Un lar­go ci­clo que se aca­ba

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - JUAN IG­NA­CIO CRES­PO ES­TA­DÍS­TI­CO DEL ES­TA­DO Y EX­PER­TO EN MER­CA­DOS FI­NAN­CIE­ROS. ES AU­TOR DEL EN­SA­YO LAS DOS PRÓ­XI­MAS RE­CE­SIO­NES

Los mer­ca­dos emer­gen­tes han vi­vi­do diez años de pros­pe­ri­dad que se han aca­ba­do. Un ci­clo lar­go y no de cor­ta du­ra­ción o re­pen­tino, aun­que pu­die­ra pa­re­cer lo con­tra­rio por lo sor­pre­si­vo de lo su­ce­di­do en los úl­ti­mos días.

Hay que re­mon­tar­se a abril del 2011 cuan­do el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas al­can­zó su ni­vel má­xi­mo den­tro del ci­clo ac­tual de re­cu­pe­ra­ción de las eco­no­mías oc­ci­den­ta­les. Des­de en­ton­ces, el ín­di­ce Reuters CRB de pre­cios de las ma­te­rias pri­mas ha caí­do un 20%, lo que in­clu­ye des­de caí­das del 30% en el pre­cio del co­bre has­ta del 15% en el del pe­tró­leo.

Co­mo los paí­ses emer­gen­tes si­guen sien­do muy de­pen­dien­tes de sus ex­por­ta­cio­nes de ma­te­rias pri­mas, es­ta era la cró­ni­ca de una cri­sis anun­cia­da cu­yo pri­mer bro­te se pro­du­jo en ma­yo pa­sa­do, al de­ci­dir la Re­ser­va Fe­de­ral la re­duc­ción de los es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios que ofre­cía a la eco­no­mía.

Los sín­to­mas de aquel pri­mer epi­so­dio fue­ron muy di­fe­ren­tes a los de aho­ra, pues se vie­ron afec­ta­das so­bre todo las mo­ne­das de In­do­ne­sia y de In­dia que en es­te se­gun­do bro­te de ines­ta­bi­li­dad man­tie­nen, de mo­men­to, su co­ti­za­ción bas­tan­te es­ta­ble. Pe­ro el pro­ble­ma sub­ya­cen­te es el mis­mo: la ex­pec­ta­ti­va de cre­ci­mien­to eco­nó­mi- co de los paí­ses emer­gen­tes ha em­peo­ra­do por lo que la in­ver­sión en ellos no re­sul­ta tan atrac­ti­va. De ahí que se es­té pro­du­cien­do una sa­li­da con­ti­nua­da de ca­pi­ta­les que lle­ga­ron a ellos des­de el ex­te­rior.

A la vez, sus ti­pos de in­te­rés ele­va­dos, que otro­ra fue­ran tan atrac­ti­vos, han de­ja­do de ser­lo, en par­te por­que la in­ver­sión ex­tran­je­ra los lle­vó a ni­ve­les de­ma­sia­do ba­jos y, en par­te, por­que los de lar­go pla­zo han es­ta­do su­bien­do en Oc­ci­den­te: des­de 1,6% has­ta 3%, en al­gún mo­men­to, en la deu­da nor­te­ame­ri­ca­na a diez años. Y sin el ries­go que los emer­gen­tes tie­nen. Otro tan­to po­dría de­cir­se de sus bol­sas.

Es­ta es una cri­sis que se re­sol­ve­rá cuan­do las ma­te­rias pri­mas em­pie­cen a su­bir de nue­vo de pre­cio. Al­go que no pa­re­ce es­tar muy cer­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.