­ner­los en el con­te­ne­dor ade­cua­do (“En­vàs, on vas”: ¿les sue­na?). Pe­ro es­te re­ci­cla­je no tie­ne por qué pro­du­cir­se ex­clu­si­va­men­te de puer­tas a fue­ra de casa.

Exis­ten múl­ti­ples ma­ne­ras de dar un se­gun­do uso a desechos co­mo vie­jos mar­cos de ven­ta­nas o de puer­tas de ma­de­ra que pue­den con­ver­tir­se en ori­gi­na­les mar­cos de fo­tos o de es­pe­jos; bo­te­llas de plás­ti­co que se con­vier­ten en flo­re­ros o ties­tos o bien en un bo­te pa­ra guar­das lá­pi­ces o bo­lí­gra­fos; e in­clu­so mue­bles he­chos con car­tón. El lí­mi­te es la ima­gi­na­ción y la ma­ña de ca­da uno.

Gracias o a pe­sar de la cri­sis –aun­que no es la úni­ca ra­zón–, el re­ci­cla­je ca­se­ro o upcy­cling se ha pues­to de mo­da. Me­nos co­no­ci­da –y si quie­ren más al­ter­na­ti­va– es la op­ción de cons­truir vi­vien­das con re­si­duos, una ten­den­cia más fre­cuen­te en paí­ses en vías de de­sa­rro­llo pe­ro que tam­bién es­tá pre­sen­te en Ca­ta­lun­ya.

“En el mun­do so­bran re­si­duos y fal­tan vi­vien­das”, de­nun­cia Marta So­riano, ar­tis­ta plás­ti­ca y edu­ca­do­ra am­bien­tal y fun­da­do­ra de EcoArt-Di­dac­tic. Así, se­gún So­riano, al apro­ve­char re­si­duos pa­ra cons­truir vi­vien­das se ma­tan dos pá­ja­ros de un ti­ro: “Se re­du­ce la can­ti­dad de re­si­duos, que es enor­me en la ac­tual era del plás­ti­co, y se con­si­gue ma­te­rial ba­ra­to pa­ra la cons­truc­ción”. Ade­más, la ar­tis­ta ad­vier­te que “no se pue­de se­guir es­car­ban­do la tie­rra en bus­ca de más ma­te­ria­les de cons­truc­ción; son li­mi­ta­dos y ge­ne­ran más re­si­duos”.

So­riano ex­pli­ca que prác­ti­ca­men­te todo es apro­ve­cha­ble, des­de neu­má­ti­cos has­ta te­tra­briks, bo­te­llas, pa­lés de trans­por­te, cris­tal, et­cé­te­ra. Los pun­tos de abas­te­ci­mien­to, ne­go­cios o em­pre­sas que cie­rran, cen­tros de re­co­gi­da de re­si­duos... “El ma­te­rial es el me­nor de los pro­ble­mas por­que hay re­si­duos por to­das par­tes”, se la­men­ta la ex­per­ta.

El uso que se pue­de dar a es­tos desechos tam­bién va­ría. El ejem­plo más pa­ra­dig­má­ti­co son las bo­te­llas de plás­ti­co re­lle­nas de re­si­duos no or­gá­ni­cos o bien de tie­rra, que se con­vier­ten en eco­la­dri­llos. Los pa­lés, neu­má­ti­cos vie­jos y te­tra­briks tam­bién sir­ven pa­ra su­bir pa­red. Lue­go se re­vis­te todo con mor­te­ro y ya no se di­fe­ren­cia de una pa­red nor­mal. Por otro la­do, ma­te­ria­les co­mo re­lo­jes, cris­ta­les, mó­vi­les.... se pue­den con­ver­tir en ob­je­tos de­co­ra­ti­vos de mu­ros y pa­re­des.

Las vi­vien­das he­chas a ba­se de re­si­duos son cons­truc­cio­nes crea­ti­vas y atre­vi­das, cier­ta­men­te, pe­ro no tie­nen por qué ser de me­nor ca­li­dad que una cons­truc­ción con­ven­cio­nal si es­tán bien he­chas ni ser di­fe­ren­tes es­té­ti­ca­men­te, ase­gu­ra So­riano. Eso sí, es­tán muy li­ga­das a la au­to­cons­truc­ción. “Se ne­ce­si­tan mu­chas ho­ras y mu­cha mano de obra pa­ra cons­truir”, ad­vier­te la ex­per­ta. Por ejem­plo, a la ho­ra de ha­cer los eco­la­dri­llos. Pe­ro al dis­mi­nuir la mano de obra ex­ter­na y la com­pra de ma­te­ria­les, el pre­cio de cons­truc­ción dis­mi­nu­ye con­si­de­ra­ble­men­te. Ello ha­ce que la ar­qui­tec­tu­ra con re­si­duos sea idó­nea pa­ra per­so­nas sin tra­ba­jo y con po­cos in­gre­sos.

Pa­ra quie­nes se ha­yan que­da­do con ga­nas de sa­ber más, Marta So­riano rea­li­za ta­lle­res des­de EcoArt-Di­dac­tic y es au­to­ra del li­bro Cons­truir con re­si­duos (Edi­to­rial Ecoha­bi­tar).

3 En la ar­qui­tec­tu­ra con re­si­duos, las bo­te­llas de plás­ti­co re­lle­na­das de re­si­duos o bien de tie­rra se con­vier­ten en eco­la­dri­llos

1 Prác­ti­ca­men­te cual­quier re­si­duo, in­clu­so los te­tra­briks, pue­de con­ver­tir­se en ma­te­rial de cons­truc­ción

2 Pro­duc­tos desecha­dos co­mo re­lo­jes o mó­vi­les vie­jos, cris­ta­les ro­tos... pue­den con­ver­tir­se en ob­je­tos de­co­ra­ti­vos de mu­ros y pa­re­des

4 Marta So­riano, fun­da­do­ra de EcoArt-Di­dac­tic, es una ar­tis­ta plás­ti­ca y una en­tu­sias­ta de la edu­ca­ción am­bien­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.