He­te­ro­do­xia de ida y vuel­ta

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - SAN­TIA­GO CAR­BÓ VAL­VER­DE CA­TE­DRÁ­TI­CO EN LA BAN­GOR BU­SI­NESS SCHOOL Y EN LA UNI­VER­SI­DAD DE GRA­NA­DA

La cri­sis se es­tá re­sol­vien­do de for­ma dispar en la es­fe­ra in­ter­na­cio­nal pe­ro, en lí­neas ge­ne­ra­les, se ob­ser­va un im­por­tan­te pro­gre­so. En EE.UU. la re­cu­pe­ra­ción va más avan­za­da que en una Eu­ro­pa en la que, al me­nos, no se su­fre ya un ama­go de in­far­to ca­da se­ma­na y la ten­sión del bono so­be­rano se ha re­du­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. En todo ca­so, co­mo en la sa­lud o en otros as­pec­tos de la vi­da que mar­can nues­tro destino, a ve­ces se pro­du­cen avi­sos o se­ña­les que nos in­vi­tan a la pre­cau­ción, a los que po­de­mos ha­cer ca­so o no pe­ro que, des­de lue­go, no pa­san des­aper­ci­bi­dos.

El en­torno glo­bal es com­ple­jo y en las po­lí­ti­cas que han de li­diar con él en los pró­xi­mos me­ses y años, las mo­ne­ta­rias van a se­guir man­te­nien­do, si no au­men­tan­do, su pro­ta­go­nis­mo. Nos en­ca­mi­na­mos ha­cia si­tua­cio­nes en las que los ban­cos cen­tra­les ten­drán ca­pa­ci­dad de apor­tar ac­cio­nes dis­tin­tas de­pen­dien­do de las con­di­cio­nes lo­ca­les, pe­ro las so­lu­cio­nes ten­drán que ser prin­ci­pal­men­te mo­ne­ta­rias, al fin y al ca­bo.

En es­te sen­ti­do, las apues­tas desa­rro­lla­das du­ran­te la cri­sis han si­do he­te­ro­do­xas en paí­ses de re­fe­ren­cia co­mo Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do y, al mar­gen del re­to de con­trol de in­fla­ción en un en­torno de im­por­tan­te deu­da acu­mu­la­da, el re­sul­ta­do pa­re­ce bas­tan­te bueno. El des­em­pleo en Es­ta­dos Uni­dos se re­du­ce pro­gre­si­va­men­te ha­cia el ob­je­ti­vo mar­ca­do del 5,2%-5,8% y el de Reino Uni­do se si­túa en­torno del 7%. Tras las ac­cio­nes de­ci­di­das, ca­be es­pe­rar que es­tos paí­ses an­glo­sa­jo­nes se orien­ten pro­gre­si­va­men­te ha­cia la or­to­do­xia, cen­trán­do­se en con­tro­lar la in­fla­ción.

En Es­ta­dos Uni­dos es don­de es­tá más cla­ro, con el anun­cio re­cien­te de la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) de una nue­va fa­se de re­cor­te de es­tí­mu­los. Que na­die se lle­ve a equí­vo­co, lo úni­co que es­tá cla­ro en Es­ta­dos Uni­dos es el cam­bio de ten­den­cia ha­cia una ma­yor aus­te­ri­dad mo­ne­ta­ria pe­ro los re­cor­tes del pro­gra­ma de com­pra de deu­da tie­nen aún mu­cho re­co­rri­do.

En Eu­ro­pa las tor­nas son muy dis­tin­tas. Los anun­cios del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) han evi­ta­do el co­lap­so pe­ro ha ha­bi­do me­nos he­te­ro­do­xia en la ac­ción. Ca­da ex­pan­sión mo­ne­ta­ria ha si­do es­te­ri­li­za­da –siem­pre que se ha po­di­do– pa­ra evi­tar los te­mo­res in­fla­cio­nis­tas de par­te de los es­ta­dos miem­bros. Hoy el BCE tie­ne el pro­ble­ma con­tra­rio, una des­in­fla­ción mar­ca­da, ma­yor de la es­pe­ra­da, que ha pre­ci­sa­do ac­ción y que va a re­que­rir aún más li­de­raz­go de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria. Tal vez, in­clu­so, al­go de he­te­ro­do­xia que has­ta aho­ra se ha echa­do de me­nos. Uno de los paí­ses a los que más le va a afec­tar la de­fi­ni­ción de la apues­ta del BCE es Es­pa­ña, un ejem­plo cla­ro de la exis­ten­cia en Eu­ro­pa de una in­fla­ción me­nor de la con­ve­nien­te y un des­em­pleo ma­yor del acep­ta­ble.

Pa­ra ri­zar el ri­zo, el in­te­rro­gan­te ha sur­gi­do aho­ra don­de apa­ren­te­men­te no hu­bo cri­sis, en los emer­gen­tes. Lo que es­tá ocu­rrien­do en es­tos paí­ses, con los des­ajus­tes cam­bia­rios y me­nor cre­ci­mien­to del es­pe­ra­do, no cons­ti­tu­ye aún un mo­ti­vo de de­ses­pe­ra­ción pe­ro sí es un signo inequí­vo­co de la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer pre­cau­cio­nes. En ellos sí que no ca­be ha­blar de he­te­ro­do­xia por­que ya cuen­tan con con­di­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les y de mer­ca­do bas­tan­te pe­cu­lia­res y di­ver­sas.

Así, co­mo re­su­men, los eco­no­mis­tas y los ana­lis­tas so­cia­les y po­lí­ti­cos en ge­ne­ral nos ha­bía­mos em­pe­ña­do en con­ci­liar dos as­pec­tos de la reali­dad de las eco­no­mías emer­gen­tes cu­ya con­vi­ven­cia no es­tá na­da cla­ra: su cre­cien­te pa­pel en el or­den eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal y la sos­te­ni­bi­li­dad de su de­sa­rro­llo. El pri­mer as­pec­to es in­ne­ga­ble, ya que paí­ses co­mo Chi­na, In­dia o Bra­sil es­tán lla­ma­dos a te­ner una pre­sen­cia geo­es­tra­té­gi­ca cre­cien­te y, de he­cho, así se es­tá pro­du­cien­do. Sin em­bar­go, el te­ma de la sos­te­ni­bi­li­dad del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es más in­cier­to, por va­rios mo­ti­vos. En­tre ellos, se tra­ta de eco­no­mías con sis­te­mas fi­nan­cie­ros aún no ma­du­ros y/o in­ter­ve­ni­dos. En al­gu­nos ca­sos, son paí­ses que pre­sen­tan gran­des de­sigual­da­des so­cia­les y cu­yas cla­ses me­dias aún no han en­con­tra­do su aco­mo­do en una so­cie­dad po­lí­ti­ca mo­der­na.

En­tre los pro­ble­mas más lla­ma­ti­vos en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas, el hun­di­mien­to del pe­so ar­gen­tino. Se tra­ta de una de las po­cas si­tua­cio­nes que, en cier­to mo­do, sí que se veía ve­nir de lar­go, ya que un país mo­derno no pue­de ba­sar su de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co en as­pec­tos tan la­men­ta­bles co­mo un in­ter­ven­cio­nis­mo dis­cre­cio­nal o la vul­ne­ra­ción cons­tan­te de la in­de­pen­den­cia del ban­co cen­tral. Por otro la­do, es­tán ca­sos co­mo el de Chi­na, don­de el yuan pa­sa cons­tan­te­men­te de la so­bre­va­lo­ra­ción a la in­fra­va­lo­ra­ción en gran­des sal­tos, com­pa­ti­bles con po­lí­ti­cas in­ter­ven­cio­nis­tas muy vo­lá­ti­les y unas re­for­mas que nun­ca lle­gan. En todo ca­so, in­clu­so en los emer­gen­tes hay mar­gen pa­ra el con­trol mo­ne­ta­rio, así co­mo múscu­lo fi­nan­cie­ro y fre­nar al me­nos los fo­cos más im­por­tan­tes de ines­ta­bi­li­dad.

La eco­no­mía in­ter­na­cio­nal es ca­da vez me­nos pre­vi­si­ble pe­ro el con­jun­to de he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co y ac­ción dis­po­ni­bles es y de­be ser más am­plio. Es­ta­mos apren­dien­do nue­vos pa­ra­dig­mas y la com­bi­na­ción de or­to­do­xia y he­te­ro­do­xia mo­ne­ta­ria pue­den ser una com­bi­na­ción va­lio­sa.

ANDREW HARRER / BLOOM­BERG

El ya ex­pre­si­den­te de la Fed, Ben Ber­nan­ke, anun­ció una nue­va fa­se de re­cor­te de es­tí­mu­los en EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.