La im­po­si­ble re­for­ma eléc­tri­ca

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - MA­RIANO GUINDAL

Quién nos iba a de­cir que la ri­gi­dez del mer­ca­do eléc­tri­co iba a ser mu­cho ma­yor que la del mer­ca­do laboral. Pe­ro a los he­chos me re­mi­to. La mi­nis­tra de Em­pleo, Fá­ti­ma Ba­ñéz, ha rea­li­za­do una pro­fun­da re­for­ma del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res mo­di­fi­can­do de raíz la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y neu­tra­li­zan­do la te­mi­ble ul­tra­ac­ti­vi­dad de los con­ve­nios. Por si es­to fue­se po­co, ha em­pren­di­do un ajus­te gra­dual de las pen­sio­nes con el ob­je­ti­vo de li­mi­tar su cre­ci­mien­to fu­tu­ro y ase­gu­rar su via­bi­li­dad. Fren­te a es­tos avan­ces, to­dos los in­ten­tos rea­li­za­dos pa­ra ha­cer una re­for­ma ener­gé­ti­ca de ca­la­do han ter­mi­na­do en el más ab­so­lu­to de los fra­ca­sos: ¿Por qué?

El vi­ce­pre­si­den­te y co­mi­sa­rio de la Com­pe­ten­cia de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Joa­quín Al­mu­nia, en ple­na re­ce­sión eco­nó­mi­ca me co­men­tó que pa­ra lo­grar que Es­pa­ña re­mon­ta­se la cri­sis inevi­ta­ble­men­te te­nía que afron­tar una pro­fun­da de­va­lua­ción in­ter­na. “Nues­tro país de­be cer­ca de un bi­llón de eu­ros, y pa­ra po­der pa­gar­los ne­ce­si­ta ven­der bie­nes y ser­vi­cios al ex­te­rior, por lo que ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ofre­cer una me­jor re­la­ción ca­li­dad-pre­cio que sus com­pe­ti­do­res. Pa­ra lo­grar­lo, pri­me­ro tie­ne que ba­jar los cos­tes la­bo­ra­les y, ade­más, re­ba­jar los cos­tes ener­gé­ti­cos”.

La de­va­lua­ción sa­la­rial se ha lo­gra­do en bue­na me­di­da. Los sa­la­rios es­tán ba­jan­do mu­cho más que los de nues­tros com­pe­ti­do­res, lo que ha per­mi­ti­do que la in­fla­ción es­té ba­jo mí­ni­mos. Sin em­bar­go, el pre­cio de la ta­ri­fa eléc­tri­ca si­gue su­bien­do. Es de­cir, que la com­pe­ti­ti­vi­dad que se es­tá ga­nan­do por una par­te se pier­de par­cial­men­te por otra. Di­cho de otra ma­ne­ra, todo el es­fuer­zo pa­ra sa­lir de la cri­sis se es­tá car­gan­do so­bre la es­pal­da de los tra­ba­ja­do­res.

Las em­pre­sas, co­mo es ló­gi­co, re­per­cu­ten en sus pre­cios el cos­te de la ener­gía que uti­li­zan pa­ra ela­bo­rar sus pro­duc­tos. En la me­di­da en que la ta­ri­fa eléc­tri­ca es más ele­va­da que la de sus com­pe­ti­do­res es­tán per­dien­do com­pe­ti­ti­vi­dad. Por tan­to, pa­ra neu­tra­li­zar tal efec­to se ven obli­ga­dos a apre­tar más la tuer­ca de los cos­tes la­bo­ra­les, al tra­tar­se de uno de los po­cos fac­to­res don­de aún les que­da ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra.

El dra­ma es que los ele­va­dos pre­cios de la elec­tri­ci­dad no res­pon­den a los des­me­di­dos be­ne­fi­cios de las eléc­tri­cas, ya que es­tas se ven obli­ga­das a ven­der la ener­gía por de­ba­jo de lo que cues­ta pro­du­cir­la. De ahí que exis­ta un dé­fi­cit ta­ri­fa­rio que ten­drán que pa­gar nues­tros hi­jos o nie­tos en el fu­tu­ro. He­mos ido cons­tru­yen­do un sis­te­ma inad­mi­si­ble des­de la pers­pec­ti­va de la so­li­da­ri­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal. No só­lo no da­mos tra­ba­jo a los jó­ve­nes, sino que les re­cor­ta­mos las pen­sio­nes que co­bra­rán en el fu­tu­ro y, ade­más, ten­drán que pa­gar par­te de nues­tro re­ci­bo de la luz.

El pro­ble­ma es que los di­fe­ren­tes go­bier­nos de la tran­si­ción han uti­li­za­do la ta­ri­fa eléc­tri­ca co­mo vehícu­lo pa­ra in­cre­men­tar la re­cau­da­ción fis­cal y, so­bre todo, pa­ra fi­nan­ciar de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca, co­mo sub­ven­cio­nar tec­no­lo­gías re­no­va­bles pa­ra cum­plir unos ob­je­ti­vos eu­ro­peos. Así, de ca­da cien eu­ros que se pa­gan en el re­ci­bo de la luz, 38 eu­ros es lo que cues­ta pro­du­cir y trans­por­tar la elec­tri­ci­dad al con­su­mi­dor y 62 eu­ros son car­gas fis­ca­les, sub­ven­cio­nes me­dioam­bien­ta­les, ayu­das te­rri­to­ria­les, sub­ven­cio­nes so­cia­les...

Por tan­to, si se qui­sie­ra ba­jar el pre­cio de la elec­tri­ci­dad pa­ra ayu­dar a las em­pre­sas a ser más com­pe­ti­ti­vas, lo pri­me­ro que ha­bría que ha­cer se­ría que el Es­ta­do asu­mie­se to­das las car­gas que le co­rres­pon­den y de­jar al mer­ca­do que fi­je el pre­cio de la ta­ri­fa. Só­lo así el con­su­mi­dor pa­ga­ría lo que real­men­te le co­rres­pon­de. En es­te es­que­ma el pa­pel del Es­ta­do no se­ría tan­to fi­jar los pre­cios del mer­ca­do ma­yo­ris­ta co­mo ha­ce aho­ra, sino re­gu­lar y vi­gi­lar una ac­ti­vi­dad pa­ra ga­ran­ti­zar la li­bre com­pe­ten­cia y el buen fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do. En la me­di­da en que el Es­ta­do pier­de pe­so, tie­ne que ga­nar fuer­za el re­gu­la­dor pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, que en de­fi­ni­ti­va es lo úni­co que ase­gu­ra las in­ver­sio­nes.

Na­da de es­to se ha he­cho. Los pre­cios los fi­ja ar­ti­fi­cial­men­te el Eje­cu­ti­vo, que ac­túa co­mo juez y par­te. El re­sul­ta­do es el desas­tre re­gu­la­to­rio de to­dos co­no­ci­do.

De ca­da cien eu­ros que se pa­gan en el re­ci­bo de la luz, 38 eu­ros es lo que cues­ta pro­du­cir y trans­por­tar la elec­tri­ci­dad al con­su­mi­dor y 62 eu­ros son car­gas fis­ca­les, sub­ven­cio­nes me­dioam­bien­ta­les, ayu­das te­rri­to­ria­les, sub­ven­cio­nes so­cia­les, et­cé­te­ra”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.