La se­gun­da caí­da de Mar­tin­sa

El gru­po de Fer­nan­do Martín im­pa­ga el con­ve­nio y que­da en ma­nos de la ban­ca pa­ra evi­tar li­qui­dar­se

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Ro­sa Sal­va­dor

El gru­po de Fer­nan­do Martín im­pa­ga el con­ve­nio y que­da en ma­nos de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras pa­ra evi­tar li­qui­dar­se.

El fu­tu­ro de Mar­tin­sa Fa­de­sa ha que­da­do de nue­vo en ma­nos de la ban­ca: el gru­po in­mo­bi­lia­rio con­tro­la­do por el ex­pre­si­den­te del Real Ma­drid Fer­nan­do Martín no pa­gó es­ta se­ma­na la par­te de la deu­da que pac­tó en el con­ve­nio de acree­do­res (36 millones, co­rres­pon­dien­tes al 1% de la deu­da no hi­po­te­ca­ria), y re­co­no­ce que no tie­ne nin­gu­na po­si­bi­li­dad de ha­cer fren­te al pró­xi­mo pa­go, co­rres­pon­dien­te al 2014, que se­rá ya el 10% de la deu­da, en to­tal 360 millones de eu­ros.

Mar­tin­sa Fa­de­sa elu­di­rá de mo­men­to la li­qui­da­ción, el destino que ace­cha a las em­pre­sas que ha­bien­do pre­sen­ta­do con­cur­so de acree­do­res no pue­den cum­plir el ca­len­da­rio de pa­go pac­ta­do: pru­den­te­men­te, el equi­po le­gal de la fir­ma, li­de­ra­do por María José Paz Ares y Ro­dri­go Ló­pez, del bu­fe­te Gómez Acebo y Pom­bo, in­tro­du­jo una sal­va­guar­da que exi­ge que los acree­do­res ten­gan dos anua­li­da­des im­pa­ga­das an­tes de con­si­de­rar in­cum­pli­do el con­ve­nio e ins­tar la li­qui­da­ción.

Mar­tin­sa pre­sen­tó en el 2008 el ma­yor con­cur­so de acree­do­res de Eu­ro­pa, con una deu­da de 7.200 millones de eu­ros y fue tam­bién la pri­me­ra de las gran­des in­mo­bi­lia­rias en sus­pen­der pa­gos, cuan­do la cri­sis in­mo­bi­lia­ria y fi­nan­cie­ra que ha arra­sa­do al sec­tor ape­nas es­ta­ba em­pe­zan­do. La com­pa­ñía, los ad­mi­nis­tra­do­res con­cur­sa­les (An­to­nia Mag­da­leno, An­to­nio Mo­reno y Ángel Martín To­rres) y las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras con las que re­ne­go­cia­ba la deu­da in­fra­va­lo­ra­ron la du­re­za y la du­ra­ción de la cri­sis y pac­ta­ron en el 2011 un con­ve­nio de acree­do­res sin nin­gu­na qui­ta, que le obli­ga a pa­gar su deu­da en 8 o 10 años. “Mar­tin­sa pre­sen­tó una pro­pues­ta an­ti­ci­pa­da de con­ve­nio muy al prin­ci­pio, y a los po­cos me­ses vio que ha­bía de cam­biar­se, que el en­torno de mer­ca­do se de­te­rio­ra­ba aún más, así que tu­vie­ron que pre­sen­tar otra al­ter­na­ti­va las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, que no que­rían ha­blar de qui­tas, de for­ma que la com­pa­ñía que­dó en sus ma­nos”, ex­pli­can fuen­tes cer­ca­nas a la fir­ma. Por ello, el con­ve­nio que apro­bó el juz­ga­do mer­can­til 1 de A Coruña con el apo­yo del 74% de sus acree­do­res es­tá muy le­jos de los de Ha­bi­tat o Sa­cre­sa: la com­pa­ñía de Bruno Figueras pac­tó una qui­ta del 35% y la con­ver­sión de otro 35% de la deu­da en cré­di­to par­ti­ci­pa­ti­vo al fi­nal del con­ve­nio, mien­tras que el gru­po de la fa­mi­lia Sa­nahu­ja pac­tó qui­tas del or­den del 90% en la ma­yo­ría de sus so­cie­da­des.

Aho­ra Mar­tin­sa se ha pues­to de nue­vo en ma­nos de la ban­ca, a la que ha pro­pues­to un acuer­do que su­pon­dría de he­cho una qui­ta: que en lu­gar de pa­gar en efec­ti­vo co­mo pre­vé el con­ve­nio la ban­ca trans­for­me los pa­gos pen­dien­tes en cré­di­tos par­ti­ci­pa­ti­vos. La ban­ca ya acep­tó es­ta vía el año pa­sa­do, pa­ra pa­gar el pla­zo del 2012, pe­ro só­lo ca­pi­ta­li­zan­do un 35% de la deu­da. Aho­ra Mar­tin­sa pro­po­ne que el 65% de los pa­gos se trans­for­men en ca­pi­tal pe­ro las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, li­de­ra­das por la Sa­reb, con más de 1.000 millones de eu­ros de deu­da, y RBS, no han acep­ta­do es­ta fór­mu­la. Tam­po­co han acep­ta­do otra de las vías que pre­veía el con­ve­nio pa­ra dar li­qui­dez a la com­pa­ñía: com­prar­le ac­ti­vos a pre­cios su­pe­rio­res a los que cons­tan en li­bro. La al­ter­na­ti­va, sin em­bar­go, re­cuer­dan por­ta­vo­ces de la com­pa­ñía, se­ría la li­qui­da­ción y “la ban­ca no ga­na na­da con ello: ten­dría que ges­tio­nar los ac­ti­vos me­jor que la pro­pia Mar­tin­sa, que los co­no­ce bien y ya se ha ajus­ta­do mu­chí­si­mo”.

Mar­tin­sa, efec­ti­va­men­te, ha que­da­do con una plan­ti­lla de 163 per­so­nas, pe­ro su ac­ti­vi­dad tam­bién se ha de­rrum­ba­do: en el pri­mer se­mes­tre del 2013 fac­tu­ró 47 millones de eu­ros (un 19% me­nos que el año an­te­rior). Peor aún, las pér­di­das fue­ron cin­co ve­ces es­ta ci­fra (268 millones), por las pro­vi­sio­nes por pér­di­da de va­lor de los ac­ti­vos y por­que la em­pre­sa só­lo ob­tie­ne li­qui­dez ven­dien­do a pre­cios in­fe­rio­res al de su va­lor en li­bros. En to­tal, has­ta sep­tiem­bre ha en­tre­ga­do 249 vi­vien­das, el 40% de ellas en el ex­tran­je­ro, en paí­ses co­mo Fran­cia, Ru­ma­nía o Po­lo­nia, y otras 355 en Ma­rrue­cos, que no al­can­zan a pa­gar la deu­da y a du­ras pe­nas man­tie­nen los gas­tos ope­ra­ti­vos de la com­pa­ñía. El gru­po par­ti­ci­pa­do por el ex­pre­si­den­te del Real Ma­drid (60%); Do­lo­res Or­te­ga, so­bri­na del due­ño de Za­ra, (7%), y Jesús Sa­la­zar, del gru­po SOS, (3%), es ya só­lo una in­mo­bi­lia­ria zom­bi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.