La deu­da lo­cal y pro­vin­cial es de 2,2 bi­llo­nes de eu­ros

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

A fi­na­les del 2013 sal­ta­ron to­das las alar­mas en Pe­kín, al co­no­cer­se el re­sul­ta­do del in­for­me de la Ofi­ci­na de Au­di­to­ría Na­cio­nal so­bre la deu­da de las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les y pro­vin­cia­les del país asiá­ti­co. El re­sul­ta­do fue peor de lo es­pe­ra­do.

La prin­ci­pal con­clu­sión del tra­ba­jo lle­va­do a ca­bo por 54.000 fun­cio­na­rios a lo lar­go de seis me­ses de pei­nar 62.000 de­par­ta­men­tos e ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les fue que el ni­vel de en­deu­da­mien­to ha­bía cre­ci­do un 67% des­de fi­na­les del 2010, al pa­sar de 10,7 bi­llo­nes a 17,9 bi­llo­nes de yua­nes (ca­si 2.2 bi­llo­nes de eu­ros), una ci­fra equi­va­len­te a prác­ti­ca­men­te un ter­cio del PIB to­tal de Chi­na. Un au­men­to preo­cu­pan­te, no só­lo por la ve­lo­ci­dad de es­ta deu­da, sino tam­bién por su va­rie­dad.

Es­te in­cre­men­to co­lo­sal de en­deu­da­mien­to tie­ne su ori­gen en el afán de los go­bier­nos pro­vin­cia­les, co­mar­ca­les, mu­ni­ci­pa­les y lo­ca­les por cum­plir el man­da­to de ge­ne­rar ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca pa­ra fre­nar los efec­tos de la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal del 2008. Asu­mie­ron la res­pon­sa­bi­li­dad sin dis­po­ner, en con­tra­par­ti­da, de re­cur­sos fis­ca­les su­fi­cien­tes. Ade­más, la mi­tad de la re­cau­da­ción de los im­pues­tos que rea­li­zan va a pa­rar al Go­bierno cen­tral, lo que re­du­ce sus fuen­tes de fi­nan­cia­ción. Una co­yun­tu­ra que les em­pu­jó a re­cu­rrir al en­deu­da­mien­to pa­ra po­der au­men­tar su ca­pa­ci­dad in­ver­so­ra pa­ra fi­nan­ciar in­fraes­truc­tu­ras, bie­nes in­mue­bles y otros pro­yec­tos, a ve­ces de du­do­sa ren­ta­bi­li­dad.

Las con­se­cuen­cias de es­tas ini­cia­ti­vas aflo­ran aho­ra. Tras ana­li­zar más de 700.000 pro­yec­tos, los au­di­to­res lle­ga­ron a la con­clu­sión de que al me­nos tres go­bier­nos pro­vin­cia­les, 99 ciu­da­des, 195 ad­mi- nis­tra­cio­nes de ni­vel de dis­tri­to y 3.465 mu­ni­ci­pios te­nían deu­das di­rec­tas su­pe­rio­res al 100% de sus in­gre­sos eco­nó­mi­cos anua­les.

La si­tua­ción es aun más com­ple­ja de­bi­do a que es­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes acu­die­ron a la de­no­mi­na­da in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra pa­ra elu­dir la prohi­bi­ción –sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes– de re­cu­rrir a los prés­ta­mos ban­ca­rios o a la emi­sión de bo­nos. Una si­tua­ción que elu­die­ron me­dian­te la crea­ción de mi­les de vehícu­los fi­nan­cie­ros es­pe­cia­les pa­ra ob­te­ner re­cur­sos en nom­bre del Go­bierno pa­ra fi­nan­ciar pro­yec­tos con­cre­tos. Una ini­cia­ti­va que les ha si­tua­do aho­ra an­te la res­pon­sa­bi­li­dad de abo­nar obli­ga­cio­nes por va­lor de 6,9 bi­llo­nes de yua­nes (unos 830.000 millones de eu­ros) a fi­na­les de ju­nio, se­gún el in­for­me de los au­di­to­res.

En Pe­kín, no só­lo in­quie­ta es­te vo­lu­men de la deu­da de 17,89 bi­llo­nes, sino el he­cho de que el 43% de es­ta ci­fra tie­ne su ori­gen en fuen­tes pa­ra­le­las a la ban­ca ofi­cial, se­gún los au­di­to­res. Y un 11% pro­ce­de de en­ti­da­des per­te­ne­cien­tes a la de­no­mi­na­da ban­ca en la som­bra. Es­ta reali­dad su­gie­re que el Go­bierno de­be­rá ac­tuar con tien­to en la adop­ción de me­di­das re­gu­la­do­ras res­pec­to a es­tas so­cie­da­des, ya que po­dría afec­tar a la via­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de al­gu­nos go­bier­nos pro­vin­cia­les y lo­ca­les, así co­mo su ca­pa­ci­dad pa­ra de­vol­ver prés­ta­mos y pa­gar obli­ga­cio­nes, con la con­si­guien­te crea­ción del es­ta­do de aler­ta en­tre los in­ver­so­res y en los mer­ca­dos.

Pa­ra po­ner co­to a es­ta si­tua­ción, el Go­bierno ha ini­cia­do la bús­que­da de fór­mu­las pa­ra do­tar a es­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes de un nue­vo sis­te­ma re­cau­da­to­rio que les fa­ci­li­te fi­nan­cia­ción pa­ra sus pro­yec­tos, sin te­ner que acu­dir al cré­di­to pa­ra­le­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.