El pa­raí­so sui­zo se cie­rra so­bre sí mis­mo

La fi­ja­ción de cuo­tas a los ex­tran­je­ros su­po­ne un con­tra­sen­ti­do en un país que ne­ce­si­ta mu­cha mano de obra ex­te­rior

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - ROLANDO BAL­CELLS GINEBRA

La sa­cu­di­da ha si­do im­por­tan­te has­ta en los Al­pes sui­zos. El 9 de fe­bre­ro una es­tre­cha ma­yo­ría de la po­bla­ción acep­tó una ini­cia­ti­va lan­za­da por la de­re­cha con­ser­va­do­ra (el par­ti­do UDC) “con­tra la in­mi­gra­ción ma­si­va” pa­ra ins­tau­rar cuo­tas so­bre el nú­me­ro de ex­tran­je­ros en el país. Y, sin em­bar­go, Suiza es prós­pe­ra. La ta­sa de pa­ro es del 3,5%. Las pre­vi­sio­nes pro­nos­ti­can un au­men­to del PIB del 2,4% en el 2014. Pe­ro la lle­ga­da de 80.000 ex­tran­je­ros anua­les en un Es­ta­do que cuen­ta con ocho mi­llo­nes ha si­do per­ci­bi­da co­mo in­so­por­ta­ble.

La adop­ción de es­ta pro­pues­ta obli­ga a Suiza, en un pla­zo de tres años, a re­ne­go­ciar con Bru­se­las el acuer­do de li­bre cir­cu­la­ción de las per­so­nas. Una ne­go­cia­ción que se anun­cia muy di­fí­cil. Aun­que fue es­tu­dian­te en Ginebra, Jo­sé Ma­nuel Barroso ya ha ad­ver­ti­do que Bru­se­las re­cha­za- rá “cual­quier ti­po de bri­co­la­je” en torno de una de las ideas cen­tra­les de la cons­truc­ción eu­ro­pea.

A los di­plo­má­ti­cos hel­vé­ti­cos van a sa­lir­les ca­nas en los pró­xi­mos me­ses. Una vez más, ten­drán que ex­pli­car to­das las su­ti­le­zas de Suiza, la de­mo­cra­cia di­rec­ta, el pe­so de los can­to­nes, el frá­gil equi­li­brio de un país en el que se ha­blan cua­tro len­guas.

Es­ta vo­ta­ción ha fre­na­do las ne­go­cia­cio­nes en­tre Suiza y la Unión Eu­ro­pea, so­bre to­do en la aper­tu­ra del mer­ca­do eléc­tri­co. Ber­na es­ta­ba dis­pues­ta des­de di­ciem­bre del 2013. “Pe­ro el man­da­to eu­ro­peo ha que­da­do con­ge­la­do a cau­sa de la subida de la fie­bre hel­vé­ti­ca des­per­ta­da el 9 de fe­bre­ro”, re­su­me des­de Bru­se­las, Jean Rus­sot­to, abo­ga­do sui­zo del ga­bi­ne­te Step­toe & John­son

Des­pués del re­fe­rén­dum, que ha di­vi­di­do a Suiza en dos (50,3% a fa­vor; 49,7%, en con­tra), el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción hel­vé­ti­ca, na­ci­do en Neu­cha­tel, Di­dier Burk­hal­ter, ex­pli­có por su la­do a una po­bla­ción des­orien­ta­da que Suiza po­dría arre­glár­se­las con “cohe­sión, tran­qui­li­dad y lu­ci­dez”.

Po­co más de vein­te años des­pués de la pri­me­ra sa­cu­di­da, cuan­do el pue­blo sui­zo re­cha­zó la en­tra­da en el Es­pa­cio Eco­nó­mi­co Eu­ro­peo (EEE), una es­pe­cie de es­ca­le­ri­lla ha­cia Eu­ro­pa, se es­tá di­bu­jan­do una do­ble frac­tu­ra en el seno de un país al que ho­rro­ri­zan los con­flic­tos. La úl­ti­ma gue­rra que li­bró Suiza fue la de

Los ban­cos sui­zos des­con­fían de una po­si­ble frac­tu­ra in­ter­na del país y tiem­blan an­te la idea de un con­flic­to con Eu­ro­pa

Son­der­bund, en 1847. Gue­rrea­ron pro­tes­tan­tes con­tra ca­tó­li­cos, du­ró unas se­ma­nas y hu­bo me­nos de cien muer­tos.

Pe­ro el vo­to del 9 de fe­bre­ro ame­na­za la cohe­sión suiza y reavi­va otras ten­sio­nes. En­tre las gran­des ciu­da­des prós­pe­ras don­de abun­dan los ex­tran­je­ros y los cam­pos aban­do­na­dos don­de vi­ven los sui­zos. Y en- tre los can­to­nes fran­có­fo­nos y eu­ró­fi­los, y los can­to­nes ger­má­ni­cos y eu­ró­fo­bos.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Ginebra (60% en con­tra) ha re­cha­za­do es­ta ini­cia­ti­va xe­nó­fo­ba aun­que su ta­sa de pa­ro al­can­za el 5,6%, mien­tras que Schwyz, uno de los tres can­to­nes que fun­da­ron Suiza en 1291, la acep­tó (63% a fa­vor) con una ta­sa de pa­ro del 1,7%. Más del 40% de los ha­bi­tan­tes de Ginebra son ex­tran­je­ros, pe­ro el gi­ne­brino no tie­ne nin­gún mie­do a ser in­va­di­do. Sa­be que Suiza tam­bién de­be su pros­pe­ri­dad a los ex­tran­je­ros. Que las em­pre­sas ne­ce­si­tan in­ge­nie­ros ale­ma­nes o in­for­má­ti­cos fran­ce­ses. Y los 70.000 es­pa­ño­les que vi­ven en Suiza par­ti­ci­pan tam­bién com­ple­ta­men­te del éxi­to de es­te pe­que­ño es­ta­do al­pino.

En el cam­po, es mu­cho ma­yor la des­con­fian­za ha­cia el ex­tran­je­ro, que es vis­to co­mo un apro­ve­cha­do. De­ma­sia­do pe­re­zo­so. Y no lo su­fi­cien­te­men­te cons­cien­te de la suer­te que tie­ne de vi­vir en es­te pa­raí­so te­rre­nal. Sus ha­bi­tan­tes tie­nen tra­ba­jo pe­ro tam­bién mie­do a per­der­lo.

In­clu­so un em­pren­de­dor co­mo Tho­mas Minder, que ca­si con­si­guió

él so­lo que se apro­ba­ra una ini­cia­ti­va po­pu­lar con­tra las “re­mu­ne­ra­cio­nes abu­si­vas” de los gran­des em­pre­sa­rios y di­rec­ti­vos, ha apo­ya­do a la UDC en es­ta oca­sión. El pa­trón de una py­me del can­tón de Schaff­hau­sen, don­de el tex­to fue acep­ta­do por el 58% de los vo­tan­tes, sim­bo­li­za la des­con­fian­za de los sui­zos ha­cia los ale­ma­nes, y con­cre­ta­men­te a los 280.000 que vi­ven en Suiza. Con es­ta se­gun­da vic­to­ria, Tho­mas Minder se ha con­ver­ti­do en un hé­roe. Y a los sui­zos les gus­tan los hé­roes.

EL WINKELRIED DEL SI­GLO XXI

Tho­mas Minder es un po­co el Winkelried del si­glo XX. ¿Winkelried? El gue­rre­ro que, se­gún la le­yen­da, per­mi­tió a los sui­zos ex­pul­sar a los aus­tria­cos aplas­tán­do­les en la ba­ta­lla de Sem­pach, en 1386. Winkelried se ha­bría ti­ra­do so­bre las lan­zas de los aus­tria­cos pa­ra pro­vo­car una bre­cha y per­mi­tir que los sol­da­dos hel­vé­ti­cos ven­cie­ran a las tro­pas de los Habs­bur­gos. An­tes de lan­zar­se ha­cia de­lan­te ha­bría sol­ta­do “cui­den de mi mu­jer y mis hi­jos”. Pe­ro en los ca­fés de Ginebra, las ma­las len­guas sos­tie­nen que la au­tén­ti­ca fra­se ha­bría si­do “¿quién es el cer­do que me ha em­pu­ja­do?”.

En el fon­do, po­co im­por­ta la ve­ra­ci­dad de la le­yen­da. To­da­vía hoy, Gui­ller­mo Tell es una de las fi­gu­ras mí­ti­cas de Suiza y su ba­lles­ta es uti­li­za­da por la in­dus­tria co­mo cer­ti­fi­ca­do de la ca­li­dad del ma­de in Swit­zer­land. Una ca­li­dad que si­guen reivin­di­can­do los fa­bri­can­tes de que­so o de cho­co­la­te.

Los ban­cos reivin­di­ca­ron du­ran­te mu­cho tiem­po es­ta no­ción de “ca­li­dad”. Pe­ro, cuan­do el se­cre­to ban­ca­rio es­tá des­ti­na­do a des­apa­re­cer, los ban­cos sui­zos des­con­fían de es­tas frac­tu­ras in­ter­nas y tiem­blan an­te la idea de que se cree un con­flic­to con Eu­ro­pa. Con­de­na­dos a ce­rrar las cuen­tas de los eu­ro­peos que ve­nían a es­con­der en Suiza un di­ne­ro no de­cla­ra­do, las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras tie­nen que bus­car nue­vos mer­ca­dos e in­ten­tar con­ven­cer, en Bar­ce­lo­na y en Ma­drid, que son me­jo­res que sus com­pe­ti­do­res. Es ur­gen­te. En­tre el 2000 y el 2012, el nú­me­ro de ban­cos ha pa­sa­do de 375 a 297. Mo­ti­vo pa­ra per­der la cal­ma y la lu­ci­dez. Apa­re­cen grie­tas in­quie­tan­tes en el pa­raí­so te­rre­nal.

Suiza es prós­pe­ra: la ta­sa de pa­ro es del 3,5% y se pre­vé un cre­ci­mien­to del PIB del 2,4% en el 2014. Pe­ro la lle­ga­da de 80.000 ex­tran­je­ros anua­les en un Es­ta­do que cuen­ta con ocho mi­llo­nes ha si­do per­ci­bi­da co­mo in­so­por­ta­ble

PA­TRICK SEE­GER / EFE

Una se­ñal de ca­rre­te­ra in­di­ca la di­rec­ción a se­guir pa­ra lle­gar a Suiza en Rhein­fel­den (Ale­ma­nia)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.