La Es­pa­ña eléc­tri­ca y el pe­lo­tón eu­ro­peo

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - JOSÉ MA­NUEL GA­RA­YOA

Eu­ro­pa, que has­ta aho­ra se pre­sen­ta­ba co­mo lí­der mun­dial en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, ha en­tra­do en cri­sis por­que su elec­tri­ci­dad es el do­ble de ca­ra que en EE.UU. Bru­se­las ha em­pe­za­do a to­mar cartas en el asun­to, lo que pue­de ayu­dar a Es­pa­ña a re­sol­ver una pa­pe­le­ta en que se pier­de”

Sin que lle­gue a su­po­ner una ayu­da co­mo la que le lle­gó al sec­tor ban­ca­rio, la Unión Eu­ro­pea (UE) ha abier­to una pis­ta a Es­pa­ña pa­ra que pon­ga al­go de or­den en su caó­ti­co sec­tor eléc­tri­co. El re­cien­te in­for­me Ob­je­ti­vos 2030 en ma­te­ria de ener­gía y cli­ma de la Co­mi­sión Eu­ro­pea es una vía pa­ra que los pre­cios de aquí ba­jen y se pa­rez­can a los de nues­tros ve­ci­nos.

No es que el sec­tor ener­gé­ti­co eu­ro­peo sea mo­dé­li­co, ni mu­cho me­nos, es­tá en una cri­sis de iden­ti­dad pro­fun­da al com­pro­bar que la elec­tri­ci­dad cues­ta en la UE dos ve­ces más que en EE.UU. y el gas en­tre tres y cua­tro ve­ces más.

De ma­ne­ra di­rec­ta, la mis­ma co­mi­sa­ria del Cli­ma, Con­nie He­der­gaad, re­la­cio­na la elec­ción de nue­vos ob­je­ti­vos pa­ra la ener­gía de ca­ra al 2030 con la su­pera­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca y la ne­ce­si­dad de me­jo­rar la com­pe­ti- ti­vi­dad de la eco­no­mía de la zo­na.

Se­gún Con­nie He­der­gaad, las im­por­ta­cio­nes eu­ro­peas de gas, car­bón y pe­tró­leo as­cen­die­ron a unos 550.000 millones de eu­ros en el 2012, y se pre­gun­tó en voz al­ta: “¿No con­ven­dría re­du­cir es­ta fac­tu­ra ahorrando ener­gía y pro­du­cién­do­la aquí en Eu­ro­pa?”

La exi­gen­cia de au­to­su­fi­cien­cia es­tá de­jan­do en se­gun­do plano el prin­ci­pio de apos­tar por la ener­gía ver­de. En el in­for­me de la Co­mi­sión se fi­ja un 40% de re­cor­te de emi­sio­nes, un 27% de ener­gías re­no­va­bles pa­ra el con­jun­to de la zo­na sin fi­jar ob­je­ti­vos na­cio­na­les, y se de­ja sin pre­ci­sar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

Es­tas me­tas han pro­vo­ca­do reac­cio­nes de pro­tes­ta en­tre los pro­duc­to­res de ener­gía re­no­va­bles por­que es­pe­ra­ban pa­ra sus ne­go­cios un ob­je­ti­vo del 30% del pa­que­te glo­bal, co­mo ha­bía su­ge­ri­do el Par­la­men­to Eu­ro­peo.

El pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, José Ma­nuel Barroso, ha res­pon­di­do que con la cuo­ta del 27% se “ga­ran­ti­za la es­ta­bi­li­dad de los in­ver­so­res y es­ti­mu­la los em­pleos ver­des”.

Lla­ma­ti­va­men­te, el fre­na­zo res­pon­de tan­to a las ne­ce­si­da­des es­pa­ño­las co­mo a las eu­ro­peas, ya que la re­vo­lu­ción del sha­le gas (gas de pi­za­rra) en EE.UU. ha pro­vo­ca­do una des­es­ta­bi­li­za­ción del mun­do ener­gé­ti­co. Eu­ro­pa se en­cuen­tra en es­ta­do de shock y de mo­do pau­la­tino em­pie­za a cam­biar su mo­de­lo pa­ra al­can­zar la au­to­su­fi­cien­cia que le va a dar muy pron­to el sha­le gas a EE.UU.

Por ello, la Co­mi­sión ha re­nun­cia­do a le­gis­lar so­bre la ex­trac­ción de gas no con­ven­cio­nal me­dian­te al frac­king (frag­men­ta­ción hi­dráu­li­ca de las ro­cas que en­cie­rran el sha­le gas) y ha re­co­men­da­do a los es­ta­dos miem­bros eva­luar los im­pac­tos y ries­gos me­dioam­bien­ta­les. De ese mo­do, ha da­do la pri­me­ra au­to­ri­za­ción for­mal pa­ra su ex­plo­ta­ción.

El pre­mier bri­tá­ni­co, Da­vid Ca­me­ron, es el cam­peón del sha­le gas, con Po­lo­nia, y el Go­bierno es­pa­ñol res­pal­da su po­si­ción. Paí­ses co­mo Ale­ma­nia (que ha re­nun­cia­do a la ener­gía nu­clear) o Fran­cia, jun­to con otros paí­ses, se opo­nen, aun­que pa­ra­dó­ji­ca­men­te el sha­le gas ha con­tri­bui­do a aba­ra­tar el car­bón, una ener­gía su­cia so­bre la que ha vuel­to la has­ta aho­ra muy eco­ló­gi­ca Eu­ro­pa.

A la vis­ta de es­to, que no es más que un ejem­plo, Bru­se­las ha re­co­no­ci­do las pro­fun­das di­ver­gen­cias que hay en­tre los di­fe­ren­tes paí­ses, ya sea en las po­lí­ti­cas co­mo en los cos­tes e im­pues­tos a la ener­gía, y las ha se­ña­la­do co­mo una de­bi­li­dad que hay que so­lu­cio­nar en el mer­ca­do eu­ro­peo.

Pa­ra avan­zar, la Co­mi­sión ha tra­za­do com­pa­ra­ti­vas en­tre es­ta­dos miem­bros, des­ta­can­do la cues­tión de los cos­tes de la dis­tri­bu­ción de la elec­tri­ci­dad que des­de el 2008 han au­men­ta­do en Eu­ro­pa un 18,5% pa­ra la in­dus­tria y un 30% pa­ra los ho­ga­res.

Se­gún la Co­mi­sión, Es­pa­ña es el país más ca­ro de la UE en es­ta ma­te­ria, lo que ha he­cho que en cin­co años el re­ci­bo de la luz ha­ya subido un 60%. La pa­tro­nal Une­sa re­pli­ca que sus cos­tes de dis­tri­bu­ción son los más ba­jos de Eu­ro­pa, pe­ro las sub­ven­cio­nes que su­fre las ha­cen las más ca­ras.

La po­lé­mi­ca es, per se, sa­na, por­que de ese mo­do Es­pa­ña se su­ma al pe­lo­tón eu­ro­peo pa­ra sa­car del ato­lla­de­ro a un sec­tor que en vez de ser cla­ro por su ac­ti­vi­dad es la opa­ci­dad per­so­ni­fi­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.